Adolescentes: los nuevos fumadores frente a las campañas antitabaco

Escrito por: Dr. Xavier Fàbregas Pedrell
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Los índices de adicción al tabaquismo siguen siendo muy altos entre los adolescentes. Aunque no se percibe cuáles podrían ser las causas de estas altas cifras, puede que la sensación de gestionar mejor la ansiedad, la presión social y cultural y el no ser conscientes de una afectación perjudicial directa a la salud podrían ser algunos de los motivos por los cuales los adolescentes, a pesar de las campañas contra el tabaco realizadas durante años, siguen fumando.

 

Los motivos cada vez menos claros

Según la encuesta ‘Estudes’ realizada en 2019, cuando se les preguntaba a los adolescentes, la gran mayoría no tenía una respuesta clara, aunque sabían responder por qué empezaron a fumar. Casi siempre la respuesta fue la curiosidad. Y luego, no sabían argumentar por qué seguían haciéndolo todavía. A su vez, también coincidían que empezaron a fumar algo antes de cumplir los 14 años, una edad precoz, aunque se encuentra dentro de la media de debut en el consumo de tabaco en España, según la encuesta ‘Estudes’ y que en ocasiones llegan a fumar dos paquetes por semana.

Hace unos años se había conseguido disminuir el número de personas que empezaban a fumar, pero en los últimos cinco años, la tendencia ha vuelto a cambiar marcando un nuevo repunte. Los motivos por los que esta tendencia vuelve a estar en auge pueden ser diversos, pero se pueden haber visto influenciados por los cambios producidos por la industria en la manera de presentar el tabaco. Además, también está directamente relacionado con el aumento en el consumo del tabaco de liar, que se entiende entre los más jóvenes como algo mucho más rebelde que fumar tabaco industrial.

Los índices de adicción al tabaquismo siguen siendo
muy altos entre los adolescentes

Nuevos métodos de acceso y consumo

En 2019, un 48% de los estudiantes entre los 14 y 18 años, afirmaban haber probado el cigarrillo electrónico frente al 20,1% en 2016, según las encuestas ‘Estudes’ realizadas en los años respectivos. Este método de consumo cada vez es más habitual entre los jóvenes, sobre todo en la adolescencia, ya que se considera una nueva manera más eficaz de acceder al tabaco sin tener la mala imagen que puede tener el tabaco industrial.

Este nuevo método de acceso es cada vez más común entre los más jóvenes, ya que también se ha vendido como un método más sano de consumir tabaco sin quemarlo, pero siguen siendo igual de perjudiciales y lo único que hacen es que los que no consumen habitualmente tabaco ahora lo hagan.

 

La brecha del perfil consumidor se iguala

Según estos mismos estudios (Estudes, 2019), más de la mitad de los jóvenes consumidores, un 56,3% entre 14 y 18 años, eran chicas. Se entiende que suelen ser más precoces a realizar este tipo de conductas que los chicos, los cuales todavía se encuentran más focalizados en el deporte, cosa que les genera querer frenar el consumo de tabaco. Pero esta diferencia cada vez es más pequeña y la brecha entre sexos se va igualando, ya que las chicas empiezan antes, pero los chicos luego una vez empiezan también se quedan. Porque no debemos olvidar que el tabaco engancha y aunque pueden tardar más en consumir, luego cuesta más dejarlo. El tabaco está compuesto por sustancias aditivas que hacen que penetren más en los pulmones creando ese enganche, difícil de dejar.

 

El papel de los padres ante el consumo de sus hijos

Según la encuesta ‘Estudes’, el 35,1% de los padres con hijos fumadores les permitían fumar en casa y el 41% de este porcentaje residía en hogares donde las figuras adultas también lo eran. Es por ello que es mucho más complicado prohibir a los hijos fumar cuando los progenitores también lo hacen, aunque algunos de ellos lo que prohíben es que lo hagan en casa. Aun esta premisa, los padres siguen jugando un papel fundamental en el consumo de tabaco de los adolescentes y lo más importante es la información que les puedan proporcionar, como por ejemplo una lista de ventajas e inconvenientes para motivar su freno.

 

Un miedo común entre progenitores

El principal miedo que tienen muchos padres al saber que sus hijos adolescentes han empezado a fumar es el hecho que se enganchen también a otro tipo de drogas ilegales. Es sabido que el consumo de tabaco no es una consecuencia directa del posterior consumo de otro tipo de drogas. Lo que sí suele tener una relación directa es el consumo de tabaco con la idea de la relajación o la gestión de la ansiedad. Esto no es más que un mito, ya que lo único que se produce al consumir tabaco es la bajada los niveles de nicotina que el cuerpo entiende como un estado mayor de relajación.

 

Las campañas antitabaco, ¿un fracaso?

En España se llevan realizando años y años de campañas contra el tabaco y su consumo y, ni ellas ni la educación en las escuelas han sido capaces de frenar el consumo entre adolescentes. Este tipo campañas parece que están anticuadas, ya que al fumar uno no se da cuenta de estar perjudicando gravemente su salud y, seguramente, sería mucho más útil tener en cuenta la causa y efecto para dar credibilidad a este tipo de proyectos. Podrían ser campañas más enfocadas al daño que causa la industria del tabaco creando una sustancia adictiva para que consumas más y pagues más impuestos o simplemente basadas en la solidaridad dando a conocer el poder de hacer disminuir los problemas colectivos que se generan al consumir.

Por Dr. Xavier Fàbregas Pedrell
Medicina Familiar

El Dr. Xavier Fàbregas Pedrell es reconocido especialista en Medicina Familiar, experto en el tratamiento de adicciones y salud mental. Cuenta con más de 35 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experto en drogodependencia, salud mental y alcoholismo, entre otros tipos de adicciones y su abordaje.

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Barcelona, cuenta con un Máster en Drogodependencia por la Universidad de Barcelona. En la actualidad, ejerce como director médico y fundador en la Clínica Mas Ferriol, centro de desintoxicación que abrió sus puertas en 2006. En la clínica cuentan con un equipo multidisciplinar formado por un médico, psicólogos y socio-terapeutas expertos en adicciones, todos con amplia formación universitaria especializados en adicciones. 

En la Clínica Mas Ferriol están en constante actualización y a la vanguardia de los últimos tratamientos en adicciones, algo que va modificándose según los cambios sociales y patrones de conducta. En concreto, el Dr. Fàbregas puso en marcha los primeros tratamientos residenciales en España en comunidad terapéutica para pacientes cocainómanos. A posteriori nació Mas Ferriol, con el objetivo de brindar a los pacientes un espacio de tratamiento con las condiciones óptimas para facilitar un entorno y forma de intervención para optimizar los resultados.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.