Otoplastia en los más pequeños

Escrito por: Dra. Nélida Grande
Publicado: | Actualizado: 10/11/2018
Editado por: Top Doctors®

“Papá, en el colegio se han burlado de mí y lo he pasado muy mal. Se han reído de mis orejas...” Por desgracia, esta puede ser una conversación entre un niño y sus padres. La burla por defectos físicos entre los pequeños es un mecanismo de crueldad muy típico. Un niño se puede sentir excluido por un defecto visible en sus orejas. A veces, unas palabras de consuelo o ánimo bastan para que nuestros hijos puedan reanudar sus quehaceres de forma normal. Pero, en ocasiones, las palabras no son suficientes. Por suerte, existen soluciones estéticas para poder superar los complejos, -en este caso la otoplastia-, que pueden hacer que un niño se sienta mejor y más seguro.

La otoplastia o cirugía orejas es una operación que sirve para corregir las llamadas orejas de soplillo o en asa, entre otras problemáticas como las orejas muy separadas del cráneo -también muy frecuentes-. Esta técnica se puede practicar en adultos y niños. La edad recomendada a nivel pediátrico para los niños se sitúa en la horquilla de los cuatro (cuando las orejas se han desarrollado casi completamente) hasta los 14 años. Las anomalías más comunes son las citadas orejas en asa o las separadas de la cabeza en un ángulo mayor que el habitual. No obstante, existen otras como tener el lóbulo demasiado grande, el pliegue superior redondeado casi inexistente, o, por el contrario, más puntiagudo -las llamadas orejas de elfo o duende-. Asimismo, puede haber una asimetría entre ambas orejas, en posición o tamaño. En todos estos casos, la otoplastia sería una buena opción para remodelar quirúrgicamente las orejas de pequeños y mayores. En la mayoría de intervenciones, la cicatriz quedará oculta, por lo que no dejará secuelas visibles.

 Un niño se puede sentir excluido por un defecto visible en sus orejas
 

El preoperatorio

En la primera visita, el cirujano plástico hará una valoración de la disfunción estética del paciente. Después determinará qué técnica es la más idónea para cada caso. Debe, además, explicar al paciente -en el caso de niños a sus padres o tutores legales- todos los detalles del preoperatorio, postoperatorio, y qué precauciones hay que tener para evitar cualquier tipo de complicación. También ha de informar al paciente de los tiempos quirúrgicos y de recuperación. En la fase preoperatoria, el cirujano plástico realizará un historial médico del paciente y sus hábitos, anotando si está tomando medicación. Antes de la intervención, si es necesario se le administrará una medicación pediátrica preanestésica para evitar las reacciones de miedo o ansiedad ante el quirófano. Cuando se trata de niños pequeños, los padres deben explicarles con sencillez y naturalidad que el médico le va a ayudar a sentirse mejor arreglando su problema.

 

La intervención y el postoperatorio

Se trata de una cirugía que puede durar aproximadamente entre dos y tres horas. Dependiendo del tipo de anestesia, el paciente será dado de alta en el mismo día. Cuando hablamos de cirugías pediátricas, generalmente se recomienda la anestesia general. En dichos casos sería necesaria una noche de ingreso hospitalario. Tras la operación, los pacientes llevarán un vendaje que les cubrirá las orejas, para proteger el oído y favorecer la correcta cicatrización de la zona tratada. El cirujano plástico dará las indicaciones pertinentes sobre cómo limpiar la zona y cómo quitar y poner los vendajes. Se recomienda dormir con la cabeza elevada durante los primeros días. Aunque depende de cada niño, en general los pequeños de la casa podrán volver a la escuela tras aproximadamente una semana. El requisito es que conserven la banda elástica colocada tras la operación. El resultado definitivo puede tardar unos tres meses en hacerse totalmente evidente. Pero, en definitiva, la cirugía de las orejas garantiza resultados permanentes y, salvo en casos muy excepcionales, no tiene complicaciones postoperatorias.

Por Dra. Nélida Grande
Cirugía plástica, estética y reparadora

La Dra. Nélida Grande es una reputada especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparado. La doctora cuenta con más de 25 años de experiencia, a lo largo de los cuales se ha especializado en la cirugía de mamas. Actualmente es la Directora de la Clínica Nélida Grande, con sedes en Paseo de Gracia de Barcelona y en Sabadell. También desarrolla su actividad en la Clínica Diagonal de Barcelona. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes