SIBO (Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado)

Índice:
1- ¿Qué es el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO)?
2- Pronóstico del SIBO
3- Síntomas del sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado
4- Pruebas médicas para detectar el SIBO
5- ¿Cuáles son las causas del SIBO?
6- ¿Se puede prevenir?
7- Tratamientos para el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado
8- ¿Qué especialista lo trata?
 

¿Qué es el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado?

El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO, por sus siglas en inglés) consiste en un aumento de la población bacteriana en el intestino delgado, especialmente de los tipos que se suelen encontrar en esa parte del tubo digestivo.

Normalmente suele responder a una circunstancia, es decir, una cirugía o una patología que enlentecen el paso de los alimentos y se genera un caldo de cultivo para las bacterias. Esto puede producir pérdida de peso, malnutrición o diarrea.

El intestino delgado es el encargado de mezclar los alimentos con los jugos digestivos y el torrente sanguíneo absorberá los nutrientes. El intestino delgado suele presentar pocas bacterias, ya que no retiene los alimentos y además cuenta con la bilis. Sin embargo, cuando los alimentos quedan estancados, se generan bacterias que producen toxinas e interfieren en la mala absorción.
 

Pronóstico del SIBO

Si no se trata, el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado puede traer complicaciones como la mala absorción de carbohidratos, grasas y proteínas, deficiencia de vitaminas A, D, E y K, cálculos renales por la mala absorción del calcio y huesos debilitados u osteoporosis.

 

Síntomas del sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado

En general, las manifestaciones de este tipo de afección suelen ser:

  • Dolor abdominal
  • Pérdida de apetito
  • Diarrea
  • Sensación de incomodidad o hinchazón después de comer
  • Pérdida de peso involuntaria o malnutrición
El dolor abdominal es uno de los
principales síntomas del SIBO

Pruebas médicas para detectar el SIBO

Para determinar si existe sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado existen diversas pruebas diagnósticas:

- Prueba de aliento: es no invasiva y suele estudiar la cantidad de hidrógeno o metano que se exhala. Si existe un aumento de alguno de ellos puede significar que existe un crecimiento de bacterias en el intestino delgado. Sin embargo, no es la prueba más específica para este tipo de patología.

- Aspirado del intestino delgado: constituye la prueba más utilizada para detectar SIBO. Se debe obtener una muestra de líquidos, para lo que se utiliza una endoscopia por la garganta. De esa manera se realiza un cultivo o análisis en el laboratorio.

- Análisis de sangre: además de los otros dos análisis, médico puede indicar la necesidad de realizar una muestra de sangre, para evaluar si existe deficiencia de vitaminas.
 

¿Cuáles son las causas del SIBO?

En general, existen tres tipos de causas que pueden generar un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado:

  • Problemas estructurales internos o próximos: es el caso de algunas adherencias intestinales, como tejido cicatricial, y diverticulosis intestinal, como bolsas abultadas de tejido en la pared del intestino delgado.
     
  • Complicaciones de una cirugía abdominal: en general, suele ocurrir como consecuencia del Bypass gástrico y la gastrectomía para tratar cáncer de estómago o úlceras pépticas.
     
  • Enfermedades: incluye la enfermedad de Crohn, la esclerodermia, la celiaquía, la diabetes y otras patologías que pueden afectar a la movilidad de los alimentos o desechos en el intestino delgado.
     

¿Se puede prevenir?

Hay diversos factores de riesgo en el desarrollo del sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado:

- Cirugía gástrica para el tratamiento de la obesidad
- Lesión o defecto en el intestino delgado

- Enfermedad de Crohn
- Diabetes
- Diverticulosis en el intestino delgado
- Adherencias generadas en una cirugía
 

Tratamientos para el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado

Cuando sea posible, los médicos deben tratar el SIBO prestando atención al problema que lo genera, es decir, reparando la fístula o adherencia que motiva el estancamiento de los alimentos.

Son embargo, existen algunos casos en los que no es posible tratar la causa, por lo que el tratamiento se basa en corregir aquellas deficiencias nutricionales que pueda estar generando la mala absorción. Además, el procedimiento que se elija deberá centrarse en eliminar el crecimiento de bacterias.  

  • Antibióticos: suele ser el tratamiento más indicado la principio. Si bien puede ser eficaz en eliminar o reducir el número de bacterias, estas pueden volver a aparecer cuando se suspenda el tratamiento con antibióticos.
     
  • Apoyo nutricional: es una parte muy significativa del tratamiento, sobre todo en personas que presentan una pérdida de peso grave. Está indicado para mejorar la deficiencia de vitaminas, reducir la molestia o dolor intestinal y ayudar en el proceso de búsqueda de un peso adecuado. Suelen ser los suplementos nutricionales y dietas sin lactosa.
     

¿Qué especialistas tratan el SIBO?

Los especialistas en Aparato Digestivo son los profesionales que tratan el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.