Diástasis abdominal tras ser mamá, ¿cómo recuperar la firmeza del vientre?

Escrito por: Dr. Ramón Vila-Rovira
Publicado:
Editado por: Patricia Pujante Crespo

La diástasis abdominal se produce cuando los músculos del abdomen se separan, de manera que el vientre se abulta y se aprecia sin firmeza. Es algo que ocurre frecuentemente en mujeres que han sido madres recientemente.

 

Primer plano de una tripa de una mujer embarazada de pocos meses - diástasis abdominal - abdominoplastia - by Top Doctors
La mayoría de mujeres sufrirá diástasis abdominal
durante el embarazo o en el postparto

 

Diástasis abdominal, un problema común durante el embarazo

La diástasis abdominal se produce cuando los músculos rectos del abdomen se separan. Las causas pueden ser diferentes: aumento de peso, sedentarismo o mala higiene postural, e incluso cambios hormonales o efectos de alguna cirugía. Sin embargo, uno de los motivos principales es el embarazo.

 

Y es que durante la gestación el cuerpo se prepara para dar espacio al bebé, y se produce una separación de los músculos rectos que se ubican a los lados del abdomen. Cuando están perfectamente tonificados estos músculos forman lo que se conoce comúnmente como “six pack” o “tableta de chocolate”. Durante el embarazo dichos músculos se expanden y los órganos se recolocan, ya que el bebé necesita su espacio según va creciendo. Todo esto puede producir que los tejidos conectivos o fascia, que es la membrana que une los músculos del abdomen, pueda dañarse.

 

La fascia es como una goma elástica: si se estira en exceso puede llegar al límite de tensión, y cede. De ahí que la diástasis abdominal sea una lesión de la fascia, y no del músculo en sí. Esto produce que muchas mujeres, después del parto, sigan teniendo barriga, como si aún estuvieran embarazadas de cuatro meses. El vientre de la mujer se ve flácido y descolgado, además de abultado, algo que sucede porque la pared abdominal ha perdido su capacidad de contención.

 

¿Hay pacientes más propensos a sufrir diástasis abdominal?

Aunque es difícil calcular la prevalencia de la diástasis abdominal, se estima que afecta entre el 27 y el 100% de mujeres en el segundo y tercer trimestre de embarazo, y entre un 30 y un 68% de mujeres en el posparto.

 

Pero es importante destacar que también puede afectar a mujeres que no han sido madres (siendo un 35%, según varios estudios), y también a hombres.

 

Sea cual sea la causa de la lesión, es importante conocerla y tratarla, ya que tiene solución y pueden evitarse problemas posteriores.

 

¿Qué consecuencias conlleva una diástasis abdominal para la salud?

La diástasis abdominal no solamente supone un problema estético. Los músculos rectos que tenemos en el abdomen tienen una utilidad: la pared abdominal (o core), formada también por oblicuos y transverso, es el núcleo central de nuestro movimiento. Su función es que el cuerpo se mantenga erguido y estable. Asimismo, permiten que tengamos una base para poder mover los brazos y las piernas, flexionar el tronco y, además, intervienen en la respiración.

 

Si se dañan los músculos rectos aparecerá el abdomen abultado pero también se producirá:

 

Es importante que la diástasis abdominal se valore y diagnostique por parte del especialista, que a veces empleará una ecografía abdominal, y se trate a tiempo.

 

¿Cómo poner solución a la diástasis abdominal?

La diástasis abdominal no es algo “normal” y los pacientes no deben conformarse con ello. Puede y debe tratarse.

 

Los especialistas en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora deben valorar en qué situación se encuentra la musculatura y el resto de tejidos del abdomen y establecer una solución según el tipo de diástasis (funcional o anatómica).

 

Algunas soluciones a la diástasis abdominal son:

  • Fisioterapia, donde el objetivo es recuperar el tono de los músculos abdominales. Los hipopresivos y otras técnicas para fortalecer el core pueden ayudar en algunos casos, siempre recomendados por un experto en la materia.
  • Cirugía, donde puede corregirse la diástasis abdominal con una abdominoplastia. La intervención consiste en la plicatura o sutura de los músculos rectos. De esta manera se vuelven a unir, recuperando la pared abdominal su firmeza y apreciándose de nuevo la cintura.

Por Dr. Ramón Vila-Rovira
Cirugía plástica, estética y reparadora

El Dr. Vila-Rovira es un prestigioso especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Cuenta con más de 40 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, es experto en blefaroplastia, liposucción, abdominoplastia, aumento de mamas, mastopexia y rinoplastia, entre otros procedimientos y técnicas, con el objetivo de proporcionar al paciente una vida equilibrada en lo estético y en la salud plena, ya que la apariencia puede ser el aliciente que muchas personas necesitan para mejorar por dentro. 

A lo largo de su trayectoria el Dr. Vila-Rovira ha combinado su labor asistencial con la docencia y con una importante actividad investigadora y divulgativa. En este sentido, es autor de más de 200 artículos publicados en revistas científicas y de divulgación, y autor de diversos libros. Ha dado conferencias por todo el mundo y, de 1980 a 2018, ha organizado más de 50 eventos científicos, cursos, congresos y simposios, nacionales e internacionales, sobre Cirugía Plástica y Estética. En la actualidad, el Dr. Vila-Rovira dirige su propio Institut en el Centro Médico Teknon, así como las clínicas de trasplante de pelo Vila-Rovira.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..