Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Politica de cookies

Bursitis


Especialidad de Traumatología

La bursitis es la inflamación o irritación dolorosa de unas bolsas, llamadas bursas, que se localizan en lugares donde hay puntos de roce, como los músculos, tendones o huesos. La función de estas bolsitas es ayudar al movimiento normal de las articulaciones y evitar fricciones entre ellas. La bursitis se manifiesta, entre otras zonas, en los hombros (bursitis de hombro), rodillas, caderas, pelvis, codos, dedos de los pies y talones. Las causas de la bursitis pueden ser del uso excesivo de una articulación, heridas, artritis reumatoide, gota o infecciones. Los síntomas característicos de la bursitis son dolor e incapacidad para llevar a cabo ciertos ejercicios o movimientos usuales en la vida diaria. Puede aparecer de repente o de manera progresiva, algo que el paciente nota por el movimiento y el tacto, pues la piel que rodea a la bursa está más sensible. Hay dos tipos de bursitis: aguda o crónica. En la aguda,  la articulación afectada adquiere un color rojizo y al tacto tiene una temperatura superior al resto del cuerpo. Es dolorosa y suele ser causa de una infección o gota. En la crónica, hay hinchazón y dolor y disminuye el movimiento habitual, provocando una atrofia muscular y debilidad motora. En la mayoría de los casos la bursitis desaparece sin ningún tratamiento específico.

Vídeos relacionados con Bursitis