¿Qué es la patología de la articulación temporomandibular?

Escrito por: Dr. Carlos Jacobo Baró Alonso
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Bajo el término “patología de la articulación temporomandibular (ATM)” se engloban un gran número de trastornos, no solo de origen traumático, neoplásico, autoinmune, infeccioso... sino también los derivados de las alteraciones de su compleja estructura. La ATM presenta un papel fundamental en la masticación, deglución, fonación y expresividad facial, que la hace indispensable tanto para las necesidades básicas de alimentación como para la vida de relación social del paciente. Interviene en el desarrollo y crecimiento facial y es un área anatómica donde la patología, con frecuencia, produce una gran incapacidad física con secuelas psicológicas.

 

¿Cuál es la patología con más frecuencia de aparición?

La patología más frecuente es la denominada “disfunción o trastorno interno de la ATM y de la musculatura masticatoria”. Entidad muy frecuente, el 75% de la población ha tenido algún signo a lo largo de su vida, y el 33% algún síntoma. Se estima una incidencia en nuestro medio de 1 ́8-3 ́9 casos nuevos por cada 100 personas y año. Los signos aparecen por igual en ambos sexos. Sin embargo las mujeres tienen síntomas con una frecuencia 3 veces mayor, y la demanda de tratamiento es 9 veces mayor para ellas, posiblemente por una diferente percepción del dolor. Tiene una incidencia mínima en la edad infantil. En España, el 5% de la población, 700.000 varones y 1.400.000 mujeres, requiere tratamiento, pero menos del 1% lo solicitan.

En España, el 5% de la población, 700.000 varones y 1.400.000 mujeres, requiere tratamiento, pero menos del 1% lo solicitan
 

Tipos de trastornos de la ATM

Los trastornos más frecuentes de la ATM suelen ser de 3 tipos:

1. Inflamatorios, como la artritis.

2. Disfunción articular, el menisco, una almohadilla que se coloca normalmente entre la mandíbula y el cráneo, se halla desplazado.

3. Dolor muscular, como el dolor miofascial, que afecta la movilidad de la mandíbula , así como también puede localizarse en el cuello y los hombros.

 

¿Cuáles son los síntomas de un problema articular?

Suelen producir dolor en la mandíbula y en los músculos vecinos, limitando la expresividad facial, el habla, la masticación y deglución. También puede producir dolor en otras partes de la cara, cefaleas, en el oído, así como a nivel del cuello, hombros o espalda. Episodios de bloqueo, incapacidad de abrir o cerrar la boca. Limitación o molestias al intentar una apertura bucal normal. Ruidos en la articulación. Cambios en la forma de morder.

Todavía no se conocen bien las causas que producen las alteraciones de la articulación, pudiendo ser el resultado de una combinación de múltiples factores. En ocasiones se desencadenan tras realizar algunos procedimientos dentales, u operaciones con anestesia general. Otras veces tras sufrir traumatismos. Hábitos como masticar chicle, rechinar los dientes o apretarlos con fuerza pueden estar asociados. Tocar ciertos instrumentos de música, como el violín, o posiciones forzadas en el puesto de trabajo, pueden asimismo estar implicados. Enfermedades como la artritis y artrosis, conocidas por afectar a otras articulaciones del organismo, también pueden afectar a la articulación de la mandíbula.

Su médico tomará nota de las molestias que refiera, realizará una historia clínica y puede que solicite alguna prueba complementaria: radiografías, resonancia, etc. Inicialmente se deben descartar una serie de enfermedades como causantes de sus síntomas. Una vez comprobado esto, se le explicará la naturaleza de su trastorno y si puede ser conveniente algún tipo de tratamiento.

 

¿Cómo se debe tratar esta patología?

Hoy en día, el manejo de la patología de la ATM debe ser gestionado de forma multidisciplinar, pudiendo intervenir cirujanos maxilofaciales, odontoestomatólogos, protésicos dentales, fisioterapeutas, psicólogos y, si es preciso, unidades del dolor.

Se sabe que muchas personas con alteraciones de la ATM no necesitan ningún tratamiento. Frecuentemente hay ciertas instrucciones que serán útiles, como: evitar aperturas bucales excesivas, no tomar alimentos duros ni excesivamente grandes, realizar regularmente ejercicios con la mandíbula, aplicar frío o calor en la zona, efectuar ejercicios de relajación o tomar analgésicos de forma controlada.

Se le pueden proponer ciertos tratamientos, como el uso de una férula de relajación, que puede aliviar el dolor de la articulación o de los músculos.

Hay otros tratamientos, como la artrocentesis, artroscopia o el abordaje abierto de la articulación, que su médico considerará si le pueden ser de utilidad.

Por Dr. Carlos Jacobo Baró Alonso
Cirugía Oral y Maxilofacial

El Dr. Baró Alonso es un gran especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial. Cuenta con más de 10 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experto implantes dentales y cigomáticos, cirugía ortognática, cirugía oral, y patología y cirugía de la articulación temporomandibular, entre otros.

A lo largo de su trayectoria profesional, ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo profesor de distintos cursos de la especialidad. Además, ha participado en diferentes congresos científicos y es autor de múltiples publicaciones en revistas científicas y libros. En la actualidad, ejerce como cirujano oral y maxilofacial en el Hospital 9 de Octubre de Valencia.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..