¿Cómo podemos saber si tenemos intolerancia a la fructosa?

Escrito por: Dra. Carina Gimeno Uribes
Publicado: | Actualizado: 04/05/2023
Editado por: Margarita Marquès

La fructosa es un azúcar (monosacárido) presente de forma natural en alimentos vegetales y añadido de forma artificial como edulcorante en muchos productos. La malabsorción de la fructosa es una patología frecuente en la población, que se conoce como intolerancia a la fructosa.

 

Su causa es el déficit de un transportador intestinal específico, que es necesario para su absorción en el intestino delgado. Por ello, la fructosa no absorbida llegará hasta el colon, donde es fermentada por las bacterias intestinales con la producción de gases como el metano, hidrógeno y dióxido de carbono, así como ácidos grasos de cadena corta y agua.

 

La persona que sufre una intolerancia a la fructosa debe evitar ingerir manzana, 
pera, ciruela, cereza, melocotón, higos, uva y ciruela pasa, dátiles y albaricoques

 

¿Cómo podemos saber si tenemos intolerancia a la fructosa?

Los síntomas más frecuentes incluyen:

 

¿Qué pruebas se deben realizar para confirmar la intolerancia?

Para confirmar esta malabsorción se pueden realizar pruebas de laboratorio, como el test del hidrógeno espirado o prueba del aliento.

 

Sería también interesante realizar, a su vez, la prueba de malabsorción del sorbitol (es un poliol empleado como edulcorante en diferentes alimentos, que se encuentra de forma natural en muchos alimentos junto a la fructosa).

 

 

¿Cómo debe ser la alimentación de una persona que sufre intolerancia a la fructosa?

La persona que sufre una intolerancia a la fructosa debe evitar ciertos alimentos, como son frutas como manzana, pera, ciruela, cereza, melocotón, higos, uvas, dátiles y albaricoques.

 

Se debe reducir el consumo de mermeladas, sobre todo las preparadas con fructosa, y la carne de membrillo. Los chocolates, miel, turrón de jijona, productos de bollería, zumos comerciales, jarabes y chicles o gominolas “sin azúcar” también pueden contener fructosa, de manera que se deben evitar.

 

En general, también hay que reducir la cantidad de muchas verduras y legumbres.

Por Dra. Carina Gimeno Uribes
Nutrición y Dietética

La Dra. Carina Gimeno Uribes es jefa de equipo de la Unidad de Nutrición y Dietética Clínica del Hospital Quirón Salud de Valencia. Está especializada en estudios antropométricos, bioquímicos y dietéticos tanto en pacientes sanos como enfermos de distintas patologías. Su labor se centra en el asesoramiento dietético en situaciones como infancia, adolescencia, embarazo, lactancia, menopausia y ancianidad.

También realiza tratamientos nutricionales en patologías como diabetes, insuficiencia renal, enfermedad cardiovascular, oncología, digestivas e intestinales, pérdidas de peso, intolerancias alimentarias, parkinson, Alzheimer... Asimismo, ha compaginado su actividad asistencial con la docencia como profesora de la Universidad CEU Cardenal Herrera y asesora de la Federación de Vela de la Comunidad Valenciana.

Trabaja también como parte de la Unidad de Medicina Integrativa del Hospital IMED de Valencia llevando el área de alimentación.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


  • Tratamientos relacionados
  • Nutrición
    Mesoterapia
    Dieta proteinada
    Dieta hipocalórica
    Tratamiento de la celulitis
    Lipoescultura
    Trastornos alimenticios
    Hipertensión arterial
    Nutrición clínica
    Dietética
    Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.