Feminización facial

¿Qué es la feminización facial?

La cirugía de feminización facial es el conjunto de procedimientos quirúrgicos que se realizan para cambiar los rasgos faciales masculinos por rasgos más femeninos. Algunos de los cambios que incluye son:

  • Mover la línea del cabello para crear una frente más pequeña.
  • Aumentar los labios y los pómulos.
  • Remodelar y redimensionar la mandíbula y el mentón.
  • Estiramiento de la piel.
  • Estiramiento facial.

La cirugía de feminización facial se la realizan además de mujeres que quieren tener rasgos más femeninos y personas con disforia de género. Es un método eficaz para que las mujeres transgénero puedan realizar una transición física al género que confirman como suyo.

¿Por qué se hace?

Algunos rasgos faciales, entre los cuales se encuentran los ojos, la mandíbula o la frente, pueden reflejar ciertas diferencias de sexo. Mientras que otras partes del cuerpo quedan ocultas bajo la ropa, no se pueden esconder los rasgos faciales, por lo que para algunas mujeres y personas transgénero es la solución a sus problemas.

No obstante, esta cirugía no está recomendada para cualquier mujer transgénero. Las mujeres con afecciones que limiten su capacidad, trastornos de salud mental no controlados y otros problemas de salud no deberían realizarse esta intervención quirúrgica.

¿Cuáles son sus riesgos?

Como cualquier otro tipo de cirugía presenta ciertos riesgos:

  • Hemorragia
  • Infección.
  • Daños a las estructuras cercanas.
  • Asimetría facial.
  • Reacción adversa a la anestesia.
  • Cicatrices visibles.
  • Etc.

Algunas veces se necesita cirugía adicional para corregir la asimetría facial y mejorar el resultado final.

¿Cómo es la preparación?

Como cada persona tiene una estructura ósea y facial única, es importante que el paciente se reúna con el cirujano para explicarle detalladamente cuáles son sus expectativas.

En algunos casos, será necesaria una tomografía computarizada, además de la realización de algunas fotografías antes, durante y después dela cirugía para que el cirujano disponga de información detallada y pueda vislumbrar los cambios.

Es necesario que el paciente siga algunas pautas en la alimentación, deje el tabaco e informe de los medicamentos que está tomando a su cirujano. Este le indicará cómo procederán con la anestesia.

Asimismo, antes de poder optar a una cirugía de feminización deben cumplirse los siguientes criterios para descartar alguna afección que pueda contraindicar el tratamiento:

  • Una revisión de tu historia clínica personal y familiar
  • Un examen físico, incluida una evaluación de tus órganos reproductores internos
  • Exámenes de laboratorio que evalúen los valores de lípidos, azúcar en la sangre (glucemia), recuento de células sanguíneas (hemograma), enzimas hepáticas y electrolitos
  • Una revisión de vacunas
  • Exámenes de detección apropiados para la edad y el sexo
  • Identificación y manejo del consumo de tabaco, abuso de drogas, abuso de alcohol, VIH y otras infecciones de transmisión sexual
  • Conversación acerca de la anticoncepción y la fertilidad futura

También será necesaria en los casos transgénero una evaluación mental, así como asegurarse de que el paciente conoce los posibles riesgos y reacciones adversas.

¿Cuáles son las operaciones que incluye?

La cirugía de feminización facial podría incluir las siguientes intervenciones:

  • Contorno de la frente.
  • Modificación de ojos y párpados (blefaroplastia).
  • Aumento de pómulos.
  • Cirugía de nariz (rinoplastia).
  • Lifting y aumento de labios.
  • Reducción del ángulo mandibular.
  • Reducción del ancho del mentón (genioplastia).
  • Afeitado traqueal.
  • Baja de la línea del cabello.
  • Trasplante de cabello.
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..