Mindfulness: centrarse en el presente para poder afrontar el futuro

Escrito por: Sandra Izaguirre García
Publicado: | Actualizado: 12/04/2020
Editado por: Patricia Pujante Crespo

El mindfulness se engloba dentro de las terapias de tercera generación en Psicología. Se trata de ayudar al paciente a realizar una modificación a nivel conductual y emocional, pero desde un enfoque global y próximo a la persona, más que al problema.

 

Como técnica, el mindfulness tiene su origen en antiguas prácticas contemplativas que se desarrollaron en la India y, desde allí, se difundieron en todo el continente asiático. El núcleo común de estas prácticas era conseguir un estado de felicidad a través de un refinado control sobre la reactividad de la mente, es decir, una emancipación del individuo sobre el condicionamiento psicológico.

 

La palabra mindfulness se refiere a la capacidad humana básica de poder estar en el presente, de ser capaz de permanecer en el aquí y ahora. Rara vez nos situamos en el momento presente. Cuando nos perdemos en los recuerdos del pasado o en la anticipación del futuro solemos quedarnos atrapados, de modo que secuestra nuestra atención, haciendo que nos sea más difícil permanecer en los momentos cotidianos de nuestra vida. La clave del mindfulness es observar cuándo no estamos de verdad en el momento presente, y así traernos de vuelta.

 

Chica sentada en el césped de espaldas, en posición de meditar - Mindfulness by Top Doctors
El mindfulness consiste en centrarse y aceptar en el presente tal como es
para poder seguir adelante y afrontar el futuro

 

¿En qué se basa el mindfulness?

Es una práctica basada en la meditación. Consiste en prestar atención a los pensamientos, las emociones, las sensaciones corporales y al ambiente que nos rodea, sin juzgar si son adecuados. La atención se enfoca en lo que se percibe, sin preocuparse por los problemas, por sus causas y consecuencias.

 

La práctica del mindfulness es comparable a los ejercicios de fortalecimiento muscular. Igual que cuando no fortalecemos los músculos se atrofian y debilitan, nuestra capacidad para el mindfulness también se debilita o atrofia al hacer uso de ella. Es una herramienta muy potente para alimentar las experiencias y emociones agradables y aprender a relacionarnos de otra manera más constructiva con las experiencias difíciles. Nos ayuda a gestionar y afrontar las emociones desagradables con consciencia y valorarlas como algo que va a pasar. Nos da la posibilidad de elegir qué hacer con esto que me está pasando. Poder elegir esa opción se considera un paso consciente hacia la atención, en lugar de un desvío a la ingenuidad, la resignación o el comportamiento impulsivo. El mindfulness desarrolla nuestra capacidad de mirar hacia dentro para acceder al fértil fundamento de sabiduría que sustenta nuestra vida.

 

¿Cómo puede ayudarnos el mindfulness y cuándo se emplea?

Tener atención plena del aquí y ahora nos ayuda a concentrarnos más en los objetivos, mejora nuestra inteligencia emocional y nos mantiene alejados del estrés. Vivimos en una sociedad que fomenta la inmediatez, estar a mil cosas..., no es de extrañar que uno de los males que más afecta a nuestra sociedad sea el estrés y todos los posibles trastornos asociados a él. No nos paramos a vivir el presente, siempre hay algo rondando en nuestra cabeza o algo externo que nos impide disfrutar plenamente del momento.

 

De eso es justo de lo que trata el mindfulness, de la atención plena al momento presente, pero sin ejercer valoraciones. Diversos estudios científicos evidencian que el mindfulness ayuda en la mejora de la concentración, la creatividad, la inteligencia emocional, la memoria y la capacidad para afrontar situaciones complicadas. Se trata de aprender a desconectar del exterior y conectar con uno mismo en cuerpo y mente. Relajar la mente y concentrarse en lo que ocurre en el presente de manera plena. La práctica de la atención plena o mindfulness es un extraordinario recurso que puede ayudarnos en cualquier ámbito de nuestra vida personal o profesional, por lo que puede servir a cualquier persona. Practicándolo regularmente las personas pueden enfrentarse de manera más satisfactoria a los problemas, ser más productivos en el trabajo y disfrutar más intensamente de cada momento. Mindfulness se usa en el tratamiento del estrés, trastorno de ansiedad, depresión, estrés postraumático, trastornos de la alimentación y el dolor crónico. También es utilizado en la educación y en las empresas debido a los múltiples beneficios que ofrece como reducción de estrés, aumento de la atención y aumento de la satisfacción laboral.

 

Una persona puede empezar a practicar mindfulness prestando atención al momento presente y relacionarse con él tal y como es. Es importante dejarse guiar por un profesional con experiencia que aporte rigor y profundidad a la práctica.

Por Sandra Izaguirre García
Psicología

La Sra. Sandra Izaguirre García es una gran especialista en Psicología. Cuenta con más de 20 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad, como Mindfulness, TDAH, depresión, estrés y ansiedad, entre otros tratamientos y patologías.

Licenciada en Psicología por la Universidad Pontificia de Salamanca y poseedora del Máster en Psicología de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid, Sandra Izaguirre es una reconocida especialista en Psicología sanitaria infanto-juvenil y en adultos

Especialista en terapia cognitivo-conductual, técnicas Mindfulness y una amplia trayectoria trabajando con personas con TDAH, desde hace dos décadas dirige su propia consulta de Psicología, labor que compagina con sus funciones de Psicóloga en el Gipce, el Grupo de Intervención Psicológicas en Catástrofes y Emergencias de Galicia. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..