La enfermedad neurológica en la mujer: ¿cómo afecta a la sexualidad?

Escrito por: Dr. Joan Vidal Samsó
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

Las enfermedades neurológicas provocan alteraciones en la respuesta sexual. De hecho, muchos pacientes consideran que una de las consecuencias más importantes de este tipo de enfermedades es la esfera sexual.

 

Existen muchas patologías neurológicas que pueden tener efetos en la sexualidad y fertilidad femenina, pudiendo alterar algunas de las funciones del organismo: lesiones traumáticas, esclerosis múltiple, epilepsia, ictus, Parkinson…

 

En este sentido, los trastornos neurológicos pueden provocar cambios en los estímulos sexuales, alterando la respuesta sexual o el deseo. Además, los orgasmos pueden conducir a crisis epilépticas.

 

Aun así, los avances médico-quirúrgicos han permitido mejorar la calidad de vida de estas personas, porque las nuevas técnicas de fertilidad y de reproducción asistida han permitido solucionar muchos problemas que afectan a mujeres que sufren alguna discapacidad neurológica.

 

Una de las consecuencias más importantes de
las enfermedades neurológicas es la esfera sexual

 

La relación entre el placer sexual y la estimulación cerebral

El sexo, como muchas otras funciones, empieza en el cerebro. Además, existe una relación directa entre la acción de los nervios autónomos que conectan el sistema nervioso central con los genitales.

 

Por este motivo, cualquier patología que provoque alteraciones en esta acción, va a tener graves consecuencias en la sexualidad y fertilidad.

 

Alteraciones sexuales en caso de daño cerebral adquirido

Después de un traumatismo craneoencefálico, las áreas cerebrales que se activan durante la respuesta sexual se pueden ver afectadas en función de la cantidad de tejido cerebral y de la zona dañada. Además, los factores psicológicos también pueden tener una influencia negativa en la sexualidad, como la ansiedad o la depresión.

 

Alteraciones sexuales en caso de ictus

La frecuencia y gravedad de las alteraciones sexuales después de un ictus son muy parecidas a las que se producen después de un traumatismo craneoencefálico, según los resultados de algunos estudios.

 

En primer lugar, los efectos de un ictus tienen influencia directa en la postura y los movimientos que se realizan durante el acto sexual. Algunas de las dificultades observadas son el exceso de saliva, la incontinencia y otros comportamientos que no contribuyen a la estimulación o atracción. Como en el caso de daño cerebral adquirido, los factores psicosociales influyen directamente sobre la sexualidad en general.

 

Alteraciones sexuales en caso de Parkinson

Las personas que padecen Parkinson sufren insatisfacción sexual a causa de la edad, la gravedad de la enfermedad y la depresión que se asocia a esta patología.

 

Alteraciones sexuales en caso de lesión medular

Aunque una lesión medular puede tener consecuencias sobre la sexualidad, cuando se establecen los reajustes psíquicos y físicos de la lesión, el deseo de tener relaciones sexuales se corresponde a la edad de la mujer, así como tendencias y apetencias. En este sentido, la capacidad de tener un orgasmo va a depender de la gravedad de la lesión.

 

Alteraciones sexuales en caso de esclerosis múltiple

La mayor parte de las mujeres que sufren esclerosis múltiple tienen relaciones sexuales disfuncionales.

 

Aspectos ginecológicos relacionados con la función reproductora

La función reproductora de la mujer afectada por un trastorno neurológico no se suele ver afectada.

 

Es fundamental que aquellas mujeres con discapacidad neurológica que tengan deseo gestacional acudan a un especialista en Ginecología y Obstetricia para hacer una valoración completa de la patología, revisando los fármacos que está tomando para que no influyan en el desarrollo del embarazo. Aunque el embarazo puede transcurrir de forma normal, éste debe someterse a un seguimiento por parte de una unidad de alto riesgo, porque puede tener complicaciones.

 

En este sentido, la complicación más grave que se puede producir en pacientes embarazadas con lesiones medulares es la disrreflexia neurovegetativa.

 

En cualquier caso, el embarazo no depende de la lesión, de manera que aquellas mujeres que tengan una lesión traumática o enfermedad neurológica pueden quedarse embarazadas.

Por Dr. Joan Vidal Samsó
Medicina Física y Rehabilitación

El Dr. Vidal Samsó es un referente en la especialidad de Medicina Física y Rehabilitación. Ha sido jefe de la Unidad de Lesión Medular del Institut Guttmann de Barcelona, es experto en el tratamiento del dolor neuropático y de la espasticidad, incluyendo el tratamiento con bombas de baclofeno. También es especialista en sexualidad, disfunción eréctil y técnicas de Reproducción Asistida, adaptación fisiológica y cambios metabólicos en el lesionado medular.

Es vicepresidente de la Sociedad Española de Paraplejia desde el año 2004 y representante español en la Sociedad Internacional de Paraplejia desde 2006. En la actualidad es también director docente del Instituto Universitario de Neurorrehabilitación en el Institut Guttmann. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..