Circuncisión

¿Qué es la circuncisión?

La circuncisión es la extirpación total o parcial, mediante un procedimiento quirúrgico, del prepucio del pene, que es la piel que recubre la punta del pene. No requiere de anestesia general.

¿Por qué se realiza?

La circuncisión es un tratamiento eficaz para corregir trastornos como la fimosis (que impide que el prepucio se pueda retraer y, por tanto, que se descubra el glande) y la parafimosis (normalmente producida como consecuencia de una inflamación del prepucio).

La circuncisión es una práctica extendida universalmente. Muchos padres prefieren practicarla en sus hijos recién nacidos, no por prescripción médica, sino por motivos socioculturales.

¿En qué consiste?

Se trata de una operación muy sencilla, que dura solo unos minutos, y que no precisa de anestesia general.

Preparación para la circuncisión

La circuncisión se considera un tratamiento muy seguro. No se necesita ninguna preparación previa.

Cuidados tras la intervención

La recuperación del paciente tras una circuncisión es muy rápida. Al cabo de pocos días el paciente ya puede llevar una vida normal.

Para los recién nacidos, el tiempo de cicatrización es aproximadamente una semana. Sin embargo, en niños y adolescentes puede llegar a ser de hasta tres semanas. En la mayoría de los casos, el paciente recibe el alta el mismo día de la cirugía.

Alternativas a este tratamiento (otros tratamientos más avanzados)

Como alternativa a la circuncisión existe la prepucioplastia, que consiste en la realización de uno o dos cortes pequeños en el prepucio para ayudar a que este se estire.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..