Malabsorción de la fructosa

Escrito por: Anabel Fernández Serrano
Publicado: | Actualizado: 18/11/2018
Editado por: Top Doctors®

La fructosa es un azúcar simple que se encuentra en las frutas y que se ingiere en forma de sacarosa. La fructosa es absorbida por las células intestinales. En el momento que se da un proceso en la metabolización es cuando aparece la intolerancia a la fructosa.

A diferencia de la intolerancia hereditaria de la fructosa, en el caso de la malabsorción de la fructosa, las células intestinales no son capaces de absorber de manera total o parcial la fructosa. Como resultado aparecen una serie de síntomas gastrointestinales, los más frecuentes son diarreas, dolor abdominal y nauseas. En función del nivel de gravedad de estos síntomas el tratamiento dietético será diferente.

 

Restricciones alimentarias

Los pacientes que padecen malabsorción deben serguir una estricta dieta basada en la restricción de la fructosa y, de nuevo, el grado de restricción variará en función de si la malabsorción es parcial o total. 

En el caso de que la intolerancia sea total la dieta deberá ser muy limitada. De hecho el paciente no podrá ingerir ningún alimento que contenga fructosa o sacarosa. La dieta más adecuada sería a la de una persona que sufre Intolerancia Hereditaria a la fructosa.

En cambio, en el caso de que la intolerancia sea parcial, que es lo más frecuente, la persona podrá consumir determinados alimentos, que por su bajo contenido en fructosa, no son perjudiciales para su organismo. De la misma manera, también se autoriza a consumir de forma moderada ciertos alimentos con un elevado contenido en fructosa.

 

Suplementos vitamínicos

En cualquiera de los dos casos, la alimentación recomendada tiene un lado negativo, y es la deficiencia en Vitamina C. Para contrarestarlo, se recomienda tomar suplementos de este nutriente. Lo mismo ocurre en el caso del Ácido Fólico, ya que aumenta la actividad de las enzimas glicolíticas, y entre ellas, la fructosa-1-fosfato-aldolasa, lo que permitirá poder consumir una ligera cantidad extra de fructosa sin padecer las consecuencias que antes se comentaban.

 Anabel Fernández Serrano

Por Anabel Fernández Serrano
Nutrición y Dietética

Experta en nutrición contra la obesidad y para pacientes con intolerancias alimentarias. Es coautor de dos libros sobre la dieta inteligente y recibió un premio extraordinario por su grado en ciencia y tecnología de los alimentos por la Universidad de Barcelona.