Osteopatía del aparato digestivo

Especialidad de Osteopatía

¿Qué es la osteopatía del aparato digestivo?

La osteopatía del aparato digestivo es una terapia que usa las manos para corregir disfunciones que sufre el cuerpo y, en este caso, el aparato digestivo. Mediante la palpación el médico osteópata comprueba la movilidad orgánica para saber si los órganos se mueven correctamente. Si el órgano no se mueve como debería se produce una fijación que impide al cuerpo funcionar correctamente, produciéndose una mala digestión. El objetivo de la osteopatía del aparato digestivo es devolver la movilidad con maniobras suaves, alterando la capacidad de cada órgano para funcionar correctamente.

¿Por qué se realiza?

La osteopatía puede ayudar en el diagnóstico y tratamiento de problemas digestivos que, aunque no son enfermedades, afectan a la calidad de vida del paciente, pudiendo generar problemas de sobrepeso o todo lo contrario. Algunas de estas enfermedades tratables con la osteopatía del aparato digestivo son: hernia hiatal, digestión lenta, distensión abdominal, estreñimiento, gases, intolerancia a las grasas, gastritis, entre otras.

En el abdomen se encuentran muchos órganos que intervienen en la digestión, que se mueven. Cuando se quedan fijos duelen y no cumplen su función, además de no realizar una buena digestión.

¿En qué consiste?

La osteopatía del aparato digestivo se basa en técnicas y maniobras indoloras para diagnosticar qué estructuras del abdomen están interfiriendo en una buena digestión, por no tener una movilidad adecuada.

Una vez diagnosticado el problema el osteópata devuelve a las estructuras abdominales su movilidad normal mediante suaves movimientos, dejando a cada órgano su espacio para que funcione correctamente.

Preparación para la osteopatía del aparato digestivo

El paciente no debe realizar ningún tipo de preparación previa a la sesión de osteopatía del aparato digestivo.

Cuidados tras la intervención

Tras el tratamiento el paciente notará la digestión más rápida, una regularización del tránsito intestinal y menos dolores abdominales. De esta forma el organismo absorberá mejor los minerales, las vitaminas y los nutrientes, ayudando a regular el peso.

Sin embargo, se recomienda seguir una dieta mediterránea rica en frutas y verduras frescas de temporada, reducir el consumo de proteínas animales (carnes rojas, sobre todo) y eliminar muchos productos lácteos (de vaca, sobre todo), sustituyéndolos por vegetales. También deben reducirse los azúcares procesados y de absorción rápida.

Es recomendable también que el paciente haga ejercicio de forma regular, ya que de esta forma se moverá el aparato digestivo, habrá un buen intercambio sanguíneo y un equilibrio del sistema nervioso autónomo, necesarios para la buena salud visceral.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.