Trabeculectomía

Especialidad de Oftalmología

¿Qué es una trabeculectomía?

Una trabeculectomía es una cirugía que drena el glaucoma y disminuye la presión intraocular, aunque también puede tratar otras patologías como el glaucoma congénito y la hipertensión ocular. Se recurre a este procedimiento cuando otros métodos no dan buenos resultados en los pacientes y la enfermedad continúa avanzando.

¿Por qué se realiza?

Se realiza para reducir la presión intraocular en pacientes que padecen un glaucoma de ángulo abierto o cerrado y el tratamiento con fármacos hipotensores no es suficiente. También es útil recurrir a este procedimiento si la enfermedad avanza rápidamente.

¿En qué consiste?

Es una intervención que consiste en abrir una vía de salida desde la cámara anterior del ojo hasta el espacio subconjuntival. De este modo se crea una ampolla de filtración debajo de la conjuntiva a través de un pequeño orificio en la esclera, que es la parte baja del ojo.

La técnica se lleva a cabo en unos 45 minutos y gracias a ella se favorece el drenaje del humor acuoso y se disminuye la presión intraocular.

La trabeculectomía es una cirugía para el tratamiento del glaucoma

Preparación para la trabeculectomía

Para realizar un diagnóstico adecuado el especialista en Oftalmología realiza una revisión oftalmológica que le permite determinar qué tipo de glaucoma sufre el paciente y la fase en la cual se encuentra la patología. También puede diagnosticar otras enfermedades oculares asociadas al glaucoma y de las cuales deberé desarrollarse un posterior tratamiento.

Las pruebas más comunes en esta revisión son un esudio del campo visual, la toma de presión del ojo, una gonisoscopia, que permite realizar una visualización directa del ángulo iridocorneal, una medida del grosor de la córnea y una exploración del nervio óptico.

Alternativas a este tratamiento

Aunque la trabeculectomía es una técnica con buenos resultados y asegura una alta eficacia hipotensora, es un procedimiento que se suele reservar para casos en los que otras opciones con menos riesgos no aportan beneficios al paciente. Una de las alternativas es la esclerectomía profunda no perforante. En ocasiones incluso puede combinarse con una cirugía de cataratas, dependiendo de cada caso en particular.

Vídeos relacionados con Trabeculectomía


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.