¿Cuáles son las lesiones deportivas de codo más habituales?

Escrito por: Dr.Prof. Antonio María Foruria
Publicado:
Editado por: Cristina Mateo

En el artículo anterior, el Dr. Foruria nos explicó cuáles son las 5 lesiones de codo más habituales y porqué esta articulación es una de las más afectadas en los deportistas. A continuación, nos da información sobre otras enfermedades deportivas del codo.

 

  • Artrosis primaria de codo

La artrosis primaria de codo aparece en personas que someten a sus codos a carga importante de peso repetida o impactos frecuentes, como en la gimnasia, halterofilia, boxeo, artes marciales, o cualquier disciplina en la que tenga que soportarse la carga del propio peso sobre las manos.

 

Afortunadamente, la artrosis de codo preserva el cartílago articular en la mayoría de los casos, y se caracteriza por la aparición de osteofitos, brotes de derrame articular (sinovitis, artritis), y disminución progresiva del arco de movilidad del codo en flexión y extensión (incapacidad para estirar o doblar el codo, con dolor asociado en ambos extremos del movimiento).

 

La artrosis se previene evitando las sobrecargas innecesarias y repetitivas durante los entrenamientos, que deben estar encaminados únicamente a dar lo máximo el día de la competición. Hay deportistas que entran en fases en los que se castigan mucho y acaban haciendo que sus articulaciones enfermen. Un buen entrenador o preparador físico es lo mejor para conseguir nuestros objetivos deportivos sin lesionarnos.

 

  • El codo del lanzador

Las personas que realizan deportes en los que se lanzan pelotas u otros objetos (waterpolo, Balonmano, béisbol, jabalina, y tenis en los saques) pueden desarrollar el llamado “codo del lanzador”. Durante el lanzamiento, se producen fuerzas muy importantes que producen tres tipos de fuerzas que pueden dar lugar a diferentes combinaciones de lesiones:

 

1) Fuerzas de tensión mediales en el codo (valgo), que sobrecargan el ligamento colateral interno, la musculatura flexo-pronadora y e epicóndilo medial del codo, pudiendo lesionar estas estructuras y hacerlas incompetentes, con lo que el codo se queda inestable y produce dolor con el lanzamiento.

2) Fuerzas de compresión e impacto entre la cara externa del húmero (capitellum) y la cabeza del radio, que pueden producir artrosis, la aparición de cuerpos libres o la temida osteocondritis disecante (ver más adelante).

3) Rozamiento en cizalla en las superficies de los huesos de la cara posterior del codo (oléranon y húmero), con el desarrollo de osteofitos locales que pueden bloquear la extensión del codo y llegar a romperse produciendo brotes de artritis.

La técnica de lanzamiento es fundamental a la hora de prevenir estas lesiones. Es muy importante evitar sobrecargas innecesarias por una mala ejecución del lanzamiento.

 

El codo es una de las articulaciones más afectadas en los deportistas.

 

  • Osteocondritis disecante

Esta enfermedad es una de las más temidas, ya que puede acabar con la carrera de un deportista profesional y con las aspiraciones deportivas de una persona que la padezca. Ocurre en individuos que someten a su articulación a impactos repetidos, forzando el choque continuado de la cabeza del radio contra la superficie articular de húmero, provocando una fractura de un segmento de cartílago con el hueso que tiene debajo, típicamente en el húmero.

 

Esta pieza rota provoca dolor en la cara lateral del codo, perdida de movilidad e inflamación, pudiendo llegar a soltarse y quedar dentro de la articulación como un cuerpo libre que ocasiona chasquidos y bloqueos articulares. Es una lesión típica de lanzadores, gimnastas, y deportes de raqueta o de lucha con impacto como el boxeo.

 

De nuevo, una correcta técnica deportiva, realizar los descansos necesarios de la articulación, y realizar periodos de entrenamiento sin impacto, pueden proteger de esta enfermedad. Una vez que aparece, un diagnóstico y tratamientos precoces son fundamentales para conseguir un buen resultado.

