Desfibrilador interno

Dr. Xavier Viñolas Prat -

Publicado el: 23/10/2015

Índice:

 

¿Qué es el desfibrilador interno?

Un desfibrilador automático implantable (DAI), o desfibrilador interno, es un aparato a través del cual se hace circular una corriente eléctrica brusca y de alto voltaje para detener y revertir las arritmias.

Está compuesto de estas partes:

  • Generador de pulso: es aproximadamente del tamaño de un reloj de bolsillo grande. Contiene una pila y circuitos eléctricos que leen la actividad eléctrica del corazón.
  • Electrodos: son alambres, también llamados derivaciones, que pasan a través de las venas hasta el corazón. Estos alambres conectan dicho órgano con el resto del dispositivo. El DCI puede tener 1, 2 o 3 electrodos.
  • Marcapasos: la mayoría de los DCI tienen un marcapasos incorporado.

 

¿Por qué se utiliza?

Este dispositivo se utiliza para tratar arritmias ventriculares que incluyen fibrilación ventricular o taquicardia ventricular sostenida, es decir, en los casos en los que los latidos del corazón son inestables y peligrosos para el paciente.

Los DAI pueden tener función de marcapasos, es decir, son capaces de detectar el ritmo del corazón y si la frecuencia cardiaca se encuntra por debajo de 60lpm comenzará a estimular el corazón. Pero a diferencia de los marcapasos, los DAI tienen una función antitaquicardia.
 

¿En qué consiste?

El desfibrilador implantable captura las anomalías del ritmo cardíaco y actúa enviando  automáticamente una descarga eléctrica fuerte y brusca, con energía suficiente  para que la arritmia remita y el corazón recupere su ritmo normal. 

Preparación para el desfibrilador interno

El desfibrilador se implanta en una operación quirúrgica de hasta 90 minutos, bajo anestesia local y se coloca en la región torácica cerca de la clavícula. Además, el especialista también habrá programado el instrumento con toda la información del paciente antes de la cirugía.
 

Durante la cirugía, los electrocatéteres se conectan al corazón y están listos para enviar señales eléctricas en caso de que se produzcan latidos cardíacos anormales.

 

Cuidados tras la intervención

El tiempo de recuperación de la operación es de aproximadamente dos semanas, aunque los puntos de sutura se retiran al décimo día. También será necesario realizar controles periódicos cada 2 años aproximadamente para comprobar el correcto funcionamiento del dispositivo.

En caso de síntomas anómalos, hematomas o irritación del área, así como descargas frecuentes, será necesario ponerse en contacto inmediatamente con el servicio de urgencias.

Por último, debe tenerse en cuenta que después de la operación quedará totalmente prohibido el uso de la resonancia magnética o de tratamientos para la estimulación neuromuscular.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.