Diagnóstico de la Depresión Crónica

Escrito por: Joana Guarch
Publicado: | Actualizado: 20/04/2018
Editado por: Top Doctors®

El concepto Depresión Crónica describe el estado asociado a los síntomas clínicos de un Episodio Depresivo Mayor, pero de menor intensidad, fluctuantes y de larga duración en el tiempo (superior a dos años). Está constituido por diversos trastornos: el Episodio Depresivo Mayor con síntomas de depresión que no responden o mejoran suficientemente con el tratamiento, o el Episodio Depresivo Mayor parcialmente recuperado pero con síntomas residuales, y un trastorno específico e independiente del Episodio Depresivo Mayor, que es el Trastorno Distímico

En el nuevo y reciente Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales (DSM-5, 2013) todos ellos se clasifican en una única categoría diagnóstica denominada Trastorno Depresivo Persistente. Dado que éste concepto nosológico es muy reciente, faltan datos y el  consenso todavía es insuficiente; por ello en la presente revisión nos centraremos en el Trastorno Distímico,  puesto que es el más estudiado y el que más síntomas, condiciones clínicas y repercusiones comparte con el resto de trastornos depresivos crónicos.

El Trastorno Distímico es una alteración del estado de ánimo en la que se experimenta un humor depresivo, que se manifiesta con desánimo y decaimiento,  fatiga y falta de energía, pérdida de interés y desilusión, insatisfacción y temores inespecíficos muy variados, dificultades para mantener la atención y la concentración y para tomar decisiones, preocupación y pensamientos repetitivos y circulares sobre temas diversos, pobre autoconcepto, con sentimientos de incompetencia o inutilidad y alta sensibilidad a la crítica y al rechazo. Lo más manifiesto en las personas que padecen éste trastorno es la irritabilidad, la autocrítica, el pesimismo y la insatisfacción. Es frecuente la disminución de actividad, sobre todo las placenteras y relacionadas con el ocio, y las que implican relaciones con otras personas, aunque no está claro si esto es un síntoma o una consecuencia del malestar. También está presente la ansiedad  en sus distintas formas.  

En Europa existen pocos casos en la población general que está afectada por este trastorno (Haro JM i cols., 2005); en todos las investigaciones realizadas se confirma que afecta en mayor proporción a las mujeres, con una razón de 2-3 veces más que a los hombres. Otro dato importante es que a pesar de estos elevados porcentajes, la prevalencia para el diagnóstico de Trastorno Depresivo Mayor es el doble que para el Trastorno Distímico.

Los psiquiatras y psicólogos clínicos consideramos que los síntomas del Trastorno Distímico no son tan graves como los de un Trastorno Depresivo Mayor, porque son más fluctuantes y predominan las manifestaciones de tipo psicológico: cognitivas, emocionales o afectivas y relacionadas con la motivación. En el Trastorno Depresivo Mayor los síntomas son más biológicos y motores (inhibición, pérdida de apetito y de peso, despertar precoz) y comportan la “claudicación psicofísica”, que supone una ruptura biográfica (Gastó, C.; 2001). El paciente con Trastorno Distímico no se siente completamente diferente a como era antes, y aunque con dificultades, puede seguir manteniendo sus planes y ocupaciones. Sin embargo, por su larga duración, los síntomas del Trastorno Distímico afectan todos los aspectos de la vida de quien lo padece, incluidas sus relaciones con personas significativas, la vida laboral y el bienestar personal. 

Un elemento muy importante del diagnóstico para los psiquiatras y psicólogos clínicos es diferenciar los síntomas del estado de ánimo que constituyen un trastorno de las manifestaciones afectivas derivadas de experiencias emocionales normales debidas a contingencias y a experiencias vitales inevitables  pero que no tienen consideración patológica.  La experiencia de tristeza no es el elemento discriminativo de padecer un trastorno depresivo; sí lo es la ausencia de reactividad del humor a los estímulos ambientales y lo es también la dificultad para experimentar satisfacción.  Otro elemento diferenciador característico es la ausencia de hechos concretos que expliquen la afectación del ánimo en el caso de los trastornos depresivos. A veces los síntomas del trastorno se manifiestan coincidiendo con algún estresor o acontecimiento vital, pero las alteraciones persisten más allá de la resolución del conflicto o la desaparición del estresor; incluso en ocasiones los hechos que para el paciente constituyen una situación grave, inescapable o irresoluble,  no son refrendados por sus allegados.

 Joana Guarch

Por Joana Guarch
Psicología

Especializada en Psicología, Joana Guarch es experta en el tratamiento psicológico de los trastornos afectivos o por ansiedad, concretamente sobre Depresión crónica o Depresión refractaria. Ha participado en proyectos de investigación sobre su especialidad. Actualmente desarrolla su actividad asistencial en Barnaclínic.


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.