Afta

¿Qué es un afta?

Las aftas bucales son heridas o úlceras que se forman en la mucosa bucal. Son una de las enfermedades bucales más frecuentes. Tienen un tamaño pequeño, de unos 5 milímetros, suelen ser blancas y rodeadas de un círculo rojo. Al principio son rojas pero después se abren y adquieren el color blanquecino, con el halo rojo alrededor. No son contagiosas.

Hay tres tipos de aftas:

  • El primero se caracteriza por aftas de tamaño inferior a 1cm, poco numerosas y superficiales. Son las más frecuentes y representan el 80% de los casos.
  • El segundo son heridas profundad, de un tamaño superior a 1cm.
  • El tercer tipo de aftas se caracterizan por ser muchas heridas, muy pequeñas (1-2mm), que se agrupan. 
Boca de mujer que dobla el labio inferior ligeramente para mostrar un afta o llaga bucal - by Top Doctors
Las aftas o llagas bucales no son graves
pero sí producen un dolor molesto hasta que se curan

 

Pronóstico de la enfermedad

No es una dolencia grave. Las aftas suelen curarse al cabo de unos 7 -14 días, de manera que es una herida con un ciclo, que tiene que sanar progresivamente.

Síntomas de un afta bucal

Las aftas bucales normalmente se producen en el interior de los labios y las mejillas. Son pequeñas heridas, de manera que el principal síntoma es dolor, sobre todo cuando el afta está en su punto más “álgido”. En casos extremos pueden producir también fiebre y malestar general.

Pruebas médicas para las aftas bucales

No es necesaria ninguna prueba médica específica para las aftas bucales.

¿Cuáles son las causas de las aftas?

Las aftas bucales normalmente se producen por las siguientes causas:

  • Mecánicas: un mordisco involuntario, una limpieza dental muy agresiva, una restauración dental que roza los tejidos, etc.
  • Infecciones víricas que están producidas por patógenos diferentes al herpes virus.
  • Factores hereditarios.
  • Alteraciones del sistema inmune (alergias alimentarias, por ejemplo).
  • El roce de la dentadura y las automordeduras.
  • Algún producto químico, sustancias muy calientes, medicamentos o la pasta de dientes.
  • Infecciones, o bien tener el sistema inmunitario débil.
  • Estrés emocional.
  • Trastornos y cambios hormonales (cada ciclo menstrual o durante el embarazo).
  • Fumar.
  • Falta de vitaminas y minerales (ácido fólico, hierro o vitamina B12).
  • En muy pocos casos se produce por enfermedad de Behçet.

¿Se puede prevenir?

Hay algunos factores que aumentan la propensión de sufrir aftas bucales, tales como el tabaco o el estrés. Para prevenirlas, además, se recomienda:

  • Llevar a cabo una higiene bucal adecuada.
  • Llevar una dieta equilibrada y variada, rica en frutas y verduras.
  • Comer alimentos ricos en omega 3 y vitamina C.
  • Evitar las comidas muy calientes.

Tratamientos para las aftas

Normalmente las aftas no necesitan tratamiento y desaparecen de manera espontánea. Aun así, algunos colutorios (sin alcohol) o agua con sal pueden ayudar a que se cure, así como la aplicación local con bastoncillos de algodón de una disolución a partes iguales de agua y agua oxigenada. En muy pocas ocasiones se recomendará aplicar tratamientos farmacológicos pero sí puede aplicarse algún tratamiento tópico local.

Como recomendaciones, evitar los alimentos muy calientes o con mucho condimento, así como los cítricos. Por el contrario, sí es bueno realizar enjuagues de agua fría con sal o chupar polos de helado.

¿Qué especialista lo trata?

Quien trata las aftas bucales es el especialista en Odontología y Estomatología.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..