El tratamiento de la ansiedad con hipnosis clínica

Escrito por: Verónica Valderrama Hernández
Publicado:
Editado por: Albert González

 

¿En qué consiste la hipnosis clínica?

La hipnosis clínica es una técnica que ofrece buenos resultados a través de sugestiones adaptadas al cliente y sus objetivos. La hipnosis clínica se diferencia de la hipnosis en que siempre debe haber un fin terapéutico y producir cambios positivos en la persona, no estando enmarcada por tanto en el entretenimiento o espectáculo. Por este motivo es importante que se emplee siempre por profesionales con formación y experiencia.

 

La hipnosis clínica es una técnica o herramienta que se emplea dentro de una terapia o intervención psicológica y es combinable con otras técnicas. Es decir, que es posible su uso con otras técnicas que han demostrado validez empírica como la reestructuración cognitiva (permite identificar y corregir patrones de pensamiento disfuncionales), la exposición simbólica (para superar fobias específicas) u otras técnicas cognitivas conductuales o de tercera generación.

 

Antes de la sesión de hipnosis clínica se realizará una prueba para valorar qué grado de sugestión tiene la persona y que tipo de sugestiones son las mejores en su caso. Hay sugestiones de varios tipos, pero su finalidad es la misma: conseguir provocar reacciones psicológicas y fisiológicas en la persona e influir por tanto en los pensamientos, emociones y comportamientos posteriores.

 

En la hipnosis clínica que empleo y empleamos en Psicoalmeria, el cliente no pierde la conciencia ni presenta una alteración de la conciencia. Con esta técnica conseguimos que el cuerpo esté profundamente relajado, pero el subconsciente y la conciencia estén focalizados en las sugestiones que se van a ir produciendo, prestando atención a los cambios que acontecen para poder reinterpretar y conseguir el cambio necesario. Durante la sesión habrá comunicación entre el cliente y el hipnoterapeuta, para que este pueda seguir guiándole en el procedimiento. Por tanto, el cliente recordará todo lo que ha sucedido durante la sesión y en ningún momento perderá el control de la situación.

 

¿Se puede tratar la ansiedad con hipnosis?

La ansiedad se trata también con hipnosis clínica, siendo eficaz para personas que experimentan ansiedad o trastornos relacionados con la ansiedad como son el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de estrés postraumático, las fobias o los trastornos obsesivo compulsivos entre otros.

 

La ansiedad es necesaria, ya que nos prepara para afrontar una situación que evaluamos como perjudicial, sin embargo cuando la ansiedad es desproporcionada a la situación real puede ser desadaptativa, generando malestar e influyendo en diferentes áreas de nuestra vida.

 

Con la hipnosis clínica empleamos un procedimiento adecuado de sugestiones en las que la persona podrá revivir o experimentar las situaciones que le generan ansiedad, pudiendo implicarse emocionalmente para conseguir los cambios necesarios con la ayuda del terapeuta.

 

La ansiedad puede tratarse también con hipnosis clínica.

 

¿Qué beneficios tiene utilizar esta técnica para la ansiedad?

Durante la hipnosis clínica aunque la situación expuesta no sea real y esté todo bajo control aporta el realismo necesario para la persona consiguiendo que pueda generalizar, posteriormente, los cambios conseguidos. Se trabaja para que la persona pueda controlar y modificar sus síntomas conductuales (físicos u objetivos) que se producen cuando sufre ansiedad (temblores, hiperventilación, presión en el pecho, etc.) y cognitivos (pensamientos negativos e irracionales, creencias erróneas, etc.).

 

Los cambios conseguidos con la hipnosis clínica también se pueden lograr en una terapia psicológica convencional, sin embargo con la hipnosis clínica conseguimos una parte experiencial importante (la persona tiene la experiencia y el aprendizaje en el momento), consiguiendo resultados en menor tiempo.

 

Una vez terminadas las sesiones con hipnosis clínica, la persona habrá reinterpretado las situaciones que le generaban ansiedad, tanto situaciones reales como pensamientos irracionales, generando pensamientos alternativos adaptativos que no provocarán sensaciones fisiológicas ni cognitivas relacionadas con la ansiedad.

 

A modo de ejemplo, si una persona tiene fobia a los ascensores, el hecho de ver uno o plantearse subir, le va a generar mucha ansiedad. Inicialmente se producirán pensamientos irracionales y desadaptativos (no subas, es peligroso, te quedarás atrapado, etc.). Los pensamientos derivan en emociones coherentes, por lo que empezará a tener sensaciones compatibles con la ansiedad (nerviosismo, temblores, respiración agitada, presión en el pecho, etc.). Por último, todo lo anterior determinará la conducta y los comportamientos que tendrá esa persona: subir por las escaleras y evitar ascensores (dando validez a sus pensamientos irracionales iniciales y haciéndolos más “válidos en su subconsciente”).

 

Con la hipnosis clínica rompemos con ese círculo que se retroalimenta a sí mismo, cambiando los pensamientos iniciales por otros pensamientos alternativos (puedo subir en el ascensor, el porcentaje de quedarme atrapado es bajo y si pasa algo hay un botón, etc.). Se trabaja en reducir la sintomatología de la ansiedad que experimenta la persona (reviviendo en la sesión la situación de estar dentro de un ascensor) y finalmente se trabaja en cambiar los patrones de comportamientos que tenía la persona (evitar los ascensores) para mejorar su bienestar. El ejemplo del ascensor es una ansiedad situacional y específica, pero de igual modo la hipnosis clínica se utiliza también para ansiedades más generalizadas y preocupaciones, trabajando inicialmente en los pensamientos irracionales y desadaptativos de la persona.

 

¿Tiene algunos riesgos para el paciente?

La hipnosis clínica no tiene riesgos para el paciente, sin embargo es importante que sea realizado por un profesional cualificado, ya que se trabaja con objetivos terapéuticos y en el ámbito de la salud mental.

 

La hipnosis clínica no se trata de un trance o alteración de la conciencia como se ha estado vendiendo en la hipnosis (alimentando así la hipnosis del espectáculo). La conciencia del paciente está intacta, pero sus recursos atencionales o foco atencional están puestos en el procedimiento y experiencia que está teniendo.

 

Además, es una técnica en la que no va a perder el control de la situación, ya que usted no es un autómata con el que puedan hacer lo que quieran. Y por último, nunca podrá quedarse “dormido” o “atrapado”, podrá despertarse cuando quiera aunque no se lo sugiera el hipnosterapeuta.

Por Verónica Valderrama Hernández
Psicología

La Sra. Verónica Valderrama Hernández es una gran especialista en Psicología. Cuenta con muchos años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experta en ansiedad, depresión, estrés, terapia de pareja, hipnosis clínica y autoestima, entre otros.

Graduada en Psicología por la UNED, cuenta con un Máster en Hipnosis Clínica y un Máster en Investigación en Psicología. Línea en aprendizaje y Condicionamiento en Humanos: Investigación y Aplicaciones. En la actualidad, ejerce en su propia consulta en el Centro de Psicología PsicoAlmería.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..