Deformidades nasales

Especialidad de Otorrinolaringología

¿Qué son las deformidades nasales?

Las deformidades nasales son todas aquellas anomalías que alteran la estética o la función nasal. Es algo más común de lo que pensamos y muchos pacientes no acuden al especialista en Otorrinolaringología. Sin embargo, refieren problemas al respirar mal y sufrir una deformidad estética. Las alteraciones estéticas a veces también deben corregirse para mejorar la funcionalidad. Función y estética van relacionadas, y es preciso abordarlas conjuntamente.

Si las deformidades son estéticas se deben dividir en si existe un problema de exceso o defecto del dorso, si es la punta de la nariz la que está deformada o es asimétrica, o si la nariz está lateralmente desviada. Así se podrá estudiar y explicar las alteraciones estéticas nasales. Si hay un problema funcional añadido debe ser abordado en la misma intervención.

Así, las categorías más comunes de deformidades son:

  1. Proyección en exceso del dorso nasal (nariz en giba). Son deformidades que suelen acompañarse de una disminución del ángulo valvular y no siempre tienen repercusiones funcionales. Son de origen congénito, por un exceso de crecimiento del septum.
  2. Defecto de proyección del dorso (nariz en silla de montar). Puede causar diversos problemas en el paciente, tales como molestias respiratorias, al haber una disminución de resistencia por una válvula demasiado ensanchada. El origen puede ser traumático, relacionado con enfermedades granulomatosas o congénito.
  3. Lateralizaciones de la pirámide nasal. Van relacionadas, normalmente, con deformidades por exceso del dorso nasal.
  4. Lateralización del septum nasal, con posible obstrucción de una de las fosas nasales.

También puede haber otras deformidades nasales de origen congénito que pueden conllevar problemas en el paciente, tales como tener la nariz grande, lo cual no suele producir síntomas, o tener la nariz pequeña o estrecha, que sí puede producir una insuficiencia respiratoria.

Las deformidades nasales pueden ser funcionales o estéticas - Top Doctors
Las deformidades nasales pueden ser funcionales o estéticas

Pronóstico de la enfermedad

Aunque las deformidades nasales pueden provocar problemas respiratorios, no es una malformación que impida los quehaceres diarios ni que sea excesivamente grave. Sí es cierto que el hecho que el paciente respire mal de manera continuada puede provocar problemas derivados, tales como un mal descanso de manera prolongada, posibles apneas del sueño… Los problemas de respiración nasal suelen agravarse con el tiempo y la edad, a la par que pierden consistencia los tejidos. Si la deformidad nasal es estética y se mantiene en el tiempo también se verá afectada con el envejecimiento natural del cuerpo y de las estructuras faciales.

Síntomas de deformidades nasales

Muchas deformidades nasales no tienen síntomas, por lo que el paciente no aprecia si las sufre. Sin embargo, otras deformidades provocan síntomas tales como:

  • Obstrucción de los orificios nasales, o solamente uno de ellos. Esto puede dificultar la respiración y se hace más evidente cuando el paciente está acatarrado o sufre alguna alergia que puede inflamar y estrechar las fosas nasales.
  • Sangrado de la nariz. Si se seca la superficie de la nariz el paciente puede sufrir más sangrados nasales. - Dolor facial. A veces una deformidad nasal o un tabique nasal desviado puede provocar dolor facial.
  • Respiración audible o ruidosa durante el sueño. Ocurre si hay una inflamación del tejido del interior de la nariz. También es común en bebés y niños con el tabique desviado.
  • Ciclo nasal. La nariz suele obstruirse de un lado y otro, de forma alternativa, lo que se denomina “ciclo nasal”. Es algo normal pero si es muy frecuente puede significar una obstrucción anómala.
  • Preferencia por dormir en un lado. Algunas personas prefieren dormir sobre un lado en concreto para mejorar la respiración nasal durante la noche, lo que puede deberse a un desvío del tabique nasal.

Pruebas médicas para las deformidades nasales

Es importante que el especialista establezca un diagnóstico preciso y para ello es importante determinar el problema que impide al paciente respirar bien, o cuáles son las deformidades estéticas que deben corregirse. De ahí que sea necesaria una exploración en el interior y exterior de la nariz. Para la exploración interior se empleará un fibroscopio, es decir, una cámara acoplada a una fibra óptica flexible. Este aparato permite observar si hay una obstrucción mecánica o si la nariz se colapsa cuando el paciente respira.

Con la exploración interna y externa (que realizará el especialista con sus propias manos) se establecerá el diagnóstico de los problemas estéticos y funcionales que sufre el paciente. A partir de entonces se hablará con el paciente sobre qué aspectos deben ser tratados, las técnicas quirúrgicas a aplicar y qué vía debe abordarse.

¿Cuáles son las causas de las deformidades nasales?

Las causas de las deformidades nasales pueden producirse por:

  • Afecciones desde el nacimiento, habiendo ocurrido durante el desarrollo fetal y apreciándose en el nacimiento.
  • Lesiones en la nariz. Cualquier deformidad puede deberse a una lesión en el órgano nasal. En niños lactantes puede haberse producido en el parto. En niños y adultos son múltiples los accidentes que pueden provocar dicha lesión, y los traumatismos en deportes de contacto son muy frecuentes.
  • Congénitas. A veces las deformidades nasales son parte del desarrollo normal de las personas, heredando la forma nasal de los padres.

Tratamientos para las deformidades nasales

El único tratamiento útil y definitivo a largo plazo es la cirugía, es decir, la rinoplastia. Aunque actualmente se han desarrollado algunas sustancias que pueden infiltrarse bajo la piel para modificar el contorno de la nariz, los resultados son poco consistentes y los resultados poco predecibles en el tiempo. De ahí que la mejor solución sea la rinoplastia. Actualmente son intervenciones poco dolorosas y traumáticas.

Para llevar a cabo la intervención el especialista debe planificar e individualizar totalmente la intervención, ya que no hay nunca dos narices iguales. Según la severidad se pueden utilizar diversas maniobras quirúrgicas para mejorar el aspecto y la función nasal. No obstante, la cirugía debería durar entre una hora y media o dos horas, si se debe corregir el defecto funcional y estético. Normalmente el paciente es dado de alta el mismo día de la intervención y los resultados definitivos se observan a los 3-4 meses.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que trata las deformidades nasales es, principalmente, el experto en Otorrinolaringología. Él es quien conoce el órgano nasal, su anatomía y su funcionalidad, así como cualquier otra patología relacionada de los problemas nasales. En algunas ocasiones las rinoplastias también son llevadas a cabo por el especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora y, en concreto, por un cirujano muy especializado en dicho ámbito.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.