Falta de concentración, ¿qué puede provocarla?

Escrito por: Dr. Antoni Gual Solé
Publicado:
Editado por: Patricia Pujante Crespo

La falta de concentración es un concepto común que no se corresponde con una terminología médica concreta. No obstante, en el contexto médico se le conoce como dificultades atencionales o problemas para fijar la atención. Los síntomas suponen la aparición de obstáculos a la hora de centrarse en una tarea concreta. Estudios, trabajo o el día a día pueden verse afectados por estas dificultades.

 

Si bien la falta de concentración en momentos puntuales está dentro de la normalidad, la aparición de episodios más duraderos puede estar relacionada con el trastorno por déficit de atención o hiperactividad, entre otros.

Chica con las manos en la cabeza, en actitud de estrés y falta de  concentración - by Top Doctors
La depresión, los trastornos psicóticos o el consumo de drogas son algunos de los factores
que pueden influir en la falta de concentración

 

¿Por qué puede producirse la falta de concentración?

La falta de concentración puede deberse a múltiples causas que deben ser examinadas por expertos médicos en Psiquiatría y Psicología que lleguen a la raíz del problema. Entre otras, las causas pueden incluir:

  • Depresión o angustia. Entre los síntomas típicos de la depresión está la falta de concentración, que puede estar relacionada con la pérdida de interés y el insomnio, también característicos de este trastorno. La persona con depresión centra su atención en su malestar, olvidándose del trabajo y obligaciones. Todo ello puede afectar negativamente a su vida personal y social.
  • Trastornos psicóticos y neurosis. Tanto las obsesiones como las psicosis pueden presentar diferentes síntomas, entre los que está la imposibilidad para concentrarse. La neurosis, por un lado, provocará que la persona fije su atención en una idea, por lo que mostrará falta de concentración en otros asuntos. De igual manera, entre los síntomas de la psicopatía está una pérdida total de contacto con la realidad, lo que impide que la persona se concentre en asuntos como trabajo o estudios.
  • Consumo de drogas. La falta de concentración puede constituir uno de los muchos efectos secundarios de las drogas. Esto ocurre, sobre todo, en las drogas depresoras, como el alcohol o los tranquilizantes, que pueden provocar dificultades atencionales por sus efectos sobre el sistema nervioso central. También pueden aparecer problemas de atención por el consumo de cocaína, entre cuyos efectos secundarios se incluye un fuerte deseo de consumo o craving, que el usuario prioriza por encima de todo, y que le lleva a olvidar sus compromisos y atención a otros asuntos.

 

¿Cómo puede evitarse la falta de concentración?

Para evitar la falta de concentración será necesario detectar la causa, en primer lugar. Así, en función de lo que la motiva, es posible tomar diferentes medidas para eliminarla.

 

Puede ser necesaria la psicoterapia a través de profesionales médicos, que darán las herramientas al paciente para lograr concentrarse y eliminar sus distracciones.

 

En caso de que la falta de concentración esté motivada por un consumo o dependencia de drogas, se recomendará un tratamiento para las adicciones, lo que ayudará al paciente a recuperar la normalidad en su vida y superar este tipo de dificultades. La Organización Mundial de la Salud destaca que el éxito en un tratamiento para superar la adicción a sustancias pasa por una terapia a nivel físico y mental.

Por Dr. Antoni Gual Solé
Psiquiatría

El Dr. Gual es un prestigioso especialista en Psiquiatría. Cuenta con más de 30 años de experiencia en la profesión, siendo gran experto en el tratamiento del alcoholismo y otras adicciones, así como en estimulación magnética transcraneal, drogodependencia, síndrome de abstinencia y terapia de grupo.

A lo largo de su trayectoria ha desarrollado una importante labor investigadora a nivel nacional e internacional. Es introductor de las técnicas de entrevista motivacional en España, que constituyen la forma más eficaz de tratar las adicciones. También es el investigador principal en la mayoría de ensayos clínicos de nuevos fármacos para el alcoholismo. Por otra pare, ha coordinado múltiples proyectos de investigación de la Unión Europea sobre el impacto de las adicciones en la salud pública y ha publicado más de 200 artículos científicos en revistas internacionales indexadas. Sus investigaciones le han llevado a ocupar diversos cargos en sociedades científicas. Actualmente es presidente de EUFAS (European Federation of Addiction Scieties), vicepresidente de INEBRIA  (International Network on Brief Interventions for Alcohol), Presidente de GETEM (Grupo Español de Trabajo en Entrevista Motivacional) y ex-presidente de Socidrogalcohol (Sociedad Cientifica Española para el Estudio de las Adicciones).

Es co-director del Centro Bonanova de Psiquiatría y Psicología y es jefe de la Unidad de Conductas Adictivas del Hospital Clínic de Barcelona. También es investigador del IDIBAPS (Institut d'Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer), profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona y miembro de la red de trastornos adictivos del Instituto Carlos III.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..