Homotoxicología

 

¿Qué es la homotoxicología?

La homotoxicología es una disciplina de la Medicina y una rama de la Medicina Biológica en la que se emplean medicamentos biorreguladores homeopáticos. Estos permiten estimular de manera natural la capacidad curativa que tiene el ser humano.

 

Esto significa que los medicamentos antihomotóxicos estimulan y promueven una resolución de los problemas de salud de manera fisiológica y natural.

 

 

¿Por qué se realiza?

 La homotoxicología es una terapia que, mediante diversos estímulos (químicos, biológicos o físicos), favorece la restitución del equilibrio del cuerpo.

 

La mayoría de patologías se pueden tratar con un enfoque biorregulador y homotoxicología, promoviendo la desintoxicación de tejidos, colaborando con el sistema inmunológico en la regulación de la inflamación y restableciendo el funcionamiento de las células. Como en todas las enfermedades hay un proceso inmunológico basal, la homotoxicología puede ser un tratamiento de asistencia inmunológica para solucionar patologías. Algunos ejemplos podrían ser infecciones, dolores o cefaleas, pero también patologías crónicas, como alteraciones metabólicas, enfermedades cardiovasculares o degenerativas.

 

¿En qué consiste?

 Los medicamentos antihomotóxicos fortalecen los sistemas de eliminación de sustancias nocivas. El objetivo es restablecer el equilibrio fisiológico normal para así recuperar la salud. Estos medicamentos tienen un mecanismo de asistencia al sistema inmune, de manera que basan su acción en:

  • Desintoxicación y eliminación de toxinas de las células
  • Regulación del sistema inmunológico
  • Mejora del funcionamiento de órganos y tejidos individuales

 

De alguna manera los medicamentos antihomotóxicos son similares a la homeopatía, en el sentido que están muy diluidos. Son sustancias que actúan sobre el sistema inmune: las células del sistema captan las moléculas del medicamento y son ellas mismas las que generan una respuesta de “curación” para el organismo. Es decir que son nuestras propias células las que favorecen la mejoría, siendo un tratamiento biorregulador. Además, son medicamentos que no producen ningún efecto nocivo para el organismo.

 

La diferencia con los tratamientos convencionales es que los medicamentos normales son químicos sintéticos. Estos llevan a cabo por sí mismos una acción en el organismo, independientemente de cuál sea la respuesta inicial del cuerpo. La mayoría de medicamentos normales suelen ser “anti” (antibiótico, antiinflamatorio, antiespasmódicos…), lo que significa que se contraponen a una manifestación propia del organismo: bloquean la respuesta del cuerpo y tratan los síntomas pero no colaboran en que se resuelva el problema en profundidad.

 

Preparación para la homotoxicología

No es necesaria ninguna preparación específica para tomar medicación basada en la homotoxicología, ya que son compuestos normalmente muy diluidos, con sustancias muy sutiles que no producen ningún efecto adverso en el organismo. No obstante, el especialista en Ozonoterapia o en Medicina Natural será quien aconseje al paciente cómo administrar el tratamiento, la dosis adecuada y qué medicamentos en concreto tomar.

  

Cuidados tras la intervención

 No es necesario ningún cuidado específico tras la ingesta de medicación basada en la homotoxicología.

  

Alternativas a este tratamiento

Una alternativa a la homotoxicología podría ser la homeopatía. Los compuestos de ambos medicamentos son diluidos y actúan de una manera similar.