Lotería y juegos de azar ¿por qué nos atraen?

Escrito por: Marisol Rodríguez Gutiérrez
Publicado:
Editado por: Patricia Fernández Ramos

El hecho de que nos atraiga jugar a la lotería puede explicarse desde una doble perspectiva: antropológica y psicológica.

 

Si queremos comprender el comportamiento de jugar a la lotería desde el punto de vista psicológico, la investigación de Kevin Bennett (Psychology Today, 2016) puede ayudar a entenderlo, ya que explica claramente cuáles son los 6 sesgos cognitivos que nos hacen seguir jugando:

  1. Optimismo poco realista respecto a las probabilidades de que nos toque o no un número de la lotería. Las cifras son tan desproporcionadas que nuestro cerebro es incapaz de comprenderlo.
  2. El marketing y la publicidad habla, durante las fechas navideñas especialmente, de los que han ganado, de su felicidad y de cómo han cumplido un sueño que les ayuda a su economía familiar (pagar la hipoteca, hacer un viaje, ayudar a la familia). Nos identificamos con los ganadores, que son personas como nosotros: “si a ellos les ha tocado ¿por qué no a mí?”

    Cabe resaltar la campaña publicitaria de la Lotería de Navidad que en los últimos años realiza anuncios televisivos contando historias con las cuales nos podemos identificar fácilmente y que apelan a la solidaridad, al compartir, a la familia, al amor y a la felicidad; en definitiva, a la magia de la vida.
  3. La falacia del jugador o que en el azar los eventos pasados, acertar o no, no influye en las probabilidades futuras de que nos toque o no, ya que las probabilidades siguen siendo las mismas.
  4. La ilusión de control, o pensar que si uno mismo elije el número tendrá más probabilidades de ganar. Es aquí donde entra la superstición de los números favoritos y/o mágicos o bien el contrario, números gafes. Y el “error por poco”, por el cual si tenemos un número cercano al premiado tendemos a creer que la próxima vez tendremos más posibilidades de ganar.
  5. Trampa social según el cual, si llevamos tiempo jugando y apostando al mismo número no dejaremos de jugar ahora ni a cambiar de número, por miedo a que justo entonces sí que toque.
  6. Inversión fácil de justificar ya que pensar que podemos cambiar nuestro futuro con una inversión muy baja, el coste de un número de lotería es razón suficiente para jugar.
Gordo de la lotería de Navidad | Top Doctors
Uno de los pensamientos recurrentes ante el sorteo de la Lotería es:
"si le toca el premio a otras personas, ¿por qué no me iba a tocar a mí?"

 

La cultura de la superstición hasta la actualidad

La explicación antropológica de la lotería parte del hecho que el ser humano juega básicamente por dos motivos: para divertirse y para demostrar su superioridad ante el azar. Es aquí cuando entra en funcionamiento el deseo de influir en el devenir de los acontecimientos a través de la superstición como una forma de poder ejercer ese control.

 

El ser humano es supersticioso desde las civilizaciones más antiguas, ya que a través de la superstición se quería controlar las fuerzas sobrenaturales y encontrar respuestas a aquellas cuestiones que la razón y la lógica no podían llegar a explicar. La superstición se convierte así, en una forma alternativa de pensamiento, el pensamiento mágico, gracias al cual conseguimos ordenar y controlar ciertos aspectos de la vida.

 

Si bien es cierto, que asociamos normalmente la superstición a culturas más arraigadas a lo religioso y tradicional, es evidente que las ideas y los comportamientos supersticiosos conviven en la actual era tecnológica y científica. Y ello es porque, aunque la inteligencia y la curiosidad humana han permitido el desarrollo del pensamiento científico, siguen existiendo situaciones que escapan de nuestro control e incluso de nuestro entendimiento.

Lotería de Navidad y supersticiones | Top Doctors
La lotería de Navidad del 22 de diciembre es la más vendida de todo el año en España, debido a la tradición
(Puerta del Sol, Madrid, 03/12/2014)

 

Fernando Savater reflexiona que, si bien nuestra sociedad es muy técnica, “nosotros no sabemos por qué funcionan los sofisticados instrumentos que manejamos, lo hacemos como lo harían los salvajes y eso no proporciona verdadero conocimiento. Seguimos sin saber, por eso creemos; en el amuleto y en el smartphone por igual, no tenemos ni idea de cómo funcionan ninguno de los dos". Aquello que no controlamos nos provoca inseguridad por lo que necesitamos seguir creyendo que, de una forma o de otra, somos capaces de protegernos y enfrentarnos a nuestros miedos, así como somos capaces de atraer la fortuna. La proliferación de astrólogos y videntes, así como el uso de amuletos lo corrobora: "Somos aún el mono listo con miedo a lo que no se explica" (Manuel Toharia).

