Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Politica de cookies

Por Dr. Jordi Sasot Llevadot
Psiquiatría Infantil y Adolescente

Es una eminencia en psiquiatría y pediatría, actualmente dirige la Unidad de Paidopsiquiatría del Centro Médico Teknon y es Ex-presidente de la Sociedad Catalana de Psiquiatría Infanto-Juvenil. Además, compagina su consulta con el cargo de profesor de Postgrado en Psiquiatría Infanto-Juvenil de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes

Lateralidad cruzada: falso trastorno

Escribir con la mano derecha o izquierda es un factor genético hereditario, aunque puede estar determinado por factores ambientales y educativos. A pesar de que ser zurdo puede complicar muy ocasionalmente ciertos aprendizajes, no está demostrado que la prevalencia de dificultades escolares sea diferente entre diestros y zurdos.

Si la dominancia de la mano, pierna, ojo, oído… no recae en el mismo lado se habla de lateralidad cruzada. Este hecho, sin embargo, no tiene por qué comportar una patología ni problemas de aprendizaje, es decir, que la presencia de una lateralidad cruzada homogénea (por ejemplo, ser siempre zurdo de ojo y diestro de mano) es un hecho evolutivo siempre normal. Es importante que el establecimiento de la organización de la dominancia lateral se tenga claramente definida alrededor de  los 5 años. Si no se define y se observa una lateralidad cruzada no homogénea, es decir, utilizar de forma no preferente cualquiera de ambas manos, ojos o pies en actividades distintas y de forma continua, es señal de que el desarrollo neurológico no es lo suficientemente maduro y puede tener, en algunos casos, consecuencias, por ejemplo, en el aprendizaje de la lectoescritura.

Lateralidad cruzada: valorar su asociación con otros trastornos

Hay que tener presente que un retraso en la organización de la lateralidad con la presencia de una lateralidad cruzada no homogénea nunca lo encontraremos aislado, sino habitualmente asociado a otros trastornos como, por ejemplo, con dificultades de atención u otras dificultades en la madurez neuropsicológica o psicomotriz. En base a ello es importante destacar que en estos casos es muy habitual que la causa fundamental de las dificultades de aprendizaje no sea la lateralidad cruzada no homogénea sino otras variables dismadurativas asociadas como el propio trastorno por déficit de atención. 

Para más información: www.centreguia.cat

Dr.Jordi Sasot Llevadot

Psiquiatra Infantil y Adolescente

jsasot@centreguia.cat

Unidad de Paidopsiquiatria

Psiquiatria y Psicologia Infantil y Adolescente

Centro Médico Teknon

Barcelona

Psiquiatría Infantil y Adolescente en Barcelona
Fuente: artículo realizado en base a la experiencia y trayectoria profesional del doctor