Probióticos cavidad oral

1- ¿Qué son los probióticos?
2- ¿Qué tipos de probióticos existen?
3- ¿Para qué se utilizan?
4- ¿Es un tratamiento eficaz?
 

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos han sido definidos por la Organización Mundial de la Salud como microorganismos vivos que producen un efecto beneficioso cuando son administrados en cantidades adecuadas. Se utilizan para restablecer el equilibrio en la microbiota oral del paciente. 

Si bien su función principal en la medicina es tratar patologías gastrointestinales, recientemente se ha descubierto que también presentan numerosos beneficios para la cavidad oral.
 

¿Qué tipos de probióticos existen?

Dentro de la categoría de probióticos hay múltiples tipos y cepas. El más utilizado en el área odontológica es el Lactobacillus reuteri, pero también encontramos el Bifidobacterium, Lactobacillus casei, Lactobacillus salivarius, Lactobacillus rhamnosus GG, Lactobacillus lactis, Lactobacillus bulgaricus, Lactobacilus acidophilus y el Lactobacillus brevis.

 

¿Para qué se utilizan?

En primer lugar, tienen capacidad para adherir nutrientes a la boca y evitar el crecimiento de bacterias. Es decir, pueden producir un biofilm que impida el acceso de patógenos a los tejidos alojados en la boca.

Por otro lado, algunos probióticos ayudan a reestablecer la homeostasis o equilibrio tópico. Por esta razón, la administración de probióticos suele tener efectividad en casos de cariesenfermedades periodontales o halitosis.

En resumen, sus funciones principales son:
Inmunológicas: por un lado, incrementan el CD4+T helper e IgA y, por otro lado, acrecientan la función de barrera.
Reducción de la inflamación.
Evitar las bacterias patógenas: producen componentes antimicrobianos a futuro.

 

¿Es un tratamiento eficaz?

Hay en la actualidad múltiples estudios que evidencian que el tratamiento de la disbiosis mediante la administración de probióticos puede producir cambios significativos en la composición de la microbiota oral a corto plazo. Estas modificaciones pueden ser directas, como por ejemplo la reducción en la cantidad de patógenos, o indirectas, ya que potencian el crecimiento de microorganismos saludables.

Sin embargo, es necesario concientizar al paciente respecto al compromiso con el tratamiento, ya que los probióticos deben ser ingeridos diariamente al menos durante 5 semanas.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.