Síndrome de May-Thurner

¿Qué es el Síndrome de May-Thurner?

También conocido como síndrome de compresión de la vena ilíaca, el síndrome de May Thurner (MTS) es una afección en la cual la vena ilíaca izquierda en la pelvis se comprime por la arteria ilíaca derecha suprayacente. El resultado de esto es un mayor riesgo de trombosis venosa profunda (TVP) en la pierna izquierda.

La trombosis venosa profunda puede causar molestias, pero no siempre son graves. Sin embargo, en algunos casos, puede conducir a complicaciones más graves, como insuficiencia venosa y embolia pulmonar potencialmente mortal.
 

Pronóstico de la enfermedad

En los casos en los que ya se ha producido la trombosis, las secuelas y el tratamiento son más complejos que si se logra diagnosticar este síndrome antes de que ocurra una trombosis venosa.
 

Síntomas del Síndrome de May-Thurner

Antes de que se produzca la trombosis los síntomas habituales da una compresión patológica de la vena iliaca son:

  • Tensión o sensación congestiva de la extremidad, que aumenta con el ejercicio e incluso obliga a detenerse al paciente.
  • Hinchazón en la pierna
  • Dolor /latidos
  • Piel roja o morada
  • Área de la piel que se siente particularmente cálida al tacto.
  • Venas dilatadas en la pierna.
  • Se siente la pierna pesada.

Si la TVP causa insuficiencia venosa, es decir, cuando las venas luchan por devolver suficiente sangre de las extremidades al corazón, lo que lleva a una acumulación de sangre en las extremidades, pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Dolor de pierna
  • Hinchazón
  • Úlceras de pierna
  • Decoloración de la piel

Si parte del coágulo de sangre se desprende y viaja a los pulmones, esto puede causar una embolia pulmonar, un bloqueo del flujo sanguíneo en los pulmones, que puede resultar fatal, y se considera una emergencia médica. Debe buscar atención médica de inmediato si nota los siguientes síntomas:

  • Falta de aliento repentina
  • Dolor punzante en el pecho, que puede empeorar con las respiraciones profundas
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Toser sangre o moco
  • Desmayo


 

El Síndrome de May-Thurner es frecuente que lo padezcan personas delgadas, fundamentalmente mujeres.
 

Pruebas médicas para el Síndrome de May-Thurner

Inicialmente se solicitarán estudios no invasivos al laboratorio de exploraciones vasculares al paciente, a través del EcoDoppler Color, una herramienta empleada tanto en el diagnóstico como en el seguimiento del SMTR. Esta prueba realiza un estudio ecográfico no invasivo que muestra la estructura, movimiento y función de los vasos sanguíneos en tiempo real.

En caso de que la compresión ilíaca sea significativa y/o haya desarrollado varices pélvicas, es posible que sea necesario otro estudio radiológico llamada iliocavografía, que aporta el diagnóstico definitivo.

¿Cuáles son las causas del Síndrome de May-Thurner?

Se desconoce con exactitud el origen de esta compresión, pero es muy frecuente que la padezcan personas delgadas, fundamentalmente mujeres.

¿Se puede prevenir?

Al no conocerse el origen del síndrome de May-Thurner no se puede prevenir en sí, pero una vez que aparecen los síntomas se puede prevenir el riesgo de trombosis venosa profunda (TVP) aplicando un tratamiento adecuado.
 

Tratamientos para el Síndrome de May-Thurner

Algunos pacientes con del síndrome de May-Thurner no presentan ninguna complicación. De hecho, es posible que muchos ni siquiera sepan que lo tienen, e incluso si conocen la afección no es necesario ningún tratamiento, a menos que comience a producir síntomas.

Existen filtros que se insertan en la vena cava (la vena más grande del cuerpo) usando un catéter, que ayuda a filtrar la sangre que va a los pulmones, atrapando coágulos y previniendo las embolias pulmonares.

En algunos casos, el médico recomendará una cirugía mínimamente invasiva, por ejemplo, una angioplastia con balón. En este procedimiento, se inserta un catéter con un globo en la punta en la vena. El globo se expande, abriendo la vena, después de lo cual se coloca un stent (un pequeño tubo de malla) para mantener la vena abierta una vez que se retira el catéter, permitiendo el flujo sanguíneo normal.

Otras opciones quirúrgicas incluyen evitar la sangre alrededor de la parte bloqueada de la vena o reposicionar la arteria suprayacente.

¿Qué especialista lo trata?

Sin duda la mejor opción para cualquier patología vascular es un especialista en Angiología y Cirugía vascular.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..