Cáncer de médula


Especialidad de Neurocirugía

¿Qué es el cáncer de médula?

El tumor medular es el crecimiento de células anómalas dentro o alrededor de la médula espinal, siendo la leucemia, el linfoma y el mieloma los tumores del sistema nervioso más comunes. Es muy importante diagnosticar los tumores medulares del sistema nervioso a tiempo para evitar que se diseminen por la columna y provoquen tumores medulares secundarios o que terminen afectando a otras partes del cuerpo. Para su diagnóstico se puede llevar a cabo un examen de reflejos y sensibilidad muscular, así como un examen neurológico.

¿Qué síntomas presenta el cáncer de médula?

Al afectar a una ubicación tan importante para el cuerpo humano, sus síntomas provocan defectos neurológicos, como pérdida de sensibilidad y de fuerza, falta de control sobre los esfínteres y dolor en la espalda.

 

¿Cuáles son las causas del cáncer de médula?

El principal factor de riesgo es la exposición a la radiación, que suele provenir de una radioterapia realizada para tratar otra afección. Otras causas pueden ser antecedentes familiares con alguna mutación genética o trastornos en el sistema inmunológico.

También hay otros factores que podrían ser de riesgo para un cáncer de médula, aunque no están comprobados, como el uso del teléfono móvil, la exposición al cloruro de vinilo (un químico que se emplea para fabricar plástico), a productos de petróleo, al aspartame (un sustitutivo del azúcar), o infecciones por algún tipo de virus.

¿Se puede prevenir el cáncer de médula?

No existe una forma clara para prevenir el cáncer de médula, aunque se recomienda exponerse a la radiación lo mínimo posible, ya que es un claro factor de riesgo.

¿En qué consiste el tratamiento del cáncer de médula?

En cuanto se descubren sus primeros síntomas, es necesario iniciar lo antes posible un tratamiento adecuado y personalizado para prevenir que derive en una lesión permanente. Los tratamientos que han demostrado ser beneficiosos para aminorar o curar esta enfermedad son:

  • Corticosteroides: se administran para reducir la inflamación alrededor de la médula espinal.
  • Cirugía: se realiza en casos de emergencia en los que se necesita aliviar la compresión sobre la médula espinal. Consiste en extirpar parte o la totalidad del tumor. Se puede complementar o sustituir por la radioterapia.
  • Quimioterapia: se puede recomendar en algunos casos concretos.
  • Fisioterapia: se puede requerir para mejorar la fuerza muscular y recuperar la capacidad para desenvolverse de forma independiente.
loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.