Trismus dental

¿Qué es el trismus dental?

Existen situaciones en las que algunas personas tienen ciertas dificultades a la hora de abrir la boca con normalidad. Y es que una boca que se abre y cierra con normalidad debería poder abrirse entre 40 y 50 centímetros aproximadamente. En el caso de personas con trismus, en una gran parte de los pacientes, se trata de una patología leve que no causa problemas, aunque en ciertas ocasiones puede causar algunos problemas en la vida cotidiana del paciente.

El trismus o trismo se produce cuando los músculos encargados de masticar padecen alguna contracción involuntaria, generándose una dificultad para abrir la boca, impidiendo en algunos casos que la persona pueda separar sus dientes, afectando por ejemplo a la hora de comer o de hablar.

Pronóstico de la enfermedad

La duración de trismus variará en función de una serie de factores, pudiendo durar desde días hasta meses. En este caso, se ha producido una contracción en la mandíbula, aunque se recomienda no forzar la articulación temporomandibular y tomarse el tiempo necesario para su recuperación.

Como tal, no se trata de una enfermedad grave, sino que genera un trastorno y unas molestias en el paciente durante el tiempo que dure.

Normalmente, con los ejercicios de apertura y cierre de la boca el problema se puede controlar.

Son habituales el trismus post-extracción, que se da cuando la extracción de una pieza dental —normalmente una muela del juicio— genera una agresión o un proceso traumático sobre el tejido que soporta al diente y sus músculos adyacentes pueden provocar la contracción del músculo.

En otras ocasiones, un uso incorrecto de la anestesia puede provocar una inflamación muscular, produciendo trismus dental.

Trismus o trismo dental
Un trismus puede estar originado por múltiples causas
 

Síntomas del trismus dental

Los síntomas del trismus dental son los siguientes:
 

  • Dificultad para abrir la boca con normalidad
     
  • Rigidez mandibular
     
  • Inflamación y/o dolor mandibular
     
  • Molestias al masticar y/o tragar
     
  • Aparición de dificultades a la hora de hablar
     
  • Dificultades o molestias al intentar realizar la higiene oral habitual

Se tratan de molestias a nivel local que pueden repercutir directamente sobre el estado de salud general, puesto que la primera consecuencia del trismus en casos más severos es la limitación o la imposibilidad de alimentarse correctamente.
 

Al no masticarse de forma correcta los alimentos, puede variar la aportación nutricional de las mismas.
 

Existen también limitaciones a la hora de realizar la higiene bucodental, ya que por ejemplo el cepillo de dientes no puede entrar cómodamente a los huecos u orificios de la dentadura, por lo que puede producirse un cúmulo de placa dental.

Pruebas médicas para el trismus dental

El diagnóstico del trismus dental se realiza mediante exploración física y puede acompañarse de otras pruebas como por ejemplo las pruebas de diagnóstico por imagen en casos en los que se quiera descartar la presencia de un tumor.

¿Cuáles son las causas del trismus dental?

Existen diversas causas por las que puede aparecer el trismus dental. Las más habituales serían:
 

  • Infecciones: algunos procesos infecciosos, como por ejemplo una otitis o el tétanos pueden provocar contracciones en los músculos faciales.
     
  • Traumatismos: un fuerte traumatismo que afecte a la zona facial o a la mandíbula.
     
  • Bruxismo: una sobrecarga en la ATM debido al bruxismo puede causar dolor intenso al tratar de abrir y cerrar la boca.
     
  • Procedimientos quirúrgicos en la zona adyacente, como el cuello, la cara o la mandíbula.
     
  • Tumor en el área mandibular
     
  • Problemas en la articulación temporomandibular
     
  • Disfunciones del sistema nervioso central y/o problemas neurológicos

Tratamientos para el trismus dental

El o los tratamientos para el trismus dentales variarán en función del origen del problema. Así, el origen del problema será clave a la hora de iniciar el tratamiento. Así, el primer paso consiste básicamente en buscar el origen de la patología.
 

Normalmente, el tratamiento consiste en realizar una serie de ejercicios supervisados por parte de un profesional destinado a desbloquear la mandíbula, ayudando a que la apertura bucal del paciente recupere un tamaño normal.
 

En el caso de que, por ejemplo, el trismo se haya ocasionado por una infección, el especialista intentará realizar drenajes y también puede recetar antibióticos para tratarla.
 

En casos más severos, es habitual incluir los analgésicos y relajantes musculares para aliviar las molestias causadas.
 

En el caso de que el trismus esté originado en un cáncer oral, será necesario un proceso quirúrgico para eliminar completamente el problema.

¿Qué especialista trata el trismus dental?

El encargado de diagnosticar y tratar el trismus dental será un especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial o un Odontólogo.

TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.