Eccema


Especialidad de Dermatología

Eccema

¿Qué es el eccema?

Un eccema engloba un conjunto de afecciones dérmicas que hacen que la piel se enrojezca, irrite, descame y pique en distintos grados. Los eccemas pueden dividirse según si son: eccema atópico o eccema de contacto. En el primer caso se caracteriza por presencia de lesiones descamativas y rojizas, localizadas principalmente en las flexuras de las extremidades y suele asociarse a procesos alérgicos como asma, urticaria o rinitis alérgica, unido a sequedad en la piel. El eccema de contacto aparece en forma de placas descamativas en la superficie cutánea causada por la irritación en la piel de sustancias tóxicas o por una alergia a ciertas sustancias que han entrado en contacto con la piel. El tipo de eccema más común es el de la dermatitis atópica, un cuadro alérgico que deja la piel seca y con picazón. Éste es muy común sobre todo en bebés y niños.

¿Qué síntomas presenta?

Las lesiones cutáneas están formadas por placas rojizas y descamativas situadas en distintas partes del cuerpo y asociadas a un picor importante. En algunos casos puede llegar a producirse una reacción inflamatoria, en lugar de las placas comentadas, con la presencia además de vesículas con contenido seroso en su interior.

Eccema

Causas del eccema o por qué se produce

Los factores que pueden causar un eccema incluyen otras enfermedades, estar en contacto con sustancias irritantes, alergias y la constitución genética individual. Aun así, en cada uno de ellos existe una alteración de los glóbulos blancos, que propicia una reacción inmunológica anormal a sustancias externas al individuo.

¿Se puede prevenir?

Las medidas principales para prevenir la aparición de un eccema incluyen evitar el contacto con sustancias que irriten la piel, utilizar ropa de algodón, guantes en aquellas actividades que impliquen estar durante un largo tiempo en contacto con agua u otras sustancias que irriten, utilizar jabones suaves y sin perfume, no usar agua caliente durante los baños, limitarse a duchas con agua fría y/o templada. En caso de tener la piel irritada, se debe evitar realizar actividades que puedan aumentar la sudoración, ya que el hecho de sudar incrementa la irritación de la piel.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento recomendado para el eccema alérgico de contacto será, principalmente, evitar rodearse de aquello que produce la alergia y evitar rascarse la erupción con la aplicación de compresas frías. En pacientes con eccema atópico, se suprimirán los alimentos que lo produzcan y se tratará el proceso infeccioso.

Una vez detectado y eliminado el desencadenante, se recomiendan fármacos corticoesteroides, antihistamínicos, cremas hidratantes y antibióticos, en caso de sobreinfección bacteriana. En pacientes con eccema alérgico irritativo, se debe proteger las zonas afectadas y el uso de guantes para la realización de las tareas domésticas.

Pese a desaparecer el eccema, se recomienda seguir con el tratamiento indicado durante algunos días más.

Vídeos relacionados con Eccema


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.