Exantema

Especialidad de Pediatría

¿Qué es el exantema?

El exantema es una erupción cutánea de color rosáceo que aparece generalmente como consecuencia de algunas enfermedades infecciosas (como el sarampión, la escarlatina, la rubeola, el eritema infeccioso, etc.), y son más frecuentes en la infancia que en cualquier otra época de la vida. Además, pueden estar originados como reacción a otras causas. En ocasiones son el síntoma de alguna enfermedad de origen desconocido, por lo que se requiere la atención urgente del niño para evaluar y diagnosticar el grado de gravedad, o si se debe a una reacción medicamentos.

Pronóstico de la enfermedad

La enfermedad tiene un periodo de incubación de entre 5 y 15 días. Después de esto suele desaparecer sin ningún problema ni complicación, pero siempre es mejor que en el caso de los niños visiten a un pediatra y en el caso de los adultos a un dermatólogo.

Esta patología es más frecuente en la infancia

Síntomas del exantema

Los síntomas principales son la fiebre y la erupción que suele aparecer en las zonas más sensibles del cuerpo. La fiebre normalmente aparece durante 3 días. Después, la fiebre cede y aparece la erupción, normalmente en la piel del tronco, cuello y espalda mediante unas manchas pequeñas de color rosado. Otros síntomas pueden ser:

  • Malestar
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del apetito
  • Dolor en el abdomen
  • Irritabilidad
  • Dolor muscular

Pruebas médicas para el exantema

Los exantemas tienen distintos patrones de erupción. Normalmente si el paciente presenta los síntomas de infección viral, el diagnóstico es claro. No obstante, cuando los síntomas no están claros, el diagnostico puede ser más difícil. Un examen físico de la piel suele ser suficiente para identificar este tipo de patología.

¿Cuáles son las causas del exantema?

Los exantemas son causados por un virus. Durante la infancia son mucho más comunes y se asocian a enfermedades como la varicela, rubeola, roséola, escarlatina etc. Además, puede haber otras enfermedades que la causen como por ejemplo:

  • Eritema infeccioso
  • Exantema lateorácico
  • Hepatitis viral
  • Síndrome de shock tóxico
  • Enfermedad de Kawasaki

Existen otras muchas enfermedades que pueden ser la causa de esta patología.

¿Se puede prevenir?

Las infecciones forman parte de nuestro día a día, además activan las defensas y mejoran el sistema inmunitario. Para prevenir este tipo de enfermedades, es importante prevenir las formas de contagio que son las siguientes:

  • Vía fecal-oral
  • Vía respiratoria
  • Contacto con la piel
  • Contacto con líquidos orgánicos

Además, es importante conocer los consejos sobre higiene y prevención de las infecciones, entre los que incluyen: lavarse las manos, lavar los juguetes de los niños, llevar las vacunas correspondientes etc.

Tratamientos para el exantema

No hay fármacos disponibles para eliminar este virus, pero desaparecerá en un periodo de 5-6 días. Si la fiebre es muy alta, puede tomar los fármacos recetados por el especialista.

Medicamentos para el exantema

Lo primero que tenemos que determinar cuando nos planteamos la necesidad de medicamentos para el exantema es la causa del mismo y los síntomas asociados. En función de ellos tomaremos unas medidas u otras.

  • Medicamentos para el exantema según la causa: en función de la causa, puede ser necesario plantearse tratamiento farmacológico de un tipo o de otro. 
    • Los exaltemos asociados a infecciones bacterianas como la escarlatina, pueden requerir tratamiento antibiótico para su resolución y para evitar la aparición de secuelas posteriores. En la mayoría de ocasiones estos antibióticos son del grupo de los batalactamincos como la amoxicilina o la amoxicilina con clavulánico.
    • En cambio, en los exantemas de origen lírico no se deben usar antibióticos y solo debemos preocuparnos en principio de tratar los síntomas asociados. En estos casos, los antibióticos no aportan ningún beneficio o incluso pueden ser perjudiciales.
  • Medicamentos para el exantema según los síntomas asociados: En función de los síntomas asociados que presten el exantema, podemos necesitar el uso de tratamiento por vía exclusivamente tópica o por vía oral.
    • En el caso de que el exantema solo asocie síntomas cutáneos como enrojecimiento o pinchazos, lo primero a usar son medidas locales de alivio como el agua fresca o cremas hidratantes.
    • Por el contrario, si parecen lesiones de tipo vesículas o heridas, no es recomendable en uso de cremas hidratantes sino de otras que faciliten el cierre y la cicatrización de las mismas. En determinados casos puede ser necesario el uso de antibióticos por vía tópica.
    • Ante la presencia de picor o prurito, las medidas locales también son eficaces. En los caso refractarios, cabe la posibilidad de usar cremas o pomadas de corticoides siempre bajo supervisión médica. Las cremas de antihistamínicos deben evitarse por el riesgo de reacción ante la explosión solar.
    • Finalmente, hay casos en los que la afectación cutánea es generalizada e intensa. En ellos, el uso de tratamiento tópico no es factible y el uso de estos mismos medicamentos es útil pero por vía oral. Por ejemplo, los antihistaminicos alivian el picor de la piel ante reaciones alérgicas, dermatitis y otros tipos de exantemas.

De una forma o de otra, siempre es necesaria la supervisión y control de un profesional médico para determinar el tipo, la frecuencia y la duración de los tratamientos.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que trata esta patología es normalmente un pediatra, ya que la mayoría de los pacientes la desarrolla durante la edad infantil. En caso de que la enfermedad aparezca en adultos, puede consultar a un dermatólogo o a un médico de familia.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.