Alergia a los ácaros

Especialidad de Alergología

¿Qué es la alergia a los ácaros?

Los ácaros son pequeños insectos arácnidos que viven en el hábitat del polvo y la humedad. No pueden verse a simple vista, ya que miden entre 0,2 y 0,5 milímetros, y habitan normalmente en los interiores de las casas: colchones, alfombras, almohadas o peluches son algunos de sus lugares favoritos para vivir, y tienen fobia a la luz. Se alimentan de escamas de piel humana y animal.

La alergia a los ácaros del polvo supone una reacción alérgica del sistema inmunitario hacia estos insectos, de forma que el organismo actúa en reacción al alérgeno, provocando los síntomas de alergia. Afecta a muchas personas y puede darse durante todo el año, ya que no se trata de un alérgeno estacional como podría ser el polen.


Síntomas de la alergia a los ácaros

Las reacciones alérgicas a los ácaros del polvo suelen ser respiratorias. Los principales síntomas de alergia a los ácaros son:

  • Estornudos
  • Congestión nasal
  • Goteo nasal
  • Inflamación y picor de los ojos
  • Picor de garganta y tos
  • Silbidos
  • Utricaria
  • Molestia en los oídos

El afectado por alergia a los ácaros del polvo puede sufrir uno o varios síntomas.

Causa de la alergia a los ácaros

La causa de los síntomas se da por la exposición al alérgeno en cuestión, como sucede con todas las alergias. La alergia puede aparecer en cualquier momento de la vida, y se cree que en muchos casos puede haber un componente genético o hereditario en su aparición.

¿La alergia a los ácaros se puede prevenir?

No es posible prevenir la aparición de una alergia. Lo único que puede hacerse es prevenir los síntomas de dicha alergia, evitando la exposición a los ácaros. Esto se consigue acondicionando y ventilando el ambiente correctamente, evitando la humedad y la acumulación de polvo y lavando las alfombras, y mantas a menudo.

Tratamiento de la alergia a los ácaros

El tratamiento para la alergia a los ácaros suele basarse en fármacos, según lo indique el especialista alergólogo. Evitar el alérgeno es muy importante, pero en función del grado de afectación de la alergia es posible que necesite medicamentos para aliviar los síntomas, como descongestionantes, antihistamínicos, pulverizadores para la nariz o gotas para los ojos.

En casos de alergia en que el afectado no puede evitar la exposición al alérgeno, puede necesitar tratamiento en vacunas, que consiste en inyectar una pequeña cantidad del alérgeno en el cuerpo, que va aumentando progresivamente, de forma que el afectado se acaba acostumbrando al mismo y ya no reacciona con los síntomas de la alergia.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.