Se calcula que hay más de 36 millones de afectados en el mundo de Alzheimer

Escrito por: Dra. Àngels Bayés Rusiñol
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

En el siguiente artículo, la Dra. Bayés Rusiñol nos explica la enfermedad del Alzheimer, sus causas y las diferencias con las pérdidas de memoria.

¿Qué es la enfermedad del alzhéimer?

El Alzheimer es una enfermedad progresiva cerebral que afecta en general a personas mayores de 60 años. Se calcula que hay más de 36 millones de afectados en el mundo. Los primeros síntomas suelen ser problemas de memoria leves que  poco a poco se van agravando. Algunas veces, como síntoma inicial puede aparecer disminución del olfato. A medida que la enfermedad avanza, los daños suelen ir implicando a otras funciones cerebrales como el lenguaje o el razonamiento. En etapas más avanzadas del Alzheimer el daño cerebral se extiende tanto que puede impedir que una persona sea capaz de llevar a cabo las tareas más simples.  

 

¿Qué causas la provocan?

La enfermedad se desarrolla debido a una  serie de eventos que ocurren en el cerebro a través de un largo periodo de tiempo que todavía no se comprenden en profundidad. Se piensa que la causa es compleja y depende de factores  tanto genéticos, como ambientales y del estilo de vida. Algunas publicaciones, apoyan que sufrir estrés de forma intensa y prolongada tendría un efecto negativo sobre el cerebro y podría hacer que los primeros síntomas aparecieran de forma más temprana. 

 

Sabemos que todavía no existe una fórmula definitiva para su cura, pero ¿se puede ayudar para evitar un rápido desarrollo de la enfermedad? 

El Alzheimer es una enfermedad compleja y no existe actualmente  una cura. Pero existen varios tratamientos  que pueden ayudar a las personas a mantener su funcionamiento cerebral, a manejar los síntomas relacionados al comportamiento, y en desacelerar, retrasar o prevenir la enfermedad, por esta razón es importante realizar un diagnóstico temprano  y un seguimiento médico con un neurólogo.  

Se sabe por ejemplo que el estilo de vida puede modificar el curso de la enfermedad y retrasar la aparición de sus síntomas. Hay evidencias de que practicar ejercicio físico de forma regular,  llevar una dieta mediterránea o realizar actividades de ocio que supongan retos estimulantes son factores protectores para el desarrollo del Alzheimer.

En relación al efecto del estrés, existe evidencia creciente que determinadas prácticas de meditación como el mindfulness podría ayudar a que el cerebro funcionara mejor.

 

¿Qué diferencias hay entre pérdidas de memoria consecuencia de la edad y los síntomas de alzhéimer?

Con el paso del tiempo nuestro cuerpo envejece y nuestro cerebro no es una excepción. Existen cambios morfológicos y neuroanatómicos que hacen que algunos de nuestros sistemas de memoria no funcionen de forma tan eficaz a medida que envejecemos, pero esto no es ninguna enfermedad. En el caso de los primeros síntomas de Alzheimer, las dificultades de memoria siempre serán mayores que las habituales de la edad. Signos de posible desarrollo una enfermedad pueden ser por ejemplo:  olvidarse de las cosas con mucha más frecuencia de lo habitual, olvidarse de cómo hacer actividades perfectamente conocidas, tener muchas dificultades para aprender cosas nuevas, repetir frases en las conversaciones o preguntar varias veces lo mismo. Dificultad para saber en qué día estamos, o desorientación en lugares conocidos, etc. Es decir, cuando hay un cambio en nuestra memoria que hace que empecemos a cometer de forma frecuente pequeños fallos en nuestra vida diaria que antes no cometíamos. 

Si está preocupado por el funcionamiento de su memoria acuda a un neurólogo. Actualmente existen técnicas para evaluar el funcionamiento de los diferentes sistemas de memoria que permiten establecer si su funcionamiento está dentro de la normalidad o sufre alguna alteración en comparación con sujetos de su misma edad.

 

¿Qué cambios provoca en el comportamiento de la persona que lo padece?

Es frecuente que la enfermedad de Alzheimer provoque algunos cambios de comportamiento y trastornos de conducta como por ejemplo apatía, depresión, irritabilidad o agitación. Sin embargo hay que señalar que la enfermedad afecta de manera diferente a cada persona y que por tanto no todos los enfermos sufrirán la misma sintomatología. 

 

 

Por Dra. Àngels Bayés Rusiñol
Neurología

Especialista en Neurología con más de 25 años de experiencia. Ha centrado su actividad profesional e investigación en el tratamiento y estudio de la Enfermedad del Parkinson, la enfermedad del Alzheimer y la Demencia de cuerpos de  Lewy. Es directora de la Unidad de Parkinson y Trastornos del movimiento del Centro Médico Teknon.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.