El trastorno por atracón es más frecuente que la anorexia o la bulimia

Escrito por: Dra. Elena Padrell
Publicado: | Actualizado: 17/07/2018
Editado por: Patricia Fernández Ramos

Trastornos como la anorexia o la bulimia ya son de conocimiento general, sabemos que se trata de comportamientos alimentarios patológicos, con una aproximación enfermiza al hecho de comer.

 

Anorexia, minimizar la ingesta de calorías

En el caso de la anorexia se ejerce un control brutal para minimizar la ingesta de calorías, obedeciendo a un terror injustificado a la obesidad.

El individuo percibe una auto imagen distorsionada, donde se ve y se siente siempre gordo y poco atractivo, de manera que se obliga a vigilar la cantidad y calidad de lo comido. A menudo se recurre al vómito postprandial o a incrementar el ejercicio físico, el uso de laxantes y diuréticos, hasta encontrarse en una espiral de pérdida de peso insalubre, que conlleva la avitaminosis y cambios metabólicos y hormonales importantes que de no ser urgentemente tratados pueden llevar a la muerte por inanición.

 

Bulimia, descontrol al comer y arrepentimiento

En la bulimia, lo que reina es el descontrol a la hora de comer. En un periodo muy corto se pude ingerir de manera compulsiva una cantidad absurda de comida, sobre todo carbohidratos como bollería, pastas o patatas, ya que este grupo de alimentos se asocia con un efecto tranquilizador, calmante o de complacencia a través de una subida inmediata de la glucemia. Pero irremediablemente el atracón siempre va acompañado de malestar físico y un gran sentido de culpabilidad y arrepentimiento.

Entonces, para aliviar y compensar el stress emocional, se recurre al uso también de purgantes, laxantes u otros mecanismos que ayuden a deshacerse de las excesivas calorías ingeridas.

 

Trastorno por atracón, el más frecuente

trastornos alimenticiosPero la experiencia clínica a nivel universal demuestra que entre todos los tipos de trastornos alimentarios, el más frecuente y que ocupa más la atención tanto de médicos de cabecera como de psicólogos y psiquiatras, no es ninguno de los dos citados previamente, sino el trastorno por atracón.

 

Síntomas del trastorno por atracón

Éste se caracteriza también por episodios impulsivos de comer mucho y rápido, pero en general se hace a escondidas, debido a la sensación de vergüenza que uno experimenta. También tras el atracón padecen de malestar físico, angustia y depresión, pero no va acompañado de las conductas compensatorias que se utilizan en las otras modalidades.

Por ello, estas personas van aumentando de peso, tienden a la obesidad, lo cual siempre disminuye la autoestima y lleva a una preocupación crónica de cómo su conducta conlleva al empeoramiento de la depresión. Son personas que a menudo deciden iniciar una dieta, en público suelen comer poco o de manera muy restringida y suelen ser susceptibles de muchos altibajos, tanto en su peso como en la gestión emocional.

 

Síntomas psicológicos del trastorno por atracón

El trastorno por atracón en sociedades occidentales afecta hasta un 3.5% de mujeres, 2% de hombres y hasta 1.6% de los adolescentes. En general se asocia con síntomas de depresión, aburrimiento, vacío existencial, ansiedad, culpa o vergüenza extrema.

Como otras muchas dolencias psiquiátricas, las personas que sufren de este trastorno se sienten también muy estigmatizadas, por lo que identificarlo como un “nuevo” trastorno en el reciente DSM-5, ha ayudado a su divulgación como una enfermedad real, diferente de la persona que simplemente le gusta mucho comer y tomar conciencia por parte de todos les facilitará el tratamiento correcto.

 

Tratamiento del trastorno por atracón

El tratamiento del trastorno por atracón, debe de realizarlo un profesional psicólogo o psiquiatra, experto en trastornos alimentarios. Dicho tratamiento Incluirá una buena relación terapéutica a través de una psicoterapia cercana y frecuente que explore las causas o desencadenantes de la conducta anómala y evalúe la existencia o no de otras comorbilidades como es la depresión u otros trastornos de impulsividad.

El tipo de psicoterapia para tratar el trastorno por atracón es una mezcla de varias modalidades, sea cognitiva-conductual, o interpersonal o de aceptación activa, según el perfil individual del paciente.

Siempre, según los síntomas presentes, se valora la necesidad de añadir un psicofármaco, los antidepresivos serotonérgicos o de doble acción, así como los ansiolíticos pueden ser también muy útiles de cara a un tratamiento eficaz y a largo plazo.

Por Dra. Elena Padrell
Psiquiatría

La doctora Padrell es licenciada en medicina, por la universidad autónoma de Barcelona, Doctora en Psicofarmacología básica, especializada en Psiquiatría por el Mount Sinai Hospital School of Medicine. New York. Cuenta con una amplia experiencia profesional clínica en ambos continentes. Tiene especial interés en los transtornos mentales de la poblacion adulta y geriatrica. Tratamiento multidisciplinar contando con la aportación terapeutica de otros profesionales. Subespecializada en trastornos de ansiedad, contando con una dilatada trayectoria en el tratamiento de trauma psicológico de guerra,  síndrome postraumático crónico, transtorno de adaptación a pérdidas con gran repercusión emocional. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.