¿Qué es la hernia de hiato?

Escrito por: Dr. Carlos Hoyuela Alonso
Publicado:
Editado por: Patricia Pujante Crespo

El hiato esofágico es un orificio natural del diafragma, que es el principal músculo de la respiración y que además separa la cavidad torácica del abdomen. El esófago atraviesa ese orificio para alcanzar el abdomen. Cuando el hiato se ensancha o se debilita, parte del contenido abdominal, habitualmente el estómago, puede pasar hacia el tórax, lo que se conoce como hernia de hiato.

 

Esta patología puede aparecer a cualquier edad, aunque es más frecuente a partir de los 50 años. Diversos factores pueden contribuir a la aparición de una hernia de hiato, en especial todos aquellos que incrementan la presión abdominal, como la obesidad, los esfuerzos físicos, la tos crónica o el embarazo.

Chica tocándose la barriga como si tuviera dolor - hernia de hiato by Top Doctors
El reflujo gastroesofágico suele ser el síntoma principal de la hernia de hiato

 

 

Síntomas de una hernia de hiato

Una pequeña hernia de hiato no suele causar problemas y no necesita tratamiento. Muchos de los pacientes que sufren de hernia de hiato ni siquiera saben que tienen esta patología. En ocasiones esto se descubre al realizar algún control a causa de otra enfermedad.

 

Si aparecen síntomas suelen ser debidos a la aparición de reflujo ácido que va ascendiendo desde el estómago hacia el esófago y la boca. Esto provoca ardor, quemazón, dolor abdominal, regurgitaciones o tos repetitiva. Los síntomas pueden empeorar al estar acostado, además de que el dolor puede llegar a ser intenso y molesto.

 

En ocasiones, la hernia también puede provocar intolerancia a la alimentación, vómitos y/o dolor intenso de estómago. Además, en la peor de las situaciones, puede estrangularse. Otros síntomas incluyen vómitos con sangre o heces oscuras, lo que puede traducirse como una hemorragia gastrointestinal. En el caso de presentar estos síntomas, es importante consultar a un especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo.

 

 

Dieta para la hernia de hiato

Existen alimentos que pueden empeorar los síntomas de reflujo y de la hernia de hiato. Evite los alimentos fritos y grasos, el exceso de chocolate, el café y las frutas y bebidas ácidas. También es importante evitar el consumo de alcohol y el tabaco.

 

Evitar comidas copiosas fraccionando los alimentos en 5 comidas al día es beneficioso. Con esto se reduce la cantidad de alimento en cada comida.

 

Perder peso, para las personas con sobrepeso, y acostarse pasadas dos o tres horas desde la última comida suele ayudar a que los alimentos se hayan digerido.

 

Elevar la cabecera de la cama contribuye a evitar que ascienda el reflujo por el esófago.

 

 

Complicaciones en una hernia de hiato

Si la hernia de hiato no se trata correctamente, puede aparecer esofagitis secundaria a un reflujo crónico mal controlado o mal tratado. También se pueden formar pequeñas ulceraciones y hemorragias en la porción distal del esófago.

 

Además, a largo plazo se pueden desarrollar otras patologías, como por ejemplo el esófago de Barrett, un cáncer de esófago, o si las hernias son de gran tamaño, pueden estrangularse, lo que requiere una intervención urgente.

 

¿Cuál es el tratamiento de la hernia de hiato?

Los pacientes con hernias paraesofágicas tienen que operarse por el riesgo de estrangulación. También es recomendable operar a pacientes con complicaciones secundarias al reflujo, como la esofagitis ulcerada.

 

En los casos en los que el reflujo sintomático no suponga un problema mayor para el paciente, el tratamiento es conservador y se basa en seguir una buena dieta y en la toma de fármacos antisecretores. Al menos que el paciente busque una solución definitiva para evitar problemas futuros.

 

Durante la intervención, el estómago se vuelve a colocar en el abdomen y el reflujo gastroesofágico se corrige mediante un nuevo mecanismo valvular en la parte inferior del esófago, tomando parte del propio estómago (fundus).

 

Postoperatorio de la hernia de hiato

Este tipo de intervenciones se realizan mediante laparoscopia o cirugía mínimamente invasiva. Esto facilita que el paciente sea dado de alta entre 24 y 48 horas después de la operación.

 

Para la intervención, se realizan pequeñas incisiones de 5-10 mm, lo que reduce el dolor postoperatorio, riesgo de infección y las cicatrices.

Por Dr. Carlos Hoyuela Alonso
Cirugía general

El Dr. Hoyuela Alonso es un destacado especialista en Cirugía General y Digestiva con una amplia experiencia en técnicas de Cirugía Mínimamente Invasiva Compleja.

A lo largo de su brillante carrera el Dr. Hoyuela Alonso ha realizado más de 2000 intervenciones quirúrgicas por laparoscopia. Actualmente combina su actividad asistencial en el Instituto Quirúrgico Lacy con la docencia, siendo así profesor en la Universidad Autónoma de Barcelona. Además, forma parte de las asociaciones médicas más importantes de su especialidad.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..