Braquioplastia, la cirugía para reducir brazos

Escrito por: Dr. Enrique Linares Recatalá
Publicado: | Actualizado: 23/02/2018
Editado por: Top Doctors®

La braquioplastia o lifting de brazos es una técnica de Cirugía Plástica que tiene como objetivo eliminar el exceso de grasa de la cara interna de las extremidades superiores y elevar el tejido descolgado, mejorando su aspecto y devolviéndole su forma y tersura. Esta técnica quirúrgica se recomienda especialmente a personas que hayan tenido una pérdida de peso importante.

Preparación para la braquioplastia

En primer lugar, el especialista evalúa el estado de salud del paciente y le asesora acerca de qué técnica quirúrgica es mejor para su caso en función de las condiciones de su cuerpo y de la firmeza de su piel.

Asimismo, en la consulta se informa sobre la preparación de la cirugía: tiempo de ayuno, medicación que hay que evitar, pautas de administración de antibióticos, entre otros aspectos. Antes de la operación, es importante ir acompañado de un adulto responsable, para que le ayude en el postoperatorio.

 

Braquioplastia: en qué consiste

La cirugía se lleva a cabo en un centro, normalmente con ingreso hospitalario de entre uno y dos días, y bajo anestesia general, así que no presenta ninguna molestia durante el proceso. La incisión suele hacerse en la cara interna de los brazos, aunque en algunos casos debe realizarse hasta la axila y parte lateral del tórax. De todos modos, siempre se procura hacerla de modo que la cicatriz se vea lo menos posible.

A través de esta incisión, se realiza una liposucción para eliminar la grasa y se elimina la piel sobrante y se sutura, vendándolos y dejando unos tubos de drenaje por dos o tres días. La intervención suele durar entre dos y tres horas.

 

Postoperatorio de la braquioplastia

Después de la cirugía, el paciente puede sentirse cansado y tener molestias durante unos días, por lo que se recomienda hacer reposo en la cama, sin tensar las suturas. En general, al cabo de una semana ya se puede hacer vida normal, siempre evitando excesivas tensiones, y se puede volver a trabajar en dos semanas, dependiendo del trabajo que sea.

En dos o tres días se retiran los vendajes y drenajes. Las suturas se retiran en dos semanas, y las sensaciones extrañas en la piel y la hinchazón disminuyen al cabo de unas tres semanas, aunque se tardan algunas semanas en dar a los brazos un aspecto completamente normal.

 

Resultados de la braquioplastia

Las cicatrices están endurecidas y rosadas durante al menos seis semanas. Aunque este puede durar algunos meses, se irán atenuando de forma progresiva hasta que se hagan muy poco evidentes. Esta cirugía consigue una mejora del aspecto de las extremidades superiores y en la autoestima del paciente, ya que se encuentra más seguro con él mismo.

Por Dr. Enrique Linares Recatalá
Cirugía plástica, estética y reparadora

El Dr. Linares Recatalá es un reputado médico especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora que cuenta con más de 10 años de experiencia. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada, ha completado su formación en hospitales de Granada, Sevilla y Barcelona. Durante su larga trayectoria, ha realizado numerosas presentaciones y comunicaciones en reuniones, cursos y congresos de la especialidad. Actualmente, compagina su labor como cirujano plástico, estético y reparador en Almería ejerciendo tanto actividad pública (en el Hospital Torrecárdenas) como privada (en el Hospital Mediterráneo y en el Hospital Vithas Virgen del Mar). Además, es miembro de varias asociaciones de nivel nacional e internacional de la especialidad.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.