Ataque isquémico transitorio


Especialidad de Angiología y Cirugía vascular

Ataque isquémico transitorio

¿Qué es el ataque isquémico transitorio?

Los ataques isquémicos transitorios (AIT) se producen cuando el flujo sanguíneo que debe llegar a una parte del cerebro se detiene por un breve periodo de tiempo. A diferencia de un accidente vascular cerebral (AVC), un AIT dura pocas horas y no provoca la muerte del tejido cerebral. Existen dos tipos: los ataques cerebrales, causados por un trombo en una arteria del cerebro, y los ataques cerebrales embólicos, provocados por un coágulo que se desplaza (émbolo) y se forma en otro lugar, generalmente en el corazón o arterias del cuello.

¿Qué síntomas presenta?

Clínicamente, un AIT se manifiesta por la aparición brusca de ciertos síntomas, que pueden durar de unos minutos a un par de horas, y que serían los mismos que los de un AVC: sensación de inestabilidad, cambios de la sensibilidad, dificultad para leer o hablar, incapacidad para reconocer objetos o personas, pérdida del equilibrio o la coordinación para ejecutar movimientos o problemas para visualizar con uno o ambos ojos.

Ataque isquémico transitorio

Causas del el ataque isquémico transitorio o por qué se produce

La pérdida de flujo sanguíneo en una parte del cerebro puede ser causada por un coágulo de sangre en una arteria cerebral, por una lesión de los vasos sanguíneos o por una estenosis. La hipertensión arterial es el principal riesgo para los AIT y los AVC, aunque hay otros también importantes: la arritmia cardíaca, las cardiopatías, un colesterol alto, la diabetes etc.

¿Se puede prevenir?

En gran medida, el AIT es prevenible. Tal y como sucede con la mayoría de las patologías, llevar un estilo de vida saludable controlando la tensión arterial, evitando el tabaco, manteniendo una dieta saludable con poco contenido en grasas saturadas y transgénicas y un peso saludable; además de practicar actividad física, beber alcohol con moderación y controlar la diabetes, en caso de que la sufra.

¿En qué consiste el tratamiento?

Debido a que ante la presencia de síntomas es complicado establecer si la causa es un derrame o AIT, se recomienda acudir con la mayor brevedad posible a un especialista. Los AIT suelen ser un indicio de advertencia de futuros derrames, por ello la importancia de tratarlos. De este modo, el tratamiento se basará en controlar, prevenir y tratar las secuelas del AIT. En la actualidad, existe un medicamento, llamado “activador tisular del plasminógeno (tPA), que permite la disolución de coágulos y detener un ataque cerebral en proceso. Gracias a ello se reduce el riesgo de quedar con alguna discapacidad, puesto que elimina el coágulo que obstruye el flujo de corriente sanguínea en el cerebro y la hinchazón cerebral que en ocasiones sucede tras un ataque cerebral.

En personas con coágulos en las arterias más grandes lo recomendable es una trombectomía mecánica, dentro de las seis primeras horas posteriores a los síntomas. En la mayoría de los casos, se aplica después de que el paciente el tPAintravenoso. Para suprimir el coágulo, se introduce un catéter con una endoprótesis a través de una arteria en la ingle hasta la arteria bloqueada del cerebro para atrapar el coágulo.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.