Cirugía de la fístula anal

¿Qué es la cirugía de fístula anal?

La fístula anal es un túnel o canal que se desarrolla entre la piel cerca del ano y el intestino. Puede implicar una serie de síntomas desagradables y, a menudo, para corregir la afección, se opta por la cirugía, conocida como cirugía de fístula anal, que se realiza bajo anestesia general.

¿Por qué se hace?

La cirugía de fístula anal generalmente se necesita para tratar a las personas con la afección, ya que es poco probable que se resuelva por sí sola. Las fístulas anales son el resultado de un absceso alrededor del ano que, una vez vaciado de pus, parece un pequeño canal. Las fístulas anales pueden ser extremadamente desagradables y a menudo causan molestias. La cirugía es casi siempre necesaria.

¿En qué consiste?

La cirugía de fístula anal se realiza bajo anestesia general. Hay diferentes procedimientos disponibles y el más adecuado dependerá de casos individuales.

  • Fistulotomía

La fistulotomía implica abrir la fístula a través de una incisión para que sane como si fuera una cicatriz plana normal. Es el tipo de cirugía más común y representa la mejor opción de tratamiento para las fístulas que no cruzan el esfínter. En cambio, si lo atraviesa aumenta el riesgo de incontinencia, lo que hace preferibles otros procedimientos.

  • Técnicas con cerdas

Una cerda es un segmento de hilo quirúrgico que se puede insertar en la fístula para mantenerla abierta.

Se pueden usar para mantener la fístula abierta durante varias semanas, dejándola tiempo para drenar y sanar, evitando así la necesidad de hacer incisiones.

El procedimiento, si bien permite que la fístula sane, no cura la afección. Para curar la fístula, puede ser necesario insertar más cerdas, que sean incluso más estrechas, con el objetivo de cortarla gradualmente.

  • Procedimiento avanzado de colgajo

Implica cubrir la porción de fístula que ingresa al intestino con un colgajo de tejido tomado del recto.

El procedimiento evita cortar los músculos alrededor del esfínter anal.

Preparación para la cirugía de fístulas anales

Antes de la cirugía, puede ser necesario dejar de tomar ciertos medicamentos, además de vaciar el colon mediante laxantes o enema. Por otro lado, será necesario dejar de comer y beber temporalmente. Se recomienda que el paciente tenga a alguien con él que pueda acompañarlo a casa después del procedimiento.

Recuperación post-intervención

Después de la cirugía, es probable que ocurra sangrado y dolor cuando vaya al baño. Para aliviar el dolor, puede ser útil seguir una dieta rica en fibra y tomar ablandadores de heces los primeros días después de la cirugía.

La mayoría de los pacientes volverán a sus actividades normales dentro de 1 a 2 semanas después de la cirugía, pero tomará varias semanas, incluso meses, para que la fístula sane completamente, dependiendo del caso específico.

Estas son algunas de las principales acciones que se deben realizar para la atención postoperatoria después de la cirugía de fístula anal:

  • Mantente activo: trata de caminar un poco todos los días
  • Dieta: siga una dieta rica en fibra todos los días
  • Mantente hidratado
  • Se pueden recetar analgésicos en las primeras dos semanas
  • Mantén limpia el área en la que operó: se recomiendan baños calientes
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..