 

Cada cultura tiene sus propias supersticiones que se transmiten de generación en generación. Curiosamente, aunque no nos consideremos supersticiosos, podemos observar que realizamos actos, a diario, basados en la superstición sin saber muy bien por qué, pero “si acaso” para ahuyentar la mala suerte: cruzar los dedos, tocar madera, no derramar sal, no abrir un paraguas en casa, no pasar por debajo de una escalera, evitar el número 13, levantarse con el pie derecho, no romper un espejo, etc.

 

 

Supersticiones para elegir número en la lotería

La superstición en la lotería de Navidad se refleja especialmente a la hora de elegir el número: el jugador quiere crear una conexión especial con el número por lo que escoge una fecha importante, la matrícula de un coche, una fecha de nacimiento, etc.; escoge el número que ve más bonito o más raro, y si el lotero le ofrece un número se resiste a no cogerlo.

 

Hay personas que desean que el lotero le dé el número boca abajo y con la mano derecha; otros adquieren el número en una administración que ha repartido muchos premios; y/o utiliza amuletos: lleva una moneda de oro, un alfiler en la chaqueta durante los días claves, se guarda una llave de hierro y antigua en el bolso para atraer a la buena suerte durante el momento del sorteo, cree en la suerte que puede traerle una rama de perejil, una vela amarilla, monedas, un color… sólo hay que ver la cantidad de amuletos que acompañan a los asistentes al sorteo.

Décimo lotería Navidad | Top Doctors
Elegir es número de la lotería se convierte en un ritual lleno de supersticiones, con el fin de atraer la buena suerte
 

 

¿Por qué compramos tanta lotería de Navidad?

La mayoría de las personas que compran la Lotería lo hacen por ilusión y tradición. Desde el primer sorteo, el 18 de diciembre de 1812 en Cádiz, se ha ido tejiendo esta tradición navideña. Este sorteo va asociado a la Navidad y se ha convertido en una costumbre más de este periodo, como comer turrones y polvorones, la comida o la cena de empresa, los adornos navideños y los regalos.

 

Bien es cierto que un número elevado de personas juega por compromiso; es difícil decir “no” al décimo del trabajo, al número compartido con la familia, a la participación que ofrecen en el bar y/o en la tienda del barrio. Existe aquí un factor de “envidia preventiva” por el cual se juega, no vaya a ser que toque y luego nos arrepintamos, así como el jugar como una forma de socialización: de pertenencia y de comparación social ya que “lo hacen todos”.

 

No debemos olvidar muchas personas consideran la lotería una diversión más que una inversión, que les permite fantasear con la idea de ganar el premio y lo ven incluso como una oportunidad de poder compensar la tensión que generan las desigualdades sociales.

 

También destacaría dos elementos importantes que entran en juego en la lotería de Navidad: el compartir y la solidaridad. Es muy típico en nuestro país compartir los décimos con amigos y familia, así como comprar décimos en tiendas y asociaciones con el fin de ayudarles a recaudar fondos para proyectos. De esta forma, a la vez que apelamos a la fortuna compartimos la ilusión y ayudamos a quienes lo necesitan.

 

 

Perfiles psicológicos del jugador de lotería

Los compradores de lotería pertenecen a diferentes niveles culturales, ya que las personas con más dificultades económicas pueden ver en este sorteo un golpe de suerte que les libere de la presión económica que padecen; la lotería deshace las diferencias sociales: tanto ricos como pobres compran esperanza y juegan en un terreno neutral en el que todos tienen las mismas posibilidades de ganar.

Se pueden identificar diferentes perfiles psicológicos de jugadores en el azar:

  • El explorador, que se siente atraído por juegos que implican ganar grandes cantidades de dinero, apostando a números al azar y a combinación de números.
  • El competitivo, que quiere demostrar a través del juego que él sólo juega para ganar.
  • El aventurero, que no tiene límites para jugar y no teme apostar.
  • El estratega, para el cual el azar y jugar de forma aleatoria no entra en sus planes, así que posiblemente intente buscar estrategias y combinaciones numéricas a la hora de apostar por un número.
  • El amigo, que utiliza el décimo de lotería como una forma de compartir con otros amigos y familiares.
  • El supersticioso, que jugará a los mismos números, utilizará amuletos, comprará el décimo en un día particular, etc.

Por Marisol Rodríguez Gutiérrez
Psicología

La señora Rodríguez es una reputada psicóloga, especializada en Psicología Clínica. Cuenta con una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad, habiendo cursado un Máster en Terapia Breve Estratégica. Lleva más de 30 años ejerciendo la profesión y es experta en numerosos tratamientos, de entre los cuales destaca el tratamiento para fobias y ansiedad generalizada con Realidad Virtual (RV). Actualmente presta sus servicios en la Clínica ÊIDOS y también, desde 1998, coordina el Área de Psicología en un Centro Educativo Privado-Concertado. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.