Dudas sobre la reconstrucción mamaria

Escrito por: Dr. Antonio Bazán Álvarez
Publicado: | Actualizado: 23/04/2018
Editado por: Top Doctors®

Reconstrucción mamaria procedimiento tras el cáncer de mamaEn España entre el 10 y el 20% de las mujeres que han sufrido cáncer de mama deciden reconstruir su pecho. Este bajo índice se debe a distintos motivos, principalmente por la falta de información acerca de las distintas posibilidades reconstructivas y del abordaje a nivel global que ofrece la cirugía plástica sobre la patología mamaria.

 

Dudas sobre la reconstrucción mamaria

Cuando una mujer se enfrenta a la posibilidad de reconstrucción mamaria es habitual que le surjan muchas dudas al respecto. Aun hoy en día existe la falsa creencia de que este proceso debe realizarse pasados unos años después de la mastectomía y tras haber finalizado la radioterapia y/o quimioterapia. Otras pacientes tienen dudas sobre si la cirugía pudiera complicar o ser nocivo para el tratamiento oncológico o que dificulte el seguimiento postratamiento. En ocasiones el conflicto reside en que ciertas pacientes no llegan a plantearse la idea de reconstruirse la mama, otras creen que son demasiado mayores o, incluso, no ven este tipo de intervención como una parte más del tratamiento integral del cáncer de mama. Por ello, es importante contactar con un especialista en Cirugía Plástica para resolver cualquier duda que se tenga al respecto.

 

Técnicas de reconstrucción

Actualmente, existen dos grandes grupos de técnicas: las que consisten en la aplicación de implantes y/o expansores y las que emplean tejidos del propio cuerpo, los denominados “colgajos”.

En la primera opción, el volumen de la nueva mama y su forma se obtienen gracias a la implantación de una prótesis mamaria, de las cuales, hoy en día, existe una amplia gama. A menudo, tras la mastectomía no queda piel suficiente como para dar la cobertura necesaria al implante, por lo que se requiere “ganar” piel en la zona mediante un dispositivo similar a las prótesis, pero que es hinchable y expandible, el expansor. Éste se aplica en la zona donde estaría la mama y va siendo inflado periódicamente en las semanas posteriores a la operación hasta lograr un volumen suficiente como para tener la piel necesaria. En una segunda intervención, recambia el expansor provisional por una prótesis mamaria definitiva, generalmente de gel de silicona.

Por otra parte, los colgajos son transferencias de tejidos con vascularización propia entre una zona donante del cuerpo y otra receptora, en este caso la mama. Aunque es posible realizar este intercambio desde distintas zonas del cuerpo, las más populares y eficaces son la zona de la espalda (colgajo de dorsal ancho) y la del abdomen (colgajos tipo TRAM o DIEP, en función de si son pediculados o microquirúrgicos). Otras zonas son el glúteo o la cara interna del muslo. Estos métodos, aunque otorgan una mayor naturalidad en el resultado final, comportan una mayor complejidad, en especial las que requieren microcirugía, y mayor agresividad, al tener que tomar un tejido de una zona donante sana, con la consiguiente cicatriz, etc., pero, en principio, evitan la utilización de prótesis y, como no precisan expansión para ganar la piel previamente, sólo requieren una cirugía.

Aunque la expansión es un proceso más largo en el tiempo (dos cirugías y un periodo de extensión) conceptualmente son cirugías más simples, menos agresivas que los colgajos, por lo que siguen siendo la mejor opción en muchos casos.

 

Cómo elegir la mejor opción

La recomendación de la técnica más adecuada para cada caso es competencia del Cirujano Plástico, puesto que es el especialista que dispone de todas las herramientas o técnicas reconstructivas (prótesis, expansores, colgajos o incluso microcirugía). Además, no sólo se trata de recrear una mama, sino, fundamentalmente, de buscar una armonía global en el cuerpo, en el tórax, por lo que a menudo recomendamos actuaciones complementarias en la mama sana, para reducirla, elevarla si está muy descendida o, incluso, aumentarla si está hipoplásica o “vacía”. Todo ello con el objetivo de obtener unas mamas simétricas. No se trata tanto de que sean mamas grandes o pequeñas, reconstruidas con una técnica u otra, sino de que sean dos mamas lo más parecidas y simétricas posibles.

Aunque la última decisión en la elección de la técnica idónea recae en el cirujano plástico, ésta debe ser apoyada en consenso y por el equipo multidisciplinar que forme parte del tratamiento. Además de aplicarla a las particularidades de cada caso y adaptarla a las inquietudes y aspiraciones reconstructivas de cada paciente. Aquí de nuevo se pone de manifiesto la importancia de una información previa a las pacientes sobre las distintas opciones a elegir.

 

Operación de pecho en hombres

El cáncer de mama en el hombre representa aproximadamente un 1% del total, así que no es tan frecuente, pero existe. El planteamiento base es similar: cirugía de resección y, en función del caso, plantear el tratamiento complementario con radio y/o quimioterapia. La diferencia fundamental estriba en que no hay que reconstruir la mama: más bien, lo que hemos de hacer es intentar recrear la normalidad de un tórax masculino, a pesar de la pérdida de tejidos blandos. Es más una reconstrucción del defecto torácico (de la piel, partes blandas) para compensar las asimetrías y restaurar una forma torácica normal que intentar recrear una estructura tan compleja, anatómica y estéticamente, como es la mama femenina.

Por Dr. Antonio Bazán Álvarez
Cirugía plástica, estética y reparadora

Reputado especialista en Cirugía plástica, estética y reparadora, el Dr. Bazán Álvarez es Licenciado y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra. Durante más de 13 años ha sido cirujano plástico de la Clínica Universidad de Navarra. Actualmente es Jefe de Servicio de Cirugía Plástica en el Complejo Hospitalario de Navarra, del Servicio de Navarro de Salud - Osasunbidea. Además de su experiencia en la vertiente reconstructiva de la especialidad, desarrollada principalmente en el los grandes hospitales de referencia, como la Clínica Universidad de Navarra y el Complejo Hospitalario de Navarra, con gran carga oncológica y traumática, compagina su trabajo con la actividad en la faceta estética de la especialidad ya en el ámbito privado, tanto en La Rioja como en Navarra.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.