¿Cuándo se debe realizar una cirugía como tratamiento a un trastorno psiquiátrico?

Escrito por: Dra. Cristina Torres Díaz
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

Los casos que son subsidiarios de cirugía por trastorno psiquiátrico, son aquellos que presentan una larga evolución y que no han mejorado, o bien han recaído tras el tratamiento médico. Este tratamiento ha de haber sido llevado a cabo durante un tiempo adecuado y de forma exhaustiva, así como psicoterapia

 

Una de las indicaciones más frecuentes para
una cirugía del trastorno psiquiátrico es la depresión

 

¿Cuáles son los trastornos psiquiátricos más frecuentes que pueden necesitar la cirugía?

Se trata de una cirugía que se realiza en muy pocos centros en el mundo, con lo cual la casuística no es muy extensa, pero los resultados que se han obtenido hasta ahora son muy positivos. En estos pacientes que no tenían otra alternativa médica, las indicaciones más frecuentes son el trastorno obsesivo-compulsivo, la depresión, la anorexia nerviosa, la agresividad refractaria, y el síndrome de Gilles de la Tourette

 

Si un paciente con uno de estos trastornos de forma grave, no ha conseguido mejorar con fármacos durante un tiempo razonable, puede tener una buena alternativa en la cirugía. 

 

¿En consiste la cirugía para el tratamiento de un trastorno psiquiátrico?

Las opciones quirúrgicas son varias y hay que adaptarlas al perfil del paciente. En la unidad de Neurocirugía Funcional del Hospital Ruber Internacional realizamos todas las técnicas y según el caso, podemos elegir una u otra.

 

Por un lado, está la estimulación cerebral profunda, que consiste en la implantación de un electrodo de aproximadamente un milímetro de grosor en una determinada área cerebral, según la enfermedad, y esto todo va conectado a una batería subcutánea, que genera una electricidad tipo marcapasos. Se ha comprobado que esta electricidad normaliza ciertos circuitos disfuncionantes y mejora los síntomas de forma muy significativa.

 

Otra opción sería la radiofrecuencia, en la cual en vez de dejar un electrodo implantado y tratar con electricidad, se genera un bloqueo mediante termocoagulación de las áreas a tratar, también con importante reducción de los síntomas.

 

Como tercera alternativa, tenemos la radiocirugía por Gamma Knife, en la cual no hay que hacer ningún tipo de incisión ni trépano, y este bloqueo se genera con radiación. A diferencia de las otras técnicas, no requiere ingreso, pero el inicio de su eficacia tiene una latencia de varias semanas. 

Por Dra. Cristina Torres Díaz
Neurocirugía

La Dra. Torres Díaz es licenciada en Medicina y Cirugía, especialista en Neurocirugía y Doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid, calificación Cum Laude. Además ha realizado un Fellowship en Neurocirugía Estereotáxica y Funcional.

Compagina su labor médica con la docencia como colaborador docente de la Facultad de Medicina UAM y como profesora de másteres en Universidad de Murcia y Sevilla, en temas de Neurocirugía Funcional.

Actualmente es Especialista en Neurocirugia Funcional del Hospital Ruber Internacional de Madrid y facultativo especialista de Área del Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario de La Princesa y en el Hospital Nuestra Señora del Rosario.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.