Esquizofrenia

Especialidad de Psiquiatría

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es un trastorno mental en el cual las personas que la sufren tienen dificultades para establecer diferencias entre lo real e irreal, pensar de manera clara y por tanto tener respuestas o actitudes normales. Esta enfermedad se presenta por igual en hombres y en mujeres.

Síntomas de la esquizofrenia

La sintomatología de la esquizofrenia se desarrolla de forma distinta en función del paciente, y estos síntomas se van presentando y acentuando lentamente a lo largo de meses o años. Los principales síntomas que se dan al inicio de la enfermedad son:

  • Problemas de concentración
  • Insomnio
  • Personalidad irritable o tensa

Cuando la esquizofrenia avanza, suelen desarrollarse más síntomas, como:

  • Alucinaciones y delirios: el paciente oye o ve y cree cosas que no existen
  • Pérdida de las emociones en la expresión facial
  • Aislamiento
  • Dificultad para entender la realidad
  • Imposibilidad de tomar decisiones
  • Asociaciones y cambios de tema inconexos

Causas de la esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad muy compleja que puede darse por varios factores, pero no existe una causa definida. Los factores que influyen en la esquizofrenia son:

  • Componente genético: existe cierta predisposición genética a la aparición de la enfermedad.
  • Alteraciones durante el embarazo o el nacimiento como falta de oxígeno en el feto durante el embarazo, infecciones víricas o traumatismos.
  • Alteraciones en el cerebro: el consumo o exposición habitual de sustancias tóxicas y los accidentes cerebrales que afectan a la comunicación entre neuronas, influyen a la aparición de esquizofrenia.

Prevención de la esquizofrenia

La esquizofrenia no se puede prevenir, la única forma de prevenir el avance de sus síntomas es someterse al tratamiento necesario.

Tratamiento de la esquizofrenia

 Cuando se diagnostica la esquizofrenia es necesario someterse a un tratamiento, incluso en algunos casos pueden necesitar hospitalizarse por su seguridad.

Tratamiento farmacológico: los antipsicóticos son los más utilizados en esta enfermedad, aunque pueden provocar una serie de efectos secundarios en el paciente, como vértigo, somnolencia, aumento de peso, temblores o sensación de inquietud.

Terapia psicológica: la terapia de apoyo y la terapia conductual son muy útiles en el tratamiento de la esquizofrenia. También es importante trabajar con el paciente las relaciones sociales para adaptarse a la sociedad y la vida laboral.

Vídeos relacionados con Esquizofrenia


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.