Confinamiento: el momento idóneo de conexión emocional con los hijos adolescentes

Escrito por: Dr. Sergio Arques Egea
Publicado:
Editado por: Mireia Frias

La cuarentena es el mejor momento para conectar emocionalmente con los hijos en edad adolescente. Para ello, el Dr. Sergio Arques Egea, especialista en Psiquiatría, nos explica que es clave tener una actitud proactiva y, sobre todo, evitar las respuestas reactivas. Respetar la individualidad, dar cariño y empatizar son algunos de los puntos clave para llegar a cubrir las necesidades de un adolescente. Con estas premisas, el confinamiento ha dado la posibilidad de conseguir esta conexión con los hijos al tener una mayor disponibilidad emocional por parte de los padres.

Las familias son las encargadas de cubrir todas aquellas necesidades emocionales que les van surgiendo a los hijos en todas sus etapas de desarrollo. La adolescencia es un punto clave en que los padres y madres deben tener la confianza suficiente en sus hijos e hijas y mostrársela para que puedan desarrollarse emocionalmente y así estar listas para ser autosuficientes. Aun siendo una labor complicada, estos momentos tan peculiares vividos durante el confinamiento se han visto idóneos para empezar a crear este vínculo.

En el mundo occidental en el que vivimos, la independencia del adolescente se fomenta por la manera que tenemos de enfrentar la vida: estresante y frenética. Los adolescentes suelen buscar su independencia emocional fuera del ámbito familiar, normalmente entre amigos o a través de las nuevas tecnologías. Cuando esto pasa, están renunciando a la guía emocional que tendrían que ejercer los padres, algo que con el tiempo puede volverse perjudicial.

El confinamiento es el mejor momento para conectar con los hijos en edad adolescente

Sacar el lado positivo del confinamiento

No sería adecuado para un adolescente alejarse emocionalmente de sus padres ni tampoco que estos lo permitiesen, ya que sería una clara señal de una relación dañada. Un hijo adolescente te necesita emocionalmente y de un confinamiento se puede sacar el lado positivo. Este tiempo nos permite tener la oportunidad de volver a conectar emocionalmente con nuestros hijos y comunicarnos. Es una labor muy importante, tanto para ellos como para todos los padres y madres. Se podrán evitar situaciones como, por ejemplo, el aislamiento particular en su habitación durante el confinamiento. Forma parte del proceso vital querer sentirse independiente, pero eso no quita que un adolescente siga necesitando emocionalmente a sus padres y madres.

 

Objetivos claros

La verdadera acción educativa se producirá cuando haya buena comunicación y se establezca una relación de mutua ayuda. Lo más valioso es darse cuenta de que el adolescente lo que quiere es mostrarse independiente para reforzar su identidad, pero en ningún momento querrá decir que no quiera estar junto a sus familiares.

Sin embargo, antes de emprender esta “batalla” emocional, los progenitores deben prepararse y para ello deben tener claro los objetivos principales y que es lo que quieren conseguir con los adolescentes, por ejemplo, fomentar la seguridad en sí mismos; valorar sus avances y logros; manifestar la aceptación y cariño familiar; crear expectativas ajustadas a sus capacidades; enseñar el autocontrol estableciendo límites y normas factibles o ayudarles a madurar asumiendo el riesgo de que los hijos se deben equivocar para aprender.

Los progenitores deben tener muy claro cuáles son sus objetivos para así poder empezar un buen camino de conexión emocional con los hijos que se encuentran en la adolescencia. Para ello, hay que hacer especial hincapié en la actitud parental en dos aspectos, lo primero es saber que cuando el adolescente esté irritable, los padres no deben tomárselo como algo personal y deben mantener la calma, en segundo lugar, es muy recomendable tratar de ser proactivos la mayor parte del tiempo y evitar tener respuestas reactivas, ya que estas nos van a alejar de nuestro hijo.

La negociación, la escucha activa y el refuerzo positivo son algunas de bases para conseguir una comunicación provechosa entre padres, madres e hijos. Por el contrario, los padres reactivos no logran establecer canales de comunicación útiles, puesto que no suelen escuchar y sermonean; priorizan lo que quieren decir a lo que el adolescente les quiere decir e invalidan las emociones.

 

Respetar su individualidad

Uno de los puntos más esenciales es no juzgarlos ni criticarlos. Es importante respetar los pensamientos y las ideas que tienen los adolescentes, aunque no sea las nuestras y no las compartamos. Lo esencial es valorar y reconocer sus características. De esta forma se evitará la lucha, se podrá ver quien es realmente, sus inquietudes, sus sentimientos y él a su vez sentirá respeto y confianza por parte de sus padres que es clave para el acercamiento emocional.

 

Escuchar y empatizar

Empatizar con los sentimientos de un adolescente es primordial. Antes de aconsejarles sin que ellos lo hayan requerido lo más relevante es escuchar lo que el joven quiere decir o trasmitir para así poder empatizar. Es así como se conseguirá que el adolescente esté mucho más receptivo a nuestras palabras y que se sienta respetado y valorado. Si los consejos se dan antes de ni siquiera haberlos escuchado, se les transmitirá el mensaje contrario al que se pretende. El adolescente sentirá que lo ven incapaz de resolver los problemas por él o ella misma.

 

Dar cariño

Aunque a veces el rechazo por parte del adolescente es difícil de gestionar, el afecto y el amor que se les pueda trasmitir puede mover montañas y el contacto físico se convierte en algo fundamental. Escuchar que se les quiere y proporcionarles calor humano con abrazos o besos se puede convertir en un bálsamo para ellos, ya que se siente parte crucial de la familia y se les trasmite los valores que acaban perpetuando y que luego trasmitirá a los demás.

 

Disponibilidad emocional

Un adolescente necesita sentir libertar para hablar con sus progenitores siempre que lo necesite y no es necesario presionarles para que hablen porque así nunca lo harán. Es por ello que se le da especial importancia a buscar las maneras eficaces para estar cerca de los hijos adolescentes en momentos como el de un confinamiento. Se deben aprovechar momentos como el teletrabajo, ejercicio en casa o las tareas del hogar para encontrar esa proximidad. A veces no se necesita nada más que decirles “llámame si me necesitas y te atiendo sin problema en cuanto pueda”. Es la manera más eficaz que los adolescentes se sientan lo más importante para sus progenitores y que estén disponibles emocionalmente hablando.

Por Dr. Sergio Arques Egea
Psiquiatría

El Dr. Sergio Arqués es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia y experto en Psiquiatría. Es especialista en neuropsiquiatría, psicogeriatría, psiquiatría forense y adicciones, y destaca por el tratamiento de la ansiedad, depresión, esquizofreniatrastorno bipolar y patología dual.

Complementa su actividad profesional con la elaboración de informes periciales y desarrolla su profesión en el ámbito de la sanidad pública y privada. Actualmente, visita en la Clínica Ntra. Sra. De La Seo, Clínica Montesinos y en el Hospital Vithas en Castellón.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.