La estrecha relación de la piel y las emociones

Escrito por: Anna Vives Roura
Publicado:
Editado por: Albert González

Diversos estudios han demostrado que el 80% de los trastornos de la piel tienen un origen psicosomático. Sin importar si la lesión cutánea tiene una causa química o física, los dermatólogos creen que la urticaria puede ser una exteriorización emocional de la depresión.

 

Por tanto, podemos entender la piel como una especie de termostato de nuestras emociones, pues reacciones cutáneas como sudor excesivo, palidez, rojeces o urticaria no son más que indicadores de ansiedad, miedo, angustia o tensión.

 

El estrés, por su parte, es un trastorno grave que se aprecia también en la epidermis. El acné tardío, por ejemplo, afecta a mujeres de entre 35-45 años antes de su ciclo menstrual y es debido principalmente a cansancio y estrés.

 

Esto es así porque la tensión nerviosa favorece la liberación de adrenalina, la cual actúa sobre las glándulas sebáceas. Estas captan las hormonas en exceso que hay en la sangre y producen mayor cantidad de sebo.

 

El 80% de los trastornos de la piel tienen un origen psicosomático

 

Por otra parte, las personas hipersensibles a las que les cuesta expresar sus emociones tienden a manifestar prurito o urticaria. Además, la desilusión o el luto pueden suponer un caso de alopecia o psoriasis.

 

Todas estas situaciones denotan la estrecha relación entre nuestro cuerpo y nuestro estado emocional. Cuando una persona está enamorada irradia luz por sus poros, mientras que cuando está triste su epidermis se muestra opaca.

 

Nuestro cuerpo expresa nuestras emociones, afectando de lleno en nuestra vida diaria. Por ello, saber que son y aprender a manejarlas permitirá que tengamos mejores relaciones con las demás personas cuando tengamos:

  • Problemas laborales.
  • Pérdida de un ser querido.
  • Ansiedad frente a los exámenes.
  • Enfrentamientos.

 

En definitiva, es fundamental tener un equilibrio mental y corporal para tener una buena salud. Si lo conseguimos tendremos una inteligencia emocional que nos permitirá ser conscientes de nuestros sentimientos y comportamientos en todo momento y consecuentemente mejorará la calidad de nuestra piel.

Por Anna Vives Roura
Psicología

La Lda. Vives Roura es una reputada especialista en Psicología. Cuenta con más de 17 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, es experta en trastornos del estado de ánimo (estrés, ansiedad y depresión), trastornos adaptativos, trastornos alimenticios, informes neuropsicológicos en Alzheimer y demencias, y en enfermedades neurodegenerativas. 

A lo largo de su trayectoria ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo profesora en la Universitat Abat Oliba, en la asignatura de Trastornos de la Conducta Alimentaria, así como docente, investigadora y responsable del proyecto de prevención en TCA, en la Fundación ABB. Por otra parte, en 2010 fue coordinadora del proyecto de ámbito nacional "Salut i Esport", del Consell Escolar Esport Barcelona (CEEB) y FEBB, dirigido a escolares, padres y docentes de colegios de Barcelona y cuyo objetivo era la detección, prevención y tratamiento de trastornos emocionales infanto-juveniles (2010).

En la actualidad es responsable del área de salud emocional en el departamento de hábitos saludables del Grupo SUEZ y también es responsable de Psicología del departamento de apoyo y acompañamiento psicoemocional en el Centre Ginecològic MBG, además de responsable de Psicología de Beauty Derm - Instituto Dermatológico Clínica Corachán.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..