 

  • Roturas del Bíceps distal

Las roturas del bíceps distal son lesiones que se producen habitualmente en deportistas de mediana edad, entre los (40 y los 60 años), aunque también hay casos en personas más jóvenes. Se produce al cargar un peso importante o realizar una contracción brusca del bíceps, que se arranca de su inserción en el radio total o parcialmente.

 

Según la intensidad y el grado de lesión pueden resultar más o menos evidentes, pudiendo las lesiones parciales pasar desapercibidas incluso cuando se realizan ecografías o Resonancias convencionales.

 

Las roturas parciales provocan dolor reproducible al contraer el bíceps, mientras que las totales, tras un periodo de dolor inicial luego no suelen molestar, pero ocasionan pérdida de fuerza y fatiga para las actividades que requieran flexión del codo y supinación del antebrazo (orientar la palma de la mano hacia arriba).

 

Las lesiones del tendón distal del bíceps ocurren habitualmente sobre un tendón con cambios degenerativos previos que han pasado desapercibidos hasta el momento de la rotura. Un entrenamiento correcto respetando los tiempos de descanso y extremando las medidas de precaución al reanudar la actividad deportiva después de un periodo prolongado de tiempo de inactividad, son las estrategias para disminuir el riesgo de sufrir esta lesión, que a menudo requiere tratamiento quirúrgico en los individuos activos deportivamente.

 

  • Roturas del Tríceps distal

Las roturas tendinosas del tríceps son afortunadamente mucho más raras que las del bíceps. Se producen con una contracción muy brusca o potente del tríceps al empujar o cargar peso mientras se estira el codo (típico de deportes como la halterofilia, o entrenamientos como el press de banca).

 

El principal factor de riesgo para sufrir esta lesión y otras roturas tendinosas, es el uso de corticoides, esteroides o anabolizantes para favorecer el desarrollo de la masa muscular o para el tratamiento de algunas enfermedades. Evitar estos fármacos, salvo que sean para el tratamiento de alguna enfermedad, es la principal medida de prevención a tomar, junto con el correcto entrenamiento muscular.

 

  • Lesiones de ligamentos

Los ligamentos colaterales medial y lateral son dos estructuras fundamentales para mantener los huesos del codo en contacto durante el movimiento de la articulación. Mientras que el ligamento colateral lateral se lesiona con cierta frecuencia con accidentes traumáticos graves acompañando a fracturas y luxaciones de los codos (habitualmente por caídas sobre las manos), el ligamento colateral medial se lesiona más frecuentemente en forma de desgaste progresivo especialmente en lanzadores (típicamente el béisbol).

 

Las medidas preventivas par las lesiones traumáticas agudas incluyen el uso de protecciones para las manos y los codos en los deportes con alto riesgo de caída (como el patinaje), así como la instrucción y entrenamiento para caer y rodar correctamente en caso de accidente. En cuanto a las lesiones del ligamento colateral medial, de nuevo la técnica de lanzamiento y el descanso correcto son fundamentales para no sufrir este problema.

Por Dr.Prof. Antonio María Foruria
Traumatología

El Dr. Antonio María Foruria de Diego es un traumatólogo especializado en Cirugía Ortopédica y Traumatología del codo y el hombro. Entre sus tratamientos destacados se encuentran la artroscopia de codo, las prótesis de codo, las fracturas de codo y la epicondilitis, entre otros.

Se ha superespecializado durante 18 meses en cirugía reconstructiva del adulto: miembro superior (hombro y codo) en el extranjero, concretamente en la Clínica Mayo de Rochester (Minnesota), cuna de la cirugía de codo mundial. Para ello, completó un programa formativo oficial de Fellowship tras superar con éxito los exámenes oficiales estadounidenses (USMLE-ECFMG).

Actualmente, compagina su labor clínica con la docencia como profesor asociado de Cirugía Ortopédica y Traumatología y Anatomía en la Universidad Autónoma de Madrid, y con la investigación, en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz.

Es autor de múltiples artículos originales en revistas internacionales de primer nivel sobre la patología del codo y el hombro, así como de capítulos en principales libros de referencia internacional de cirugía del codo y traumatología del hombro.

Ejerce como jefe asociado en la Unidad de Cirugía Reconstructiva de Miembro Superior del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Fundación Jiménez Díaz en QuironSalud (Madrid).

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..