Citorreducción

¿Qué es la citorreducción?

La citorreducción, también conocida como citorreducción tumoral o cirugía citorreductora, es la cirugía utilizada por un cirujano especializado para la extracción de la mayor cantidad de tumor con la finalidad de aumentar las posibilidades de éxito en los tratamientos de radioterapia y quimioterapia. Esta extracción permite además, eliminar tejido circundante que pueda contener células cancerosas.

¿Por qué se realiza?

La citorreducción se realiza con la intención de suavizar la sintomatología del paciente, o bien para prolongar la vida de este.

¿En qué consiste?

La citorreducción quirúrgica permite que los pacientes que únicamente obtienen una leve respuesta a la quimioterapia convencional tengan una mayor remoción de carcinoma activo. Además, permite detectar más rápidamente a los pacientes que requieren una terapia de rescate, es decir, aquellos que no responden bien al tratamiento y necesitan de otros tratamientos.

Durante la operación se utiliza anestesia para que el paciente pierda sensibilidad o no esté consciente durante el operatorio. La anestesia puede ser de diferentes tipos:

  • Local: entumecimiento de una pequeña parte del cuerpo
  • Regional: insensibilidad a una parte del cuerpo (una pierna o un brazo)
  • General: entumecimiento total y pérdida de conciencia

Adicionalmente, hoy en día, es posible extirpar el teratoma residual refractario a la quimioterapia, el cual puede causar mortalidad y morbilidad, debido al crecimiento local.

Preparación para la citoreducción

Antes de someterse a una cirugía citorreductora, se realizarán varias pruebas para que el médico pueda evaluar las necesidades quirúrgicas del paciente. Los exámenes habituales incluyen:

A menudo se requiere no beber ni comer antes de la cirugía durante un tiempo determinado por el cirujano.

Cuidados tras la intervención

La atención postoperatoria variará según el tipo de tumor a extirpar y la cirugía que se empleé. Es probable que el paciente deba permanecer en el hospital durante algún tiempo después de la operación. Asimismo, deberá acudir periódicamente al especialista para ir evaluando el progreso o eliminando puntos. Después de la cirugía, el médico puede dar una serie de indicaciones a seguir que pueden incluir pautas sobre:

  • Alimentación
  • Cuidado de la herida
  • Drogas
  • Manejo del dolor
  • Actividades que se pueden realizar
  • Volver al trabajo

Alternativas a esta intervención

El tratamiento adecuado para extirpar el cáncer variará en función del tipo de cáncer en sí, su etapa o ubicación, entre otros factores. La cirugía es efectiva especialmente cuando el tumor no se ha diseminado a otras partes del cuerpo. En estos casos, ofrece mayores posibilidades de curación. La cirugía también se puede usar para tratar problemas generados por el cáncer, como la extirpación de un tumor que bloquea el intestino.

Existen otros tratamientos que se pueden usar antes, después o junto con la cirugía:

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..