Quiropráctica

Especialidad de Fisioterapia

¿Qué es la quiropráctica?

La quiropráctica es una profesión que se encarga de diagnosticar, tratar y prevenir alteraciones del sistema músculo-esquelético, y de los desórdenes que puedan provocar en la función del sistema nervioso y la salud. Pone especial énfasis en la relación del sistema nervioso en relación con los demás sistemas respecto al equilibrio general del cuerpo. El tratamiento emplea técnicas manuales, con ajustes manuales específicos.

¿Por qué se realiza?

El sistema nervioso está protegido por los huesos del cráneo y de la columna vertebral, siendo ésta última el eje central del sistema locomotor. A partir de ahí se extiende una red nerviosa que se ramifica por el cuerpo. Los 26 segmentos que componen la columna vertebral tienen cierta plasticidad y flexibilidad pero, con el tiempo, pueden ver alterada su capacidad para funcionar. Cuando ocurre se producen interferencias en el sistema nervioso, que ya no puede funcionar de forma normal, lo que se denomina subluxación vertebral. Es entonces cuando se debe acudir a un especialista en quiropráctica.

Asimismo, también está recomendada para pacientes con dolor de espalda común, simple o inespecífico. También para el dolor de cuello y el de cabeza.

¿En qué consiste?

La quiropráctica consiste en ajustar los segmentos de la columna afectados por la subluxación vertebral, para devolver a la columna la normalidad funcional, eliminando las interferencias producidas en el sistema nervioso.

Los métodos que emplean los expertos en quiropráctica utilizan leves toques sobre un punto clave, así como presión leve y suave en las articulaciones afectadas. Esto se debe realizar en camillas diseñadas específicamente para realizar los ajustes en diversas posturas, según la respiración o los movimientos, para poder actuar sobre la columna, sobre el cráneo u otras partes del cuerpo.

Preparación para la quiropráctica

Es muy importante consultar con el médico previamente a acudir a la consulta de un quiropráctico, ya que existen factores que pueden desaconsejar su aplicación. Así:

- Las personas con trastornos hemorrágicos o que tomen anticoagulantes pueden tener más riesgo de accidente cerebrovascular si se manipula la columna.

- No se recomienda en personas con osteoporosis grave o en mujeres con huesos débiles como consecuencia del tratamiento contra el cáncer, ya que puede haber riesgo de fractura durante la quiropráctica.

- Tampoco se recomienda si el paciente nota entumecimiento, hormigueo o pérdida de fuerza en un brazo o pierna, si tiene cáncer en la columna vertebral o excesivo movimiento en la columna (inestabilidad).

No obstante, en general, no se requiere ninguna preparación especial antes del ajuste quiropráctico, aparte de tener en cuenta los factores anteriormente mencionados.

Cuidados tras la intervención

El ajuste quiropráctico utiliza técnicas inocuas y normalmente no provoca efectos secundarios. Sin embargo, algunas personas experimentan algunos leves los días posteriores, que incluyen dolor de cabeza, fatiga o dolor en las partes del cuerpo tratadas (espalda, cuello y cabeza).

En general, las complicaciones graves asociadas a los ajustes quiroprácticos son muy poco frecuentes, sobre todo si está realizado por un especialista capacitado. Si ocurre una hernia de disco o se empeora la que el paciente tenía, se da una compresión de los nervios de la columna vertebral inferior o hay una disección de la arteria vertebral (accidente cerebrovascular), es imprescindible acudir al médico.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.