COVID-19 y psicooncología: consejos para ser más positivos

Escrito por: Olga Albaladejo Juárez
Publicado:
Editado por: Nicole Márquez

 

¿Es normal que una paciente de oncología tenga miedo de salir a la calle?

Sí, es frecuente, y además es un miedo generalizado en la población e incrementado en todas aquellas personas que son especialmente vulnerables al desarrollo de síntomas graves en caso de contagio. En mi experiencia, personas mayores que viven solas y/o personas que estaban en tratamiento médico o psicológico activo cuando comenzó el confinamiento son las más afectadas.

 

Han sido unos meses en los que hemos tenido sobredosis de mensajes aterradores. Se nos indicaba que nos quedáramos en casa, salvo que no pudiéramos respirar, que evitáramos asistir a los hospitales y mucho menos salir a estirar las piernas, o a comprar, o a recibir el amor de nuestros seres queridos y se reforzaba con la presencia constante de cifras de personas contagiadas y fallecidas.

 

No quiero decir que no sea importante evitar el contagio y estar informados, pero es difícil cognitiva y emocionalmente gestionar una información desbordante, confusa y en muchos casos, contradictoria. Y por otro lado, en una sociedad acostumbrada a darle la espalda a la enfermedad y a la muerte, ha sido un recordatorio constante de nuestra vulnerabilidad.

 

Es fundamental tener una información adecuada, objetiva y mesurada.

 

¿Cómo podemos tratar el miedo a salir a la calle en enfermos de oncología?

En primer lugar es fundamental tener una información adecuada, objetiva y mesurada para evitar el desarrollo de falsas creencias, o contrarrestar las existentes.

 

Como es habitual, lo que por un lado era adecuado para evitar la propagación del virus, ha sido nocivo para las personas que estaban en tratamientos activos, por ejemplo por cáncer, puesto que muchos dejaron de asistir a los tratamientos sin que sus médicos lo recomendaran. Así mismo, corremos el riesgo de un aumento de diagnósticos en fase avanzada porque no se hicieron las consultas médicas en su momento.

 

Por tanto, si estabas en tratamiento médico y tu médico no se ha puesto en contacto contigo para continuarlo, hazlo tu. Y si tenías cita con tu oncólogo, o médico especialista porque te habías detectado un bulto o por cualquier otra sospecha, llama para reagendarla cuanto antes.

 

En segundo lugar, permanecer en casa durante tanto tiempo y asociarla a nuestra seguridad y a nuestra salud, ha convertido la calle en un lugar de peligro y enfermedad. Nuestro cerebro se acomoda a lo que le demos y ha reducido todas nuestras funciones al mínimo posible. Es como si hubiéramos sido ositos hibernando en nuestra cueva. Nos va a costar un esfuerzo especial ponernos en marcha, pero si realmente le tenemos miedo a la enfermedad y a la muerte, es fundamental potenciar la vida.

 

Toma las medidas de prevención recomendadas y planifícate una salida diaria. Al principio más cerca de casa y durante un tiempo corto. Poco a poco ve alejándote y/o aumentando el tiempo. Verás cómo la práctica crea la normalidad y el miedo va desapareciendo. No esperes a dejar de tener miedo, porque al miedo cuando se le da poder, ¡no quiere renunciar a su huésped por nada del mundo!

 

En tercer lugar, se ha constatado que más del 34% de las personas con cáncer han sufrido ansiedad y depresión durante el confinamiento. Hay factores de riesgo específicos como el ser joven o mujer, tener un bajo nivel de estudios, estar en desempleo o tener un bajo nivel de ingresos, pero es una realidad bastante generalizada.

 

Así pues, si es tu caso, pide cita con un psicooncologo para que te ayude a disolver el miedo, la ansiedad o cualquier otro síntoma emocional que se haya acrecentado, o aparecido, durante este tiempo. La salud mental y emocional no solo es imprescindible para sentirnos bien, sino también para superar con éxito el cáncer y sus tratamiento.

 

Todo lo que he dicho es válido también si ya habías acabado tu tratamiento activo, o si estás en fase de seguimiento. Recuerda que lo normal es estar y sentirte bien. No lo dejes estar.


¿Te sientes identificado con alguno de los síntomas de los que hablo? ¿Compartes mis reflexiones?

 

Por favor, si crees que te puedo ayudar o que puedo ayudar a alguien a quien conoces, escríbeme y te responderé encantada: info@olgapsicologaycoach.com.

 

Venzamos los viejos tabús para salir juntos de esta.


¡Abrazote virtual!    

 

Por Olga Albaladejo Juárez
Psicología

Olga Albaladejo Juárez es una reconocida especialista en Psicología con una excelente reputación y trayectoria. Su exhaustiva formación tuvo lugar entre España, Portugal y EE.UU. y cuenta con numerosas titulaciones de especialidad en diversas áreas de Psicología, como la Coach Certification por la Internacional Coaching Community, la titulación de experta en Programación Neurolingüística por la Universidad Camilo José Cela de Madrid, o el Master en Psicooncología y Cuidados Paliativos por la Universidad Complutense de Madrid, entre otras.

Actualmente es Psicooncóloga en la consulta que ella misma fundó y dirige. Olga atiende a sus pacientes con una visión única de la psicooncologia integrando el tratamiento de los aspectos psicoemocionales de la enfermedad con los físicos y sociales. Además es coach y especialista en ciberbullying y medicina natural.

Olga Albaladejo Juárez es también autora de libros de bienestar y desarrollo personal y colabora de forma continuada con diversos medios de comunicación.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..