Opioides para el tratamiento del dolor

Escrito por: Dr. Antonio Ojeda Niño
Publicado: | Actualizado: 16/01/2019
Editado por: Ester Izquierdo Romagosa

 

Los opioides son las sustancias exógenas o endógenas que actúan en los receptores opioides. Como sustancias endógenas tenemos a las endorfinas y como sustancias exógenas probablemente el más conocido sea la morfina. En la práctica habitual se utilizan como analgésicos potentes.

 

¿Cuándo se utilizan los opioides?

Los opioides son elementales en el tratamiento del dolor agudo, del dolor quirúrgico y del dolor oncológico, que es el dolor que presentan los pacientes con cáncer. Sin embargo en los pacientes con dolor crónico no oncológico su uso es controversial. En este tipo de pacientes se debe individualizar cada caso y sólo se deben utilizar si los beneficios superan a los riesgos ya que son fármacos con efectos adversos potencialmente graves.

Los opioides son elementales en el tratamiento del dolor agudo, del dolor quirúrgico y del dolor oncológico

¿Cómo se administran los opioides?

Los pacientes que no responden a un opioide pueden responder a otro tipo. Los opioides se pueden administrar vía oral, nasal, sublingual, transdérmica, es decir a través de la piel, o en unidades especializadas se pueden depositar cercanos al sistema nervioso central en el espacio peridural o en el espacio intradural.

 

¿Los opioides tienen efectos secundarios?

Como todos los fármacos, los opioides tienen efectos secundarios agudos y crónicos. Como efectos secundarios agudos están los efectos en la esfera gastro-intestinal: pueden producir náuseas, vómitos, estreñimiento, etc. También pueden producir efectos a nivel del sistema nervioso central, como excitación, somnolencia, euforia, sedación, etc. Y probablemente el efecto secundario más temido a dosis altas es la depresión respiratoria. A nivel crónico son fármacos potencialmente adictivos y hay un efecto secundario que normalmente pasa desapercibido que es el hipogonadismo asociado a los opioides, es decir, los opioides pueden disminuir la cantidad de hormonas sexuales, femeninas y masculinas, con diversas consecuencias. Probablemente las consecuencias mayores sean la astenia, la pérdida de fuerza, la osteoporosis, etc.

Dr. Antonio Ojeda Niño

Por Dr. Antonio Ojeda Niño
Unidad del Dolor

Anestesiólogo experto en el tratamiento intervencionista del dolor. Certificado FIPP (Fellow of Interventional Pain Practice) por el Instituto Mundial del Dolor (WIP).

Profesor Colaborador de la Universidad de Barcelona.

Actualmente trabaja para el prestigioso Instituto Aliaga - Clínica del Dolor Teknon.

Autor de múltiples artículos científicos, ha colaborado también en varios libros de la especialidad y es ganador de varios premios. 


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.