¿Es seguro hacer turismo en Chernóbil?

turismo en chernobyl

La miniserie Chernobyl, coproducida por HBO y Sky,ha batido records de audiencia superando a los titánicos Juego de Tronos y Breaking Bad. La serie narra la historia de la mayor catástrofe nuclear ocurrida, con consecuencias terribles para Ucrania y los países subyacentes. Bajo un brillante trabajo de investigación, el equipo de la serie ha conseguido bordar los hechos, combinando la tragedia de los que se sacrificaron, con los esfuerzos por parte de la URSS de proteger su imagen.

La crudeza de los hechos y la veracidad que transmite la ficción han hecho mella en los espectadores que, tres décadas más tarde, han revivido la angustia que sufrieron los habitantes de Prípiat y los pueblos de alrededor. Esto se ha percibido especialmente en el turismo, que ha aumentado de 8.000 visitantes anuales a 70.000 desde 2015, según las últimas estadísticas.

El aumento del turismo en Chernóbil ha suscitado una pregunta colectiva: ¿cómo de seguro es hacer turismo?

El aumento del turismo ha suscitado una pregunta colectiva: ¿cómo de seguro es hacer turismo en Chernóbil? La radiación no se ve, no se huele, pero los efectos a corto y largo plazo son extremadamente dañinos para la salud y el medio ambiente.

¿Cómo afecta la radiación nuclear a nuestra salud?

El Dr. Manuel Salvador Tarrasón, radiólogo en el centro Imagine Barcelona, explica que, al igual que pasó en Hiroshima y Nagasaki, la población se vio afectada de diferente manera. Por un lado, las personas que estuvieron en contacto directo con la radiación, como por ejemplo los equipos de emergencias, sufrieron un envenenamiento severo por radiación, provocando quemaduras en la piel y enfermedades respiratorias. Por otra parte, aquellos que no tuvieron un contacto tan directo desarrollaron problemas relacionados con la médula ósea, cáncer de tiroides, mutaciones en los genes, problemas de piel y problemas de esterilidad.

Los afectados por la radiación de manera indirecta siguen apareciendo, solamente en 2005 se diagnosticaron más de 6.000 casos de cáncer de tiroides que podrían relacionarse con la ingesta del yodo radiactivo. Además, tras el accidente nuclear incrementó el número de afectados de leucemia y cataratas, especialmente en aquellas personas que realizaron tareas de limpieza en la zona.

El suceso no solo causó enfermedades relacionadas con la salud, sino que también supuso un gran problema social y psicológico en la población.

¿Cómo afecta el nivel de radiación a nuestro cuerpo?

Si nos fijamos en el nivel de la radiación habría que diferenciar entre el efecto estocástico y no estocástico. El primero es aquel cuya probabilidad de que aparezca aumenta con la cantidad de la radiación, aunque la gravedad es la misma (no depende de la dosis), por ejemplo el desarrollo de un cáncer. Por el contrario, el efecto no estocástico es el que no depende del volumen de radiación, es decir, que con poco volumen de radiación también pueden producirse mutaciones genéticas. En este sentido, y extrapolando estos efectos en los fetos y las mujeres embarazadas, el Dr. Manuel Salvador Tarrasón explica que no todos los fetos se vieron afectados de la misma manera. Entre otros factores, esto dependió de la cantidad de radiación y de si esta coincidió con el periodo de mitosis celular, que es cuando las células son mucho más sensibles. Asimismo, entre las semanas 8ª y 12ª suele ser el periodo en el que se crean las malformaciones, ya que es el momento en el que el feto tiene un crecimiento importante. En este periodo también puede afectar más la radiación.

Los visitantes de Chernóbil llevan un dosímetro que les permite conocer la cantidad de radiación a la que se exponen

¿Es seguro visitar Chernóbil en la actualidad?

Aunque en apariencia no es peligroso realizar una visita a Chernóbil, hay que tener en cuenta diversos factores, ya que la radiación va a estar ahí durante cientos de años. Por este motivo es importante seguir las medidas de seguridad que se indican y se recomienda deshacerse de la ropa con la que se ha hecho la visita, por si se ha rozado con algún elemento radiactivo.

Los tours están preparados para visitar las zonas con menos radiación, sin embargo, la contaminación está en el aire. Asimismo, hay sitios que no se pueden visitar por más de cierto tiempo, por ejemplo, en la guardería no se puede estar más de 10 minutos, dado que es una zona con una radiación más alta. En cuanto al reactor principal, está cubierto por una estructura metálica que contiene la radiación, además en todo momento los visitantes llevan consigo un dosímetro que les permite conocer la cantidad de radiación a la que se están exponiendo. Antes de salir de la zona, todos los visitantes pasan por unos umbrales que detectan si están contaminados.

¿Podría volver a ocurrir un accidente nuclear?

Los reactores nucleares son difíciles y controlarlos es una tarea muy técnica que precisa de ingenieros y personal con experiencia para ello. Además, necesitan mantenimiento y atención constante, ya que pueden desencadenar una catástrofe, bien sea por un error humano o por un desastre natural, Fukushima ilustraría perfectamente este último. En 2011, debido a un terremoto y posterior tsunami, la planta nuclear de Fukushima se vio comprometida, poniendo en riesgo la seguridad de miles de personas. Esto también se puede achacar al cambio climático, que poco a poco va ganando terreno, por lo que otro accidente nuclear por una catástrofe natural no sería descartable.

Asimismo, tenemos que pensar que los reactores nucleares, al igual que cualquier dispositivo, tienen una vida útil que poco a poco va llegando a su fin. Revisarlos constantemente es esencial para mantener la seguridad de la población. No obstante, algo hemos aprendido ya que a raíz del desastre de Fukushima se están llevando controles mucho más rigurosos y exigentes y se han multiplicado los sistemas de seguridad.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of