Complicaciones de la circuncisión

Escrito por: Dr. Alejandro Fernández Larrañaga
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

Las complicaciones de la circuncisión, también conocida como postectomía o intervención de fimosis, no son muy frecuentes. Debido a la repercusión emocional que pueden tener, se deben tomar las medidas para evitar las complicaciones de la circuncisión. Por ello la intervención se debe realizar de una forma meticulosa.

 

Complicaciones de la circuncisión frecuentes

  • Hematomas superficiales de la piel del pene: se producen porque una sutura se suelta o a causa de los pinchazos de la anestesia. Presentan un color morado durante los primeros días, pero con el paso de los días cambian a un tono amarillento. Duran entre 6 y 8 días y siempre desaparecen por completo.
  • Hematoma quirúrgico. Se producen cuando una vena o una arteria pierde la sutura que la taponaba y la sangre fluye, de manera que la sangre se acumula bajo la piel. A veces, es importante drenar los coágulos y taponar la vena.
  • Infección de la herida. Suele producirse por una mala técnica de curas. En el momento en el que la infección afecta a toda la herida con dolor e inflamación es importante administrar antibióticos, así como seguir una correcta higiene. 
  • Dehiscencia de sutura del pene. Los puntos se sueltan y se abre una parte de la herida como consecuencia de una infección o a causa de un hematoma acumulado. En otras ocasiones, se puede producir por una erección mantenida o por relaciones sexuales antes de tiempo. El tratamiento de esta situación varía en función del tiempo transcurrido desde la intervención.
  • Edema en flotador del pene. Es una de las complicaciones más frecuentes, que se produce por la sección de los vasos linfáticos durante la circuncisión. En general el edema tiende a desaparecer en unos meses, al restablecerse la circulación linfática.
  • Meatitis post-circuncisión. Es la inflamación del orificio de la uretra (meato uretral). Se suele producir por el roce del meato uretral con la ropa interior. En la mayoría de las ocasiones, desaparece espontáneamente en pocas semanas. Y en los casos molestos, se pueden prescribir  pomadas con corticoides.

 

Las complicaciones de la circuncisión no son muy frecuentes

 

Complicaciones de la circuncisión tardías

  • Estenosis del meato (orificio) de la uretra. Suele aparecer en pacientes que se tuvieron que realizarse la circuncisión a causa de una balanitis esclerosante o por un liquen de pene. En estos casos, el orificio se cierra, dificultando la salida de la orina. El tratamiento suele ser suficiente con pomadas antinflamatorias y dilataciones suaves del orificio uretral. En algunos casos, es necesario realizar una meatotomía.
  • Queloides. Se trata de una cicatrización que no se detiene y crece a pesar de haber unido correctamente los bordes de la herida, haciendo que la piel de la cicatriz se ponga gruesa, dura y elevada. En ocasiones, se produce por la tensión exagerada de los puntos. Si el resultado estético final es malo, a los 6-8 meses se puede volver a operar recortando el exceso de piel.
  • Malos resultados estéticos. Suelen ser consecuencia de las complicaciones anteriores, pero a veces se deben a la excesiva tensión de los puntos.

 

Complicaciones de la circuncisión excepcionales

  • Isquemia y necrosis del glande. En la mayoría de las ocasiones, se debe al uso de anestésicos locales que llevan añadido un vasoconstrictor. También se puede producir por colocar un vendaje demasiado apretado. Es frecuente en pacientes que padecen diabetes o con problemas circulatorios.
  • Sección parcial del glande. 
  • Fístula uretral. Se suele producir por una electrocoagulación desmedida sobre la zona de frenillo. La orina sale por el orificio fistuloso, así como por el meato uretral. La reparación de la fístula obliga a una reconstrucción plástica.

 

Evitar las complicaciones de la circuncisión

  • Medidas higiénicas. Deben pasar 24 horas para realizar la primera cura. A continuación, conviene lavarse las manos con agua y jabón, antes de hacer la cura. Para realizar la cura se debe aplicar sobre los puntos una gasa empapada con líquido desinfectante, para quitar los restos de suciedad. Tras aplicar una pomada antiséptica se envuelve el pene con una gasa, para evitar el roce con la ropa, y se sujeta con un esparadrapo.
  • La cura debe realizarse 2 o 3 veces al día y la herida se debe llevar tapada al menos 8-10 días. Pasado ese tiempo, se pueden retirar los puntos o dejar que caigan solos.
  • Durante la intervención: dar los puntos sin tensión, porque el exceso de tensión deja marcas.
  • Retirar los puntos pasados 10 días. No se debe esperar a que los puntos caigan solos a las tres semanas, porque permite hacer menos visible la cicatriz.
  • Proteger la circulación linfática durante la intervención.
  • El vendaje al finalizar la intervención debe ser de protección y presionar lo justo y necesario.
  • Llevar el pene durante los primeros días colocado hacia arriba, evitando la acumulación de líquidos y disminuyendo el riesgo de edema.

 

Tratamiento quirúrgico de las complicaciones de la circuncisión

Generalmente, las complicaciones de la circuncisión se resuelven de forma espontánea o con tratamientos sencillos. Cuando los resultados son poco estéticos, es necesario esperar. Demorar la segunda operación unos 6 u 8 meses con mínimo y así poder intervenir con unos tejidos sin restos de inflamación. Los resultados de la segunda intervención suelen ser muy buenos.

Por Dr. Alejandro Fernández Larrañaga
Urología

El Dr. Fernández Larrañaga es licenciado en Medicina y Cirugía y médico especialista en Urología y Andrología por la Universidad Autónoma de Madrid. Cuenta también con una diplomatura en Bioética y European Board of Urology en la Università degli Studi di Genova.

Cuenta con una amplia trayectoria profesional orientada al diagnóstico y tratamiento de la disfunción eréctil, de los problemas de eyaculación y de las enfermedades de transmisión sexual, como el Virus del Papiloma Humano. Médico urólogo y andrólogo especialista en riñón y vejiga, enfermedades de la próstata, pene, testículo y vasectomía sin bisturí.

Actualmente es director médico de su Clínica urológica – Dr. Alejandro Fernández Larrañaga.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..