Cómo afecta la espasticidad a la salud de las personas

Escrito por: Dr. Jesús Benito Penalva
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

La espasticidad es un signo clínico que tiene lugar en numerosas afecciones neurológicas, como ictus, esclerosis múltiple, daño cerebral hipóxico, lesión cerebral traumática, lesión medular, tumores y enfermedades degenerativas. Es un trastorno que provoca en el individuo una pérdida de funcionalidad y autonomía, afectando a la calidad de vida.

 

No toda espasticidad debe tratarse, ya que puede ser beneficiosa

 

Variabilidad clínica de la espasticidad

Este trastorno aparece a causa de una lesión en el sistema nervioso central y forma parte del denominado síndrome de la neurona motora superior, en el cual se observan síntomas negativos (debilidad, fatiga o disminución de la destreza) o positivos (clonía, signo de Babinski, espasticidad, espasmos flexores o extensores, patrones de contracción disinérgicos o distonías). 

 

En función de la etiología, la espasticidad se puede dividir en:

  • Supraespinal: como el ictus o la parálisis cerebral.
  • Espinales y mixtas.
  • Con afectación espinal y supraespinal: como la esclerosis múltiple o la esclerosis lateral amiotrófica.

 

En función de la localización se puede clasificar en:

  • Espasticidad focal: afecta a una zona aislada del cuerpo.
  • Espasticidad multifocal: afecta a múltiples áreas del cuerpo aisladas o no contiguas.
  • Espasticidad regional y general: afecta a una región continua grande o a múltiples áreas grandes del cuerpo.

 

¿Qué repercusiones funcionales tiene?

La espasticidad leve podría ser beneficiosa, porque previene la decalcificación ósea, favorece la bipedestación y puede proporcionar beneficio cardiovascular, disminuyendo el riesgo de trombosis venosa profunda. Sin embargo, en otras ocasiones tiene consecuencias físicas, emocionales y sociales graves: la vida diaria resulta difícil, aparece rigidez articular, contracturas, dolor, posturas anómalas, limitación del movimiento, etc.

 

 

Tratamiento de la espasticidad

El tratamiento de la espasticidad es multidisciplinario e implica diferentes especialistas: médicos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, técnicos ortopédicos y enfermeras.


Antes de diseñar un tratamiento de la espasticidad, se debe valorar su impacto en la movilidad general. Se debe evaluar si causa dolor o si reduce el grado de autonomía y la participación en la vida social. No toda espasticidad debe tratarse, ya que en algunos casos, puede ser beneficiosa.

 

Los tratamientos más utilizados son los siguientes:

  • Fisioterapia: Para reducir el tono muscular excesivo, dar al paciente sensación de posición adecuada y facilitar los movimientos, y evitar las limitaciones articulares.
  • Estimulación eléctrica transcutánea: Generalmente, se usa para reducir el dolor, pero permite reducir la espasticidad y mejora el equilibrio estático y la velocidad de la marcha en pacientes con accidente cerebrovascular.
  • Uso de ortesis: Las férulas y las ortesis permiten mantener el segmento del cuerpo desplazado o móvil en una determinada posición para prevenir lesiones, corregir deformidades o ayudar a realizar actividades motoras.
  • Terapias de quimiodesnervación y neurólisis: El tratamiento focal mediante infiltración con toxina botulínica es útil cuando la espasticidad afecta a pocos grupos musculares.
  • Terapia farmacológica: Existen muchos medicamentos antiespásticos de administración oral.
  • Tratamiento quirúrgico: Las técnicas quirúrgicas fundamentales para el tratamiento de la espasticidad son el alargamiento de tendones o su trasposición son las técnicas quirúrgicas.

Por Dr. Jesús Benito Penalva
Medicina Física y Rehabilitación

Reputado especialista en Medicina Física y Rehablitación con más de 15 años de experiencia en la especiaidad, el Dr. Benito Penalva es adjunto de la Unidad de Lesión Medular del Institut Guttmann de Barcelona. 

Realizó sus estudios de especialidad en EEUU, en el Rush-Presbyterain-St. Luke’s Medical Center, de Chicago. Posteriormente, se especializó en el tratamiento del lesionado medular en el University of Texas Southwestern Medical Center, de Dallas, y completó sus estudios de doctorado en Neurociencias en la Universidad Autónoma de Barcelona.
 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..