Actuación en caso de infarto durante la alerta por COVID-19

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Albert González

Los especialistas en Cardiología han apreciado una tendencia preocupante en esta pandemia de COVID-19. Los tratamientos de infarto de miocardio han descendido considerablemente desde que la pandemia llegó a España.

 

Aunque no se conocen los motivos que han propiciado este descenso, los cardiólogos españoles consideran que es debido al miedo de los pacientes por acudir al hospital, ya que lo consideran un foco activo de contagio de coronavirus. Sin embargo, los médicos recalcan que existen algunos trastornos y patologías que pueden esperar a que la situación amaine, pero que no es el caso ni de las anginas de pecho ni de los infartos. Ante el mínimo síntoma de infarto debe acudirse a un centro hospitalario, puesto que de no hacerlo las consecuencias pueden ser muy graves.

 

Las urgencias cardíacas siguen siendo de atención prioritaria, por lo que desde la Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología nos recuerdan la importancia de acudir rápidamente en busca de atención médica, ya que el tiempo es un factor muy importante para poder salvar la vida de la persona en estos casos.

 

Datos objetivos

Tras la realización de una encuesta vía telemática a 71 servicios cardiológicos de las 17 comunidades autónomas, se ha comprobado que ha habido una reducción de un 57% en comparación con datos de antes del confinamiento. Además también han bajado en un 48% los procedimientos terapéuticos coronarios, así como un 40% menos de angioplastias, por ejemplo. Asimismo, ha habido un incremento importante en el uso de trombolisis, un tratamiento del infarto con fármacos intravenosos.

 

Riesgo de muerte súbita y otras complicaciones

En caso de no tratar un infarto aumentan las posibilidades de padecer una muerte súbita, la cual desencadena un paro cardíaco que si no se coge a tiempo provoca el fallecimiento del paciente.

 

No tratar un infarto aumenta las posibilidades de padecer una muerte súbita.

 

Los cardiológos advierten que algunos infartos pueden desaparecer transitoriamente, pero puede quedar afectado el corazón de forma crónica. Por este motivo, para intentar evitar todas estas complicaciones es importante que con o sin coronavirus en nuestras vidas, se acuda al hospital ante cualquier síntoma coronario. El primer paso que se debe dar ante el mínimo indicio es llamar al teléfono de emergencias (112). No obstante, teniendo en cuenta la situación atípica que estamos viviendo actualmente si no responden al teléfono lo óptimo es acudir rápidamente al hospital de todas formas.

 

¿Ante que síntomas debemos acudir al centro hospitalario?

Los síntomas del infarto de miocardio pueden variar en función de la persona. Sin embargo, a pesar de manifestarse con una combinación e intensidad distintas, lo más comunes son estos:

  • Dolor en la zona del esternón caracterizado por ser bastante intenso y que, en ocasiones, se extiende hacia mandíbula, cuello, espalda y brazos.
  • Sensación de frío, sudor y mareos.
  • Dolor en la parte alta del abdomen.
  • Dificultad para respirar.
  • Náuseas y ganas de vomitar.
  • Pérdida de conocimiento.

 

No obstante, hay infartos que pasan inadvertidos, puesto que no son para nada fáciles de interpretar. En ese sentido, desde la Sociedad Española de Cardiología aseguran que los servicios de Cardiología siguen preparados, a pesar del COVID-19, para atender a pacientes con problemas cardiovasculares en estado agudo con la misma profesionalidad de siempre.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Cardiología


